hospimedica2

Interior acerca a otros tres presos de ETA y ya son 49 desde que Sánchez accedió al Gobierno

marlaska

A uno de ellos España le tuvo que indemnizar con 23.000 euros. Dos de los tres "beneficiados" obtienen el segundo grado y podrán tener hata 48 días de permiso al año. Las víctimas se sienten engañadas por Sánchez

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, suma y sigue en la ejecución de la política del Gobierno en lo que se refiere al constante y continuo acercamiento de presos de la banda terrorista ETA a prisiones próximas al País Vasco. Hoy decidió esa medida respecto a otros tres reclusos de la banda: Gorka Vidal Álvaro, Miguel Guillermo San Argimiro Isasa e Íñigo Vallejo Franco. Sólo Vallejo Franco ha tenido un gesto con las víctimas a través de un escrito en el que reconoce el dolor causado y muestra su empatía con las víctimas. En esta ocasión, ninguno de los «beneficiados» tienen delitos de sangre a sus espaldas.

Con estos traslados, son ya 49 los reclusos de ETA que han visto cómo se les trasladan a prisiones del País Vasco o más próximas a sus domicilios desde que Pedro Sánchez accedió a la presidencia del Gobierno.

Se da la circunstancia de que España tuvo que indemnizar con 23.000 euros a San Argimiro Isassa porque el Tribunal de Estrasburgo consideró que la Justicia española no investigó en profundidad las denuncias por torturas que éste interpuso tras su detención, ocurrida en Madrid en 2002. Este etarra fue condenado por los intentos de asesinato, cuando formaba parte del «comando Txirrita», de los ex ministros socialistas José Barrionuevo Matilde Fernández. Hasta cumplía condena en la cárcel de Cáceres y desde ahora lo hará en la de Soria

Miquel San Argimiro ingresó en prisión el 19 de mayo de 2002 y en febrero de 2021 cumplirá las tres cuartas partes de la condena, momento a partir del cual podrá instar acceder a la libertad condicional. Además, Instituciones Penitenciarias ha ratificado la decisión de la Junta de Tratamiento de la prisión de Cáceres y en la cárcel de Soria estará ya clasificado en segundo grado, es decir, el régimen ordinario, donde podrá disfrutar de hasta 48 días de permiso al año, al tener cumplida con creces la cuarta parte de la pena.

«CARAVANA DE LA MUERTE»

Por su parte, Gorka Vidal Álvaro, que pasará de la cárcel de Córdoba a la de Logroño, fue condenado a 22 año de prisión, junto a Irkus Badillo, por formar parte de la denominada «caravana de la muerte». Tenían la intención de atentar con una furgoneta-bomba cargada con 536 kilos de explosivos en un polígono industrial de Madrid, aunque no pudieron llevar a cabo su macabro plan porque fueron interceptados por la Guardia Civil el 28 de febrero de 2004 en Cañaveras (Cuenca). Pasará a estar también clasificado en segundo grado. Lleva en prisión desde marzo de 2004.

El tercero de los «agraciados», es Íñigo Vallejo Franco, quien será trasladado desde una de las prisiones de Sevilla a la de Palencia y estaba considerado el número dos del aparato militar de ETA en el momento de su detención, la cual, además, evitó que perpetrara distintos atentados con motivo del Consejo Europeo que se iba a celebrar el 21 y el 22 de junio de 2002 en Sevilla.

Por su parte, la Asociación de Víctimas del Terrorismo se siente engañada por el Gobierno, ya que Interior les aseguró que se producirían «acercamientos individualizados y puntuales», pero «vemos cómo se están generalizando», y vuelven a reclamar la exigencia de colaboración con la Justicia para los presos que quieran progresar en su situación penitenciaria.


Imprimir   Correo electrónico