hospimedica2

SEÑOR PRESIDENTE, LA GUARDIA CIVIL NO ES NI COMPLICADA, NI COMPLEJA

presidente Gobierno Pedro Sanchez Moncloa

Le podría decir más, es quizás el cuerpo policial más sencillo de entender, políticamente neutral, con valores y principios que trascienden a la propia Institución.

Tan sencilla que únicamente con leer sus artículos fundacionales, el verdadero espíritu con los que actúan los hombres y mujeres que componen la Guardia Civil, desde el primero hasta el último de ellos, desde el DAO hasta el último guardia alumno que cursa sus estudios en cualquiera de los centros de enseñanza de la Institución, le parecería un Cuerpo simple, sencillo, cristalino y transparente.

Tan transparente, que como todo lo sencillo, la Guardia Civil se encuentra diseminada por todo el territorio nacional, tan diáfana que aunque no veas a los guardias civiles sabes que están ahí, tan comprometida con el respeto a la ley y a la Constitución, con la defensa de las propiedades y de las personas, que su rutina diaria, su trabajo singular, su presencia en cualquier rincón de España, es un acontecimiento y un encuentro inolvidable para para quienes al verla se saben seguros, como es un encuentro inolvidable para quienes se saltan o intentan saltarse la ley.

La Guardia Civil, señor Presidente, estaba antes de Pedro Sánchez y estará después de usted, siempre que ustedes, los políticos, no la perviertan, y prevalecerá sin duda, precisamente porque es sencilla de entender y así lo percibe la ciudadanía, y así sin duda lo percibiría usted, si mirase a la sociedad en lugar de hacerlo hacía su socio de gobierno.

Prevalecerá señor Presidente, porque los guardias civiles han asumido que el honor y el respeto a la Ley está por encima de todo, puede que a usted le resulte complicado y le cueste entenderlo, pero en la Guardia Civil, donde los que la integran han asumido que “El honor es su principal divisa”; y que en todas sus dependencias lo tienen presente y lo sienten orgullosos y que procuran conservarlo sin mancha, porque saben que una vez perdido no se recobra jamás, no es muy complicado de entender, para un político quizás lo sea, para un guardia civil nunca.

La Guardia Civil no es complicada, porque es sencilla, certera, esencial, precisa, sobria, escueta, clara y modesta. Es justamente la modestia, la falta de pretensión, lo que hace que no sea complicada. En la Guardia Civil además al Honor se une la Lealtad, como se une la modestia a la humildad para sin alardes realizar un trabajo ejemplar. No se equivoque señor Presidente, la sencillez de la Guardia Civil no es falta de pretensión, es la consecuencia del esfuerzo de sus hombres y mujeres, de la voluntad de servir, de reducir lo esencial a lo irreductible sin renunciar a la ambición de un servicio bien hecho, y eso asusta a quienes se saltan o quieren saltarse la ley, le recuero el Art. 6º., de su Cartilla: “El Guardia Civil no debe ser temido sino por los malhechores; ni temible, sino a los enemigos del orden”. si usted señor Presidente no es una de esas personas, no tenga miedo a la Guardia Civil, no vea en sus integrantes un problema, no se haga partícipe de quienes pretenden acabar con ella porque la ven como un obstáculo para sus pretensiones políticas.

La Guardia Civil es sencillamente aquello que la sociedad opina de ella cada año, sin ninguna característica especial o singular más allá de sus propios valores y principios, sin más pretensión que servir y hacerlo al amparo de la Ley y la Constitución. No pretenda subyugarla, porque ya lo está y no es al político, ni a la política, es a la Ley y al orden constitucional, es a España y a todos sus ciudadanos.

La Guardia Civil no es difícil de entender, no es algo enmarañado, no es complicada como lo es la política, los políticos deberían aprender un poco más de los guardias civiles, y dejar atrás sus emociones, sus ideas preconcebidas, sus complejos que sin duda influyen en su personalidad y sacan lo peor de cada uno de ellos, deberían tener un código de conducta donde se les diga que “Las vejaciones, las malas palabras, los malos modos, nunca deben usarlos ningún individuo que vista el uniforme de este honroso Cuerpo”, es el artículo 3º de la Cartilla del Guardia Civil, aprendan un poco de la ética de los guardias civiles y déjense de vejar, insultar, faltar al respeto, al contrario y de mentir al conjunto de la sociedad.

A pesar de sus ataques y de sus críticas hacia ella, siempre la tendrá a su lado, es la lealtad Señor Presidente, “que buenos vasallos si tuviesen un gran señor”, respétela porque en los guardias civiles tiene a los mejores vasallos, incluso sin ser un gran señor, pregúntele a su vicepresidente que los ve a diario, haga frío o calor, nieve o llueva, velando del sueño del señor Iglesias y su familia, pregúntele sin son buenos vasallos a pesar de que él quiera acabar con la Guardia Civil. No sea cómplice ante la sociedad del agravio hacia un Cuerpo que es querido y respetado, ejemplar en sus servicios, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Recuerde que cualquier guardia civil, actuará, tal y como previene el Art. 4º, de su Cartilla “Siempre fiel a su deber, sereno en el peligro, y desempeñando sus funciones con dignidad, prudencia y firmeza, será más respetado que el que con amenazas, solo consigue malquistarse con todos”, Haga usted lo mismo, exija que los miembros de su Gobierno, aunque le resulte imposible con alguno de ellos, que actúen con dignidad, con prudencia, con firmeza, que sean políticos sin bajeza, no haga que nos avergoncemos, aún más, de nuestros gobernantes y de nuestros políticos.

No insulte más a la Institución, no insulte a los hombres y mujeres que la integran, porque “El Guardia Civil no hace más que cumplir con su deber…”, como dice su artículo 7º, no les insulte, no les veje, no distraiga la atención de la sociedad de los verdaderos problemas, no los busque donde no los hay, la Guardia Civil y entre los guardias civiles no hay ninguna “Policía Patriótica”, tal y como su socio de Gobierno y posiblemente usted mismo entiende la expresión, no se castigue más diciendo hoy lo contrario de lo que dijo hace un año “Le quiero decir una cosa, en este caso al señor Iglesias, pero también para la tranquilidad de todos los españoles. En primer lugar, esa mal llamada policía patriótica desapareció en cuanto entramos en el Gobierno de España", y no compare a la Guardia Civil con ningún otro cuerpo policial, no la mezcle en sus turbios juegos políticos.

La Guardia Civil no es una “Policía Patriótica”, aunque lo dará “TODO POR LA PATRIA”, y la Patria para el conjunto de guardias civiles, no es nada complicado de entender, porque para cada uno de nosotros es el lugar donde hemos nacido, la casa de nuestros padres, es la familia y los amigos, es la tierra a la que nos sentimos ligados por vínculos afectivos, culturales, históricos, son cada una de las aldeas, pueblos o ciudades donde los guardias civiles realizan su trabajo, son las obligaciones y los compromisos que los guardias civiles asumimos al jurar Bandera, es el respeto a las leyes, a la Constitución, al Gobierno y al Rey, es el conjunto de la sociedad, de sus miembros, el acatamiento de sus normas y sus leyes, es su compromiso señor Presidente, sus obligaciones y la de sus ministros al jurar el cargo. 

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil retirado


Imprimir   Correo electrónico