hospimedica2

Mari Mar Blanco rechaza "medidas de gracia" para los presos y que la memoria de las víctimas "sea vendida por unos sillones"

marimar blanco en el homenaje a su hermano miguel

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, ha afirmado en Ermua, de donde era edil su hermano, Miguel Ángel, asesinado por ETA, que no permitirán que la memoria de las víctimas "sea vendida por unos sillones" y ha rechazado "medidas de gracia" para los presos.

Blanco ha acudido a Ermua, donde se ha celebrado, en la plaza San Pelayo, el acto de homenaje al concejal del PP, Miguel Ángel Blanco asesinado hace 21 años por ETA, al que ha asistido también la candidata a presidir el PP, Soraya Sáenz de Santamaría y la exministra de Trabajo, Fátima Báñez.

El homenaje, que ha concluido con una ofrenda floral, ha contado con una amplia presencia de representantes del PP, entre ellos, el presidente del partido en el País Vasco, Alfonso Alonso, la secretaria general, Amaya Fernández, el presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper, el de Álava, Iñaki Oyarzabal y la de Vizcaya, Raquel González. También han asistido el diputado Leopoldo Barreda, el exdelegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, el expresidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, o Teresa Jímenez Becerril, hermana de Alberto Jímenez Becerril, asesinado por ETA, junto con su mujer.

Tras agradecer a Soraya Sáenz de Santamaría su presencia a este homenaje por "un ciudadano inocente" y también a Teresa Jiménez Becerril, ha extendido su agradecimiento a todos las que, año a año, han recordado a Miguel Ángel Blanco y que "dieron un paso firme para defender la libertad" cuando el "acoso era real" porque "ETA asesinaba". "Gracias por defender vuestro principios que son los del PP", ha añadido.

Blanco ha afirmado que le resulta "muy doloroso" volver a Ermua, pero "merece la pena" y ha indicado que "más doloroso es no tener quién recuerde la memoria de tu hermano y pensar que en algún momento se pueda olvidar lo que aquello significó, el espíritu de Ermua", que, según ha indicado, simbolizaba "la unidad frente al terror", la unidad que llevo a desprenderse del miedo y a iniciar el camino del fin del terrorismo".

La hermana de Miguel Ángel Blanco ha manifestado que se ha logrado derrotar a ETA y su disolución, pese a que no lo quieran reconocer, y ha sido por la "firmeza" del Estado de Derecho que "no ha negociado ni cedido contra los terroristas". También cree que ha sido posible por la "firmeza de las víctimas del terrorismo" y por la labor de los cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, "con quien la democracia estará en una deuda permanente"

Blanco ha denunciado el comunicado de ETA en el que había "un perdón parcial" y diferenciaba entre "víctimas culpables e inocentes" cuando todas son inocentes y "da igual el uniforme que vistiera y el papel que desempeñara". "Y lo vamos a seguir reivindicando y eso es lo que queremos que quede en los libros de texto y eso es lo que queremos que quede en ese relato en el que tenemos que dar entre todos la batalla", ha señalado.

Por ello, ha apelado a dar la batalla por el relato y, en este sentido, ha llamado a la unidad. "Una unidad que nos lleve al relato que hable de vencedores y vencidos, ese relato que hable de culpables, como son los verdugos, y de inocentes, como son todas y cada una de las víctimas, ese relato en el que no tengan cabida las equidistancias y las ambigüedades, donde no tenga cabida ningún tipo de conflicto. Mi hermano como ninguna víctima del terrorismo participó en ningún bando y en ningún conflicto", ha añadido Blanco que ha denunciado el proyecto "totalitario y mafioso" de ETA.

Mari Mar Blanco ha señalado que esa batalla del relato también se tiene que "dar en las escuelas" y, en este sentido, ha indicado que le preocupa que los jóvenes no sepan "quién es ETA". En ese sentido, ha manifestado que las víctimas del terrorismo "no se van a callar".

Además, ha indicado que tampoco se van a callar ante los anuncios que "desgraciadamente" se están haciendo de un posible acercamiento de los presos a Euskadi. En este sentido, ha asegurado que "no puede haber ningún tipo de medida de gracia para aquellos que ni han condenado su pasado, ni han pedido perdón a las víctimas del terrorismo ni han querido colaborar con la Justicia para resolver los más de 300 crímenes de ETA".

"La memoria y la dignidad de las víctimas se defiende todos los días, no somos la hipoteca absolutamente de nadie, no vamos a permitir que nuestra memoria, nuestra dignidad y el sacrificio de nuestros familiares sea vendida por unos sillones. No nos vamos a callar", ha asegurado.


Imprimir   Correo electrónico