hospimedica2

Entrevista a la nueva Presidenta de la AVT, Maite Araluce

15255372148217

El 4 de octubre de 1976 a las 14:15, la organización terrorista ETA asesinaba en San Sebastián al presidente de la Diputación de Guipúzcoa, Juan María Araluce Villar, al conductor del coche oficial, Jose maría Elícegui Díaz, y a los tres policías miembros de su escolta, Alfredo García González, Antonio Palomo Pérez y Luis Francisco Sanz Flores.

Ese día, Juan María Araluce se dirigía, como siempre, a almorzar con su familia tras terminar su jornada habitual de trabajo. Tras finalizar los ochocientos metros del trayecto, los dos vehículos se detuvieron para que Juan María se apease. En el momento en que abría la puerta del coche, tres o cuatro terroristas de ETA que se encontraban bajo la marquesina de la parada de autobús situada al lado del portal, abrieron fuego con sendas metralletas contra los dos vehículos. Dispararon casi un centenar de proyectiles matando a los cinco ocupantes de los vehículos e hiriendo a diez transeúntes. A continuación, los asesinos emprendieron la huida en un coche que abandonaron posteriormente. Maite Araluce es una de los nueve hijos de Juan María Araluce. Contaba con tan solo 15 años cuando ETA asesinó a su padre.

Maite, ¿Cómo y cuándo te conviertes en víctima del terrorismo?

Recuerdo que como cada día habíamos ido al colegio. Mis hermanos mayores ya estaban estudiando en la Universidad pero empezaban más tarde las clases, por lo que ese día estábamos todos en casa. De los nueve hermanos, estábamos ocho en casa con mi madre, mi hermana mayor vivía fuera. Estábamos todos comiendo, cuando oímos una ráfaga de metralleta. Nos levantamos y nos asomamos a la terraza... La terraza daba a la calle, por lo que vimos parte del atentado…la estampa era dantesca...estaban los dos coches ametrallados.

A pesar de tener muchos indicios, y saber que mi padre podría estar amenazado nunca pensé que nos podía tocar. Mis hermanos más mayores si eran conscientes de lo que había pasado, pero yo nunca

pensé que fuera un atentado dirigido a mi padre, yo pensaba que era un acto de vandalismo.
Bajamos a la calle y lo que vimos no se puede describir con palabras. Los policías estaban acribillados a balas en el coche y los coches destrozados. Al conductor del coche ya se lo habían llevado al hospital. Mi padre estaba todavía tumbado en el coche. Recuerdo que nos miró, nos sonrío y se veía en su cara mucha paz.

Mis hermanos en el mismo coche de la diputación se llevaron a mi padre al hospital. Uno conducía, y los otros le sujetaban para no moverlo.

Vivir algo así te cambia la vida, no solo a ti, sino también a tu familia…

Por supuesto. No solo me cambió a mí, sino también a mi familia. Vivir un atentado cambia lo fundamental de la vida, los apoyos que tienes en el día a día. Me hubiera gustado que mi padre hubiera visto como acababa la carrera, que me casaba, que me hubiera llevado al altar, que hubiera conocido a mis hijos... En mi caso, además de perder a mi padre que era mi gran apoyo, nos tuvimos que ir de San Sebastián, la ciudad en la que había vivido hasta entonces.

¿Cuál ha sido tu trayectoria en la AVT?

Desde que en 2011 Ángeles Pedraza me lo pidiera, me ocupé de las delegaciones de Granada y Jaén, posteriormente de Navarra, y años después formé parte de su Junta Directiva. Es para mí un verdadero orgullo y una garantía que sea precisamente Ángeles quién amadrine mi nuevo papel como Presidenta de la AVT. Estoy muy agradecida de poder contar con ella y con su experiencia, y como no, tendrá un papel muy importante como Presidenta de honor de la AVT en los próximos dos años.

¿Por qué has decidido dar este paso?

Muchos pensarán que qué motivos puedo tener para dar este paso después de casi 42 años, que ETA es algo ya del pasado, como si el paso de los años diluyera mi dolor y mi derecho a reivindicar Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia para mi padre, mi familia… y para todas las víctimas del terrorismo.

Vivimos tiempos complicados para las víctimas de ETA, tiempos en los que vemos cómo ante una organización terrorista operativamente debilitada, las víctimas del terrorismo somos diariamente humilladas por los que jalean y defienden a los terroristas y traicionadas por las instituciones que, o bien, han decidido ponerse de lado o dejar que pase el tiempo, o bien, están empeñados en tergiversar o manipular la historia con la única finalidad de diluir responsabilidades.

También son tiempos difíciles para las víctimas del terrorismo yihadista, principal amenaza actual, que tienen que revivir el dolor y sufrimiento padecido cada vez que los terroristas golpean mortíferamente en un rincón de Europa. Pero también son tiempos complicados para las víctimas de los más de 30 grupos terroristas que han actuado en nuestro país y que tienen que vivir en el mayor de los olvidos cómo si los responsables de su dolor y sufrimiento nunca hubieran existido.

Estas realidades, estas tristes realidades, o mejor dicho, acabar con estas realidades, son las que me han empujado a dar este paso.
No contemplamos otro final del terrorismo que aquel en el que los terroristas sean los vencidos y las víctimas y la sociedad española los vencedores y no vamos a ceder un ápice.

¿Cuáles serán tus líneas de trabajo?

Vienen tiempos difíciles en los que muchos nos intentarán silenciar para no entorpecer sus planes y sus agendas políticas, pero yo me comprometo, junto con mi equipo, a hacer todo lo posible para evitarlo. No contemplamos otro final del terrorismo que aquel en el que los terroristas sean los vencidos y las víctimas y la sociedad española los vencedores y no vamos a ceder un ápice. Seguiremos exigiendo la ilegalización de todos aquellos que justifiquen el uso de la violencia con fines políticos. Seguiremos exigiendo el esclarecimiento y la detención de los responsables de los atentados que todavía están sin resolver. Seguiremos defendiendo el cumplimiento íntegro de las condenas y nos seguiremos oponiendo a cualquier tipo de beneficio o prebenda a sanguinarios terroristas por muy arrepentidos que nos quieran vender que estén. Y lo haremos gobierne quien gobierne y pese a quien le pese.

¿Quiénes te acompañarán en este viaje?

Mi Junta Directiva la componen cuatro mujeres llenas de ilusión y fuerza.

Inmaculada Sánchez Polo (Vicepresidenta) es víctima del terrorismo desde que ETA intentó asesinar con una bomba en los bajos de su automóvil a su hermano Juan Manuel el 14 de diciembre de 1990 en San Sebastián. Inma, comenzó su implicación en primera línea de la AVT cogiendo el relevo de su hermano en la Delegación de la asociación en Extremadura hace casi cuatro años.

Narcisa López Castro (Secretaria General), es víctima del terrorismo desde que ETA intentó asesinar a su marido, el Policía Nacional Eugenio Casasola, el 23 de junio de 1991 con un coche bomba teledirigido en el barrio madrileño de San Blas. Entre los años 2012 y 2016, durante la Presidencia de Ángeles Pedraza, formó parte de la Junta Directiva como Secretaria General primero y después como Vicepresidenta de la asociación.

Ana Isabel Díaz Delgado (Tesorera), es víctima del terrorismo desde que ETA asesinó a su hermano, Francisco Javier junto con su compañero, ambos Policías Nacionales, en Barcelona el 13 de diciembre de 1991. En 2014 decidió dar un paso al frente y fue nombrada Delegada en Asturias.

Milagros Valor (vocal) es víctima del terrorismo desde que su marido Vicente Marín Chiva fuera asesinado en el atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Milagros ha participado desde 2005 activamente en la AVT.
Y por supuesto contaremos siempre con el apoyo de la Presidenta de Honor, Ángeles Pedraza.

¿Qué opinión te merecen los últimos anuncios de la banda terrorista ETA?

En necesario que por parte del Gobierno se neutralice cualquier intento de ETA de sacar algún tipo de beneficio a su supuesta disolución Además, reclamamos que para ello proceda él a disolver a ETA deteniendo a los terroristas huidos e incautándose de las armas y los zulos pendientes de entregar
También esperamos que por parte del Gobierno no se tenga la tentación de ofrecer a ETA nada por esta supuesta disolución de ETA, esto es, reclamamos que no se produzcan cambios en la política penitenciaria (no se produzcan acercamientos, se abogue por el cumplimiento íntegro y efectivo de las condenas y se exija el requisito de colaboración con la justicia para cualquier tipo permiso o mejora de la situación penitenciaria) y que se sigan investigando y sentando en el banquillos a aquellos terroristas con causas pendientes con la Justicia.

De ETA solo esperamos que además de pedir perdón a todas las víctimas y reconocer el daño causado, haga autocrítica y reconozca que el terrorismo nunca debió de existir y que no hay causa que justifique el uso de la violencia.

Entonces, crees que la política de dispersión de presos debería seguir vigente

No existe el derecho de los presos a ser destinado en un Centro Penitenciario próximo al lugar de residencia habitual. Según el ordenamiento penitenciario el destino de los presos, que es competencia de Instituciones Penitenciarias, se realiza en base a cuestiones de organización y a las circunstancias individuales del penado procurando evitar el desarraigo social del penado y facilitando su reinserción.

La dispersión ha sido la medida más eficaz para la reinserción. Aunque ETA desaparezca, la presión y el control social sobre los presos puede que continúe, de ahí que deba de mantenerse la dispersión y en todo caso estudiar cada supuesto individualmente

¿Qué opinas de los homenajes que se celebran en honor de los terroristas en el País Vasco y Navarra?

Nos parece que exaltar a los terroristas y su trayectoria criminal es algo totalmente deleznable, tal y como hemos denunciado en la Audiencia Nacional en numerosas ocasiones (recientemente denunciamos el homenaje a Belén González Peñalba del 26 de noviembre de 2017).

Dichos actos suponen una clara ofensa grave a la memoria de las víctimas del terrorismo, como acto de humillación y menosprecio, pues producen un grave impacto sobre las víctimas, deviniendo necesario evitar su perpetración. No cejaremos en nuestro empeño de que estos homenajes cesen y así las víctimas del terrorismo no sufran una segunda victimización.


Imprimir   Correo electrónico