hospimedica2

Los Mossos negaron la ayuda de TEDAX de Guardia Civil y Policía Nacional para colaborar en la investigación de la explosión de Alcanar (Tarragona)

 H3245512 c28b43f4

El empeño de la cúpula policial y politica de Mossos, para no perder el control en la investigación de la explosión de Alcanar, una escalada de desencuentros entre los Mossos d’Esquadra y las Fuerzas de Seguridad del Estado que marcó no solo la explosión de Alcanar, sino los primeros días de investigación de los atentados de Barcelona y Cambrils, aseguran fuentes de la Seguridad del Estado un año después.

Guardia Civil y Policía Nacional intentaron conseguir información sobre lo que estaba pasando y los Mossos bloqueron cualquier tipo de acceso a esa información para no perder el control de la investigación, considerando exclusivas sus competencias, relatan esas fuentes. 

La tensión creció durante ocho días, hasta que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu puso orden. Y no se apagó después, cuando la tensión política de septiembre y octubre distanció aún más a las fuerzas policiales.

El 16 de agosto, vuela el chalé de Alcanar. Los primeros en llegar y avisar al COS de Tarragona fue una patrulla de la Guardia Civil de San Carlos de la Rápita. Al llegar los primeros Mossos, una patrulla, los guardias civiles ya estaban allí y explican a los agentes de la policiá autonómica que están avisados los TEDAX y que si necesitan ayuda para acordonar la zona, a lo que los mossos se niegan, no obstante la patrulla de la Guardia Civil se queda en las inmediaciones por si es necesaria su ayuda, al llegar los TEDAX de la Guardia Civil se les niega nuevamente la entrada al lugar de la explosión.

En esos delicados días, fuentes de la Guardia Civil en Cataluña aseguraron que efectivamente entre los efectivos de Guardai Civil que acudieron tras la explosión de Alcanar había TEDAX (expertos en explosivos) de la Comandancia de Tarragona, pero que no se les permitió el acceso. Aunque un detallado informe cronológico realizado por los Mossos de la región Tierras del Ebro incluido en el sumario no solo obvia, pese a su minuciosidad, la presencia de los guardias civiles, no solo de la primera patrulla policial de la Guardia Civil en llegar, obvian incluso la presencia de los TEDAX del Cuerpo en el lugar de la explosión, mucho antes de la llegada de los especialistas en desactivación de explosivos de Mossos.

Esta negativa a la ayuda de los especialistas del TEDAX de la Guardia Civil, que ya se encontraban en el lugar de la explosión, con más experiencia en este tipo de explosiones, dió lugar a que tras una primera inspección por parte de los TEDAX de Mossos d'Esquadra del lugar de la explosión, y tres horas después de la explosión, a las 2:03, los Mossos llamaran al móvil de la jueza de guardia en Amposta, Sonia Nuez, asegurando, según la propia juez, que la sospecha es que que ha explotado un laboratorio de drogas. 

Los TEDAX de la Policía Nacional también ofrecen su experiencia y colaboración a los Mossos d’Esquadra en la madrugada del 17 de agosto, la respuesta que reciben es la misma que a Guardia Civil horas antes «Si os necesitamos, os llamamos». 

De haberse barajado desde el principio un acto terrorista, cosa que habrían podido corroborar si se les hubiese dejado inspeccionar el lugar de la explosión los TEDAX, tanto de Guardia Civil como de Policía Nacional, con mucha más experiencia en lucha antiterrorista, «se habrían ganado valiosas horas de investigación», sostienen las fuentes consultadas.

La falta de experiencia en estos casos y el convencimiento de que se había tratado de la explosión de un laboratorio de drogas, hizo que por parte de Mossos y desde las 9 de la mañana, los TEDAX de los Mossos entren a inspeccionar los escombros, acompañados del resto del operativo policial catalán ignorando la Circular 50, una instrucción de Interior que es común a todos los cuerpos policiales y por la que en el lugar de una deflagración solo pueden estar los expertos en explosivos (salvo si hay que sacar heridos) hasta asegurarse de que no habrá más explosiones. En ese momento en el recinto han entrado además de otros mossos, bomberos, una comisión judicial y hasta el conductor de una excavadora que comienza a remover los escombros.

Poco antes de las 17.00, una segunda explosión en Alcanar hiere a 16 personas, entre los heridos agentes de Mossos, bomberos y el conductor de la excavadora.

Los Mossos investigan igualmente en los ficheros de la Dirección General de Tráfico los vehículos hallados junto al chalé. Uno de esos vehículos aparece a nombre de Houssein Abouyaqoub, hermano de Younes, que esa tarde perpetraría la matanza de La Rambla. A las 14.15 y a las 15.09, mossos de la región Tierras del Ebro llaman al móvil de Houssein para hacer comprobaciones, alertando a los terroristas que tras esa llamada se enteran de que los mossos van tras ellos.

A las cinco, agentes de la Policía Nacional en Barcelona tienen conocimiento por redes sociales de un atentado en La Rambla. Cuando llegan está todo acordonado por mossos que les dicen que no pueden pasar; según las mismas fuentes. Los policías hacen una gestión extraoficial con la Guardia Urbana para poder entrar.

Después de las 19.00 se crea un centro de coordinación entre cuerpos policiales en la sede de los Mossos. Participa un alto oficial de la Guardia Civil y un inspector de la Brigada de Información de la Policía.

En las reuniones, según las fuentes de la Seguridad del Estado, son frecuentes las salidas de los mossos a despachar con sus superiores. Cada vez que vuelven, sus interlocutores de Guardia Civil y Policía les preguntan: «¿Alguna novedad?» y los mossos, repiten: «Nada». La tensión en el grupo de coordinación crece. El policía llama a su jefe: «No sé qué hago aquí. No nos dicen nada. Sabes tú más fuera que yo dentro».

Sobre las 2.00 de la madrugada del 18 de agosto, un jefe de la Brigada de Información de Policía Nacional de Barcelona llama al subordinado destacado en el centro de coordinación: «¿Te has enterado de lo de Cambrils?». Le contesta que no le han avisado. «No sé qué hago aquí, si no me dicen nada», se queja. A la 1.07 un mosso había alertado del atentado en Cambrils. En 20 minutos, los Mossos han recibido 22 llamadas más de vecinos.

El asesino de La Rambla está fugado. Su documento de identidad estaba en la furgoneta. Policía Nacional y Guardia Civil, piden en vano a los Mossos su identidad y copias de grabaciones de las videocámaras de La Rambla, que nunca les fueron facilitadas.

El 18 de agosto mossos y guardias civiles realizan detenciones conjuntas en Ripoll. En ese momento Rajoy, Puigdemont, el conseller Joaquim Forn, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro Juan Ignacio Zoido se reúnen con jefes policiales. urante la reunión, el mando de la Guardia Civil se queja en voz alta de que no está circulando la información, no obstante el ministro Zoido sale de la reunión declarando que la coordinación es buena.

El 19 de agosto, los Mossos no comparten los papeles de Abdelbaki Es Satty, imán de Ripoll, que son hallados y recogidos entre los escombros de Alcana, lo que hace que la tensión entre cuerpos sea cada vez mayor. Las fuerzas estatales siguen sin conocer oficialmente el hallazgo de una tablet en el lugar de la explosión ni es compartido su contenido.

El 22 de agosto, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asegura en TVE que hay «una coordinación muy estrecha» entre Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona, sin embargo a las 14:00, sindicatos de Policía Nacional y asociaciones profesionales de Guardia Civil, (SUP y AUGC) denuncian «la exclusión y aislamiento sufrido por ambos cuerpos durante la investigación y la gestión del atentado sufrido en Barcelona» y la achacan al «objetivo único» de la Generalitat de «transmitir una imagen al exterior de nuestras fronteras de un Estado catalán ‘autosuficiente’».


Imprimir   Correo electrónico