hospimedica2

Algunos de los asesinos mas sanguinarios de ETA cumplirían los requisitos anunciados por Sánchez para el acercamiento

santi potros

Un total de 24 terroristas de ETA cumplirían los requisitos anunciados este miércoles por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para iniciar el proceso de acercamiento de los asesinos etarras a cárceles cercanas a Euskadi. Se trata de tres 'históricos' de ETA que superan los 70 años de edad: Santiago Arrospide Sarasola, 'Santi Potros'; Joseba Arregi Erostarbe, 'Fitipaldi'; y Sebas Etxaniz Alkorta. Además, 21 presos padecen enfermedades graves, según fuentes cercanas a los condenados de la banda.

Sánchez defendió el pasado miércoles la posibilidad de acercar al País Vasco a presos de ETA mayores de 70 años o enfermos graves. No obstante, ha precisado que el cambio de prisión depende de Instituciones Penitenciarias y requiere de "mucho trabajo técnico".

Por su parte, el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, ha señalado que se hará un estudio individualizado "caso por caso", que determinará si es oportuno o no el acercamiento de un preso teniendo en cuenta circunstancias como la edad avanzada, el estado de salud, el rechazo a ETA o la parte de la condena que haya cumplido.

En la actualidad, cumplen prisión en centros penitenciarios españoles un total de 239 terroristas de la banda, de los que 230 pertenecen al Colectivo de Presos de ETA, EPPK; seis son disidentes, enmarcados en el entorno del Movimiento por la Amnistía y contra la Represión; y tres pertenecen a la 'Vía Nanclares' --los arrepentidos que se han desvinculado de la banda. Estos últimos cumplen penas en Zaballa (Álava), a dos de ellos se les concedió el grado de régimen abierto, al haber sido clasificados en tercer grado, de forma que continúan su tratamiento en semilibertad.

Los 24 terroristas susceptibles de ser acercados por tener más de 70 años o estar enfermos pertenecen al EPPK. Los únicos que superan esa edad son Joseba Arregi Erostarbe (nacido en 1943), Santi Arrospide Sarasola (1948) y Sebas Etxaniz Alkorta (1943), que cumplen condenas en las cárceles de Villena (Alicante), en Salamanca y en Asturias, respectivamente. A éstos se sumarían 23 que padecerían enfermedades de gravedad.

Etxerat, Asociación de Familiares de Presos de ETA, mantiene que al menos 13 de estos terroristas enfermos están encarcelados en prisiones del Estado español y uno en Francia -Ibon Fernández Iradi, que se encuentra en Lannemezan-.

Tres históricos de ETA

Uno de los tres 'históricos' de ETA que supera los 70 años es Santiago Arrospide Sarasola, 'Santi Potros', ex jefe del aparato militar de ETA, nacido en Lasarte (Guipúzcoa) el 2 de febrero de 1948 y detenido el 30 de septiembre de 1987 en Anglet (Francia).

Fue el inductor del atentado de Hipercor de 1987 -el más sangriento de la historia de ETA con 21 muertos y 45 heridos-, y el de la plaza República Dominicana de Madrid -cometido el 14 de julio de 1986, en el que fallecieron 14 agentes de la Guardia Civil y hubo 32 heridos-.

Arrospide pasó a formar parte de la banda en 1968, para ingresar en 1976 en los comandos Bereziak (especiales) de ETA político-militar. Se benefició de la amnistía general de 1977. Desde 1981 hasta 1985 se hizo cargo de los comandos ilegales de ETA.

Cuando estuvo en prisión, 'Santi Potros' se fue alejando de la ortodoxia de la banda y expresó sus discrepancias ante el atentado en la T-4 del aeropuerto de Barajas en 2006, que supuso en fin del alto el fuego decretado por ETA.

Fue detenido en la localidad francesa de Anglet el 30 de septiembre de 1987, en posesión de gran cantidad de armas y explosivos, además de numerosos documentos, que propiciaron la detención de numerosas personas relacionadas con ETA.

En 1990 el Tribunal Correccional de París le condenó a 10 años de cárcel por asociación de malhechores y tenencia ilícita de armas. Fue extraditado a España el 21 de diciembre de 2000, acumulando a partir de entonces 11 condenas que suman un total de casi 3.000 años de prisión.

El 7 de marzo de 2006, la Audiencia Nacional acordó acumular sus once condenas en una, y fijó en 30 años el cumplimiento máximo de privación de libertad, fijando su fecha de excarcelación en 2030, que se vio reducida después a 2025 con la anulación de la 'doctrina Parot'.

Por su parte, Joseba Arregi Erostarbe, 'Fitipaldi', perteneciente a la cúpula de ETA, denominada 'el colectivo Artapalo', desarticulada el 29 de marzo de 1992, en Bidart (Francia), fue detenido junto a Francisco Múgica Garmendia, 'Pakito' y José Luis Álvarez Santacristina, 'Txelis'. Fue la primera vez que las Fuerzas de Seguridad desarticulaban a la cúpula de ETA que llevaba más de una década dirigiendo la organización terrorista.

Arregi Erostarbe fue entregado a las autoridades españolas en noviembre de 2000, tras haber permanecido ocho años en diferentes cárceles del Estado francés. Principal artificiero de la organización terrorista, fue condenado a más de 1.000 años de prisión por su participación en varios atentados cometidos por ETA y en 2015 el Tribunal Supremo le denegó el descuento de penas que pedía restarle los ocho años de condena de cumplió en prisiones galas.

Por su parte, Sebastián Etxaniz Alkorta fue expulsado en 2002 por el Gobierno de Venezuela y está implicado en 17 asesinatos entre 1981 y 1985. Etxaniz había formado parte de un grupo de ETA que, a las órdenes de Luis Iruretagoiena Lanz, trabajó para los servicios secretos del régimen sandinista en Nicaragua.

En 2007, el Tribunal Supremo confirmó la condena de 35 años de cárcel por el asesinato del Jefe de la Policía Municipal de Barakaldo, José Aibar Yáñez, el 30 de junio de 1982. Un año antes la Audiencia Nacional le impuso una pena de 34 años y medio de prisión por asesinar a tiros el 14 de abril de 1981 al teniente coronel de la Guardia Civil jubilado Luis Cadarso. En diciembre de 2005, fue condenado a 88 años de cárcel por el ametrallamiento de dos coches del instituto armado en 1981.

También se beneficiarían de esta medida otros carniceros como José Javier Arizkuren Ruiz, conocido como «Kantauri» de 60 años, condenado por haber ordenado el secuestro y asesinato del concejal del PP en el Ayuntamiento de Ermua Miguel Ángel Blanco, y también el asesinato del concejal del Partido Popular de Sevilla Alberto Jiménez Becerril y de su esposa en 1998. El asesino Joseba Borde, alias «Putxe», al que se le atribuyen una veintena de atentados entre 1978 y 1983, en los que murieron 16 personas. Está condenado a 477 años de prisión por su implicación en el atentado con coche bomba perpretrado en la plaza madrileña de la Cruz Verde, donde murieron cuatro militares y un radiotelegrafista civil. El asesino Ibon Fernández Iradi, de 47 años, se le acusa de formar parte del «comando Buruntza». Otro de los asesinos enfermos es Ibon Iparragirre Burgoa, condenado a 299 años de cárcel por la explosión de un coche bomba en Vizcaya en 2008.


Imprimir   Correo electrónico