hospimedica2

La Guardia Civil homenajea en San Sadurniño al agente Fernando Amor Calvo, asesinado hace 35 años por ETA en Álava

homenaje guardia civil

Una placa que fue descubierta por la hija del fallecido recuerda al vecino de esta localidad muerto en acto de servicio

El cuartel de la Guardia Civil de San Sandurniño (La Coruña) ha acogió en el mediodía de este lunes, 3 de agosto, un acto de homenaje con motivo del 35 aniversario del fallecimiento del cabo de la guardia civil Fernando Amor Calvo, víctima de un atentado terrorista de ETA, y que era natural de este municipio perteneciente a la comarca de Ferrol.

En el homenaje, en el que estuvieron presentes la viuda, la hija y el hermano del guardia civil asesinado, se descubrió una placa en su recuerdo, en un acto que ha estado presidido por la subdelegada del Gobierno en La Coruña, Pilar López-Rioboo.

Durante la celebración de este homenaje, celebrado en la plaza situado en las inmediaciones del cuartel, López Rioboo ha destacado “la importancia de este reconocimiento, que partió desde los propios compañeros de la Guardia Civil destinados en San Sadurniño”, al mismo tiempo que ha reseñado que fue precisamente la Benemérita “la institución que más directamente sufrió los ataques terroristas al haber sido la más beligerante y eficaz en la lucha contra el terrorismo”.

DEUDA

La representante del Gobierno también ha trasladado que “soy consciente que seguiremos en deuda con todas las víctimas, pero espero que podáis sentir nuestra cercanía, nuestro apoyo y nuestra solidaridad para al menos tratar de saldar una parte de esa deuda que siempre mantendremos con las personas que, como Fernando, nos han permitido consolidar nuestra libertad”.

Por su parte, el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de La Coruña, Francisco Javier Jambrina ha destacado el gesto de los agentes de San Sadurniño a la hora de acordarse de este agente fallecido en acto de servicio, “ya que han sido sus actuales compañeros del puesto los que han decidido adquirir una placa y dedicársela como recuerdo en el interior de este cuartel, un gesto que dice mucho de sus cualidades humanas y profesionales”.

Y en este acto también tomó la palabra la hija del agente fallecido, que no llegó a conocer a su padre, y que ha destacado que esta acción terrorista “cambió todos los proyectos que tenían mi padre y mi madre, que lo que más ansiaban era poder regresar a Galicia para poder disfrutar de esta tierra”.

ATENTADO

El 3 de agosto de 1985 Fernando Amor Calvo, que tenía 25 años, falleció durante el proceso de desactivación de un artefacto explosivo colocado por ETA en la localidad alavesa de Luyando. La bomba, compuesta por seis kilos de Goma 2, había sido colocada junto a la puerta de un disco-pub, dentro de una caja de galletas. La Guardia Civil trató de desactivar el artefacto por varios medios, algo que no fue posible, momento en el que el agente fallecido decidió acercarse para poder manipular el mismo, explotando de manera sorpresiva y falleciendo a las pocas horas de ser trasladado con vida a un centro hospitalario.

Los restos mortales del agente de la Benemérita fueron traídos desde el País Vasco a San Sadurniño, en donde fueron enterrados.

En este acto de homenaje también se dieron cita varios alcaldes de la comarca de Ferrolterra, como los nacionalistas Secundino García y Beatriz Bascoy, regidores respectivamente de de San Sadurniño y Moeche, el de Valdoviño, el socialista Alberto González y el de As Somozas, el popular Juan Alonso Tembrás, además del jefe superior de Policía de Galicia, José Luis Balseiro.


Imprimir   Correo electrónico