hospimedica2

CARTA ABIERTA DE UN GUARDIA CIVIL RETIRADO Y PADRE DE UN SANITARIO: "Señor Presidente son ustedes responsables "necesarios" de los contagios y de las muertes de miles de españoles"

58 SANCHEZ

“Lo demandó el honor y obedecieron, / lo requirió el deber y lo acataron; / con su sangre la empresa rubricaron / con su esfuerzo la Patria engrandecieron. / Fueron grandes y fuertes, porque fueron / fieles al juramento que empeñaron. / Por eso como valientes lucharon, / y como héroes murieron. / Por la Patria morir fue su destino, / querer a España su pasión eterna, / servir en los Ejércitos su vocación y sino. / No quisieron servir a otra Bandera, / no quisieron andar otro camino, / no supieron vivir de otra manera“.

Señor Presidente, soy guardia civil retirado, orgulloso de serlo, orgulloso de ver como mis compañeros se juegan la vida, una vez más, por intentar en esta ocasión frenar desde primera línea esta pandemia, orgulloso de todos y cada uno de ellos, de cada policía, de cada militar, de cada sanitario a los que usted ha vendido.

Estoy doblemente irritado, además de doblemente preocupado, por no decir por educación algo peor, porque además de ser guardia civil, mi hija es de ese personal sanitario que lo está dando todo por salvar a los demás, y al que usted con sus indecisiones o por intentar lograr sus propios réditos políticos, ha puesto al borde de la muerte, o les está causando directamente la muerte.

Tres guardias civiles fallecidos, una enfermera, dos médicos, un policía municipal de Madrid, un Mosso d'Esquadra, todos ellos intentando proteger y salvar a la población, que se suman además a otros guardias civiles en reserva y retirados fallecidos por esta lacra, a otros muchos a los que esta pandemia les ha llevado muy a su pesar a causar baja para el servicio, a miles de sanitarios y policias contagiados, la primera línea de defensa atacada, lo que demuestra, al no hacer todo lo humanamente posible, mucho más allá de cuestiones políticas o económicas, que hoy a nadie le importan, que son para usted personas sin importancia, de las que se puede prescindir fácilmente, en el caso de guardias civiles, policias y militares, además “gastos superfluos”.

Como siempre los guardias civiles, como los sanitarios, y policias darán la talla, demostrando esa grandeza de espiritu que a todo ellos les caracteriza y de la que usted carece, ellos estarán a la altura de las circunstancias, seguirán haciendo su trabajo sin darse por vencidos viendo enfermar y morir a sus compañeros, mientras la sociedad ve con tristeza, con resignación y con rabia como se les deja abandonados, como usted los ha abandonado.

Hoy la meta de mis compañeros en activo, es preservar a la sociedad del contagio de esta lacra, esa sociedad que les ofrece de forma desinteresada los medios que usted les niega, que no ha sabido gestionar y traer con la diligencia con que ellos se han prestado para contener la pandemia, esa sociedad que intuye que ellos sí que asumen y ponen en riesgo su vida y la de sus familiares mientras los políticos disfrutan de unos provilegios, en esta ocasión sanitarios, que usted les está negando, una sociedad, que demuestra que es mucho más sabia que sus políticos y que entienden que no pueden estar desprotegidos, y les facilitan medios de protección, insdustriales o caseros, medios que mis compañeros, guardias civiles y policías reciben con gratitud y que a pesar de estar cayendo a centenares, a miles, víctimas de la pandemia, derivan, sin apropiárselos, ni para ellos ni para sus familias a ese otro grupo de profesionales a los que usted también ha ninguneado, a los sanitarios.

Como guardia civil le voy a hablar de mis compañeros, como padre le hablaré de los sanitarios, los guardias civiles nunca se van a dar por vencidos por muy peligrosa que sea la misión, como no se darán por vencidos los sanitarios por peligrosa que sea la enfermedad, porque tienen y se han marcado la misión de vencer a la pandemia por encima de todo y por el bien común, la misión de salvar el mayor número de vidas posible y para ello necesitan, además de preparación, que la tienen más que demostrada, medios suficientes y eficaces para alcanzar esa meta, medios que el Gobierno, que usted Señor Presidente no les facilita, por acción u omisión, por desidia, insentatez o falta de voluntad, o simplemente por no saber gestionar, aunque algún ministro diga, mintiendo en rueda de prensa, lo contrario.

Los guardias civiles son para usted y para alguno de sus vicepresidentes “gastos superfluos”, sobre todo ellos, los guardias civiles, pero también policias y militares, dice nuestra Cartilla que "El Guardia Civil no debe ser temido sino de los malhechores; ni temible sino a los enemigos del orden", por eso la sociedad los aprecia, por eso para usted y alguno de sus vicepresidentes y ministros son "gastos superfluos", y son tan prescindibles para usted, que ni siquiera les han incluido como “grupo de riesgo”, tan superfluos que ni siquiera los fallecidos o los contagiados, podrán exigir que su muerte o su enfermedad se catalogue como “en acto de servicio”, para ustedes son los parias de esta sociedad y por eso ni les han proporcionado medios, ni les importa que mueran.

Han sido ustedes, Señor Presidente, usted, sus vicepresidentes y ministros con sus centenares de asesores, que al parecer asesoran poco pero cobran mucho, han sido ustedes los políticos, quienes les han enviado, a todos ellos, guardias civiles, policías y sanitarios a una misión suicida sin medios para defenderse y defendernos, y la grandeza de todos ellos es que seguirán luchando a pesar de todos los sinsabores, de todos los sacrificios, a pesar de todas las mentiras y de los malos ejemplos que ustedes los políticos nos vienen dando a diario.

Tres guardias civiles, un policía municipal madrileño, una enfermera y dos doctores, un mosso d'esquadra, miembros de ese ejército que lucha contra la pandemia, han caído, de momento, miles de sanitarios contagiados, cientos de guardias civiles y policías nacionales positivos por coronavirus, muchos de ellos ingresados en las UCIs en estado muy grave, miles de agentes y sanitarios en cuarentena, sospechosos de haberse contagiado y sin poder hacerse las pruebas, porque ustedes han comprado test que no sirven, avocandoles a todos ellos y a sus familias a una presión aún mayor, unidades completamente diezmadas, como diezmados están algunos hospitales.

Ser guardia civil, significa servir, ofrecerse en cuerpo y alma, dar la vida si fuese necesario por los demás, nuestro mayor orgullo es poder servir a la sociedad, entiendo que el suyo sea servir a Su Persona, hoy tiene más significado que nunca el “Todo por la Patria”, esa expresión que ustedes, políticos escondidos tras discursos falaces y cifras mentirosas, ni entienden, ni les gusta, hoy como siempre mis compañeros enseñarán a toda la sociedad, y se lo enseñan a diario a usted Señor Presidente, que los menosprecia, lo que significa darlo “Todo por la Patria”, porque la patria es el conjunto de la sociedad, son los millones de personas confinadas, son los miles de contagiados, son los sanitarios, los servicios de emergencia, son los muertos, ser guardia civil es servicio, es defensa del bien común, de las leyes y en la Guardia Civil es además la continuidad de nuestros valores beneméritos. Ser sanitario Señor Presidente significa darse a los demás en cuerpo y alma para intentar sanarlos, para mitigar sus dolores, para darles calidad de vida. Ustedes los políticos, ustedes miembros del Gobierno han prostituido los valores de unos y otros.

Nos recuerda el JEMAD a diario que en esta lucha todos "somos soldados” y que como soldados debemos actuar con disciplina, los guardias civiles, nuestros guardias civiles, los guardias civiles de España, mis compañeros, lo hacen a diario, con todo lo que disciplina significa, obediencia a las leyes, a las órdenes, a los jefes y a ustedes, políticos sin escrúpulos que los han lanzado a las calles, llevándoles a un contagio y en algunos casos a una muerte segura, con disciplina actuan los millones de españoles que siguiendo sus instrucciones permanecen confinados, viendo como ustedes pasan de esa disciplina, se saltan la cuarentena según sus intereses políticos, disciplina, Señor Presidente, en uno de los momentos mas dificiles para España que nos piden a nosotros pero que no practican.

Sin medios, no hay victoria, tan solo con voluntad de servir, con moral, no se puede asegurar la pandemia, sin medios adecuados no se puede defender a la sociedad, sin medios, sanitarios y guardias civiles mueren.  Estamos librando una lucha sin cuartel, en la que la gente está muriendo a millares, en la que siguen cayendo a centenares guardias civiles y policías, en la que algunos de ellos mueren, en la que miles de sanitarios se han contagiado y en la que ustedes permanecen atrincherados esperando que pase la tormenta, tomando las decisiones tarde y mal, y culpando, ya han empezado a hacerlo, de sus malas decisiones a los demás.

Otro gallo nos cantaría si usted, señor Presidente, si sus vicepresidentes y ministros hubiesen asumido y hubiesen sido fieles al juramento empeñado al tomar posesión de sus cargos, si su pasión fuese amar a España, su país, señor Presidente y el mío, que significa amar a la sociedad a la que se sirve, como lo hacen cada día los guardias civiles y como reza la oración a los caídos que hoy encabeza este escrito en homenaje a mis compañeros caídos en esta lucha y a los sanitarios fallecidos. Le recuerdo a usted Señor Presidente y a sus ministros, tal y como nos recuerdan a nosotros cuando juramos bandera, que en su caso es jurar el cargo, que «Si cumplís vuestro juramento o promesa, España os lo agradecerá y premiará, y si no, os lo demandará», tampoco siguen algún ningún código ético, como lo hacen igualmente los sanitarios, rotos de dolor por tener que tomar decisiones que nunca deberían y que su código ético no les permite tomar, porque ellos Señor Presidentes no son Dios, no pueden, ni quieren disponer de la vida de los demás y usted les está llevando a ello.

Ahora todos tenemos que estar involucrados en esta lucha, aunque espero que tenga la decencia de asumir sus responsabilidades cuando todo esto acabe, que no se esconda tras los técnicos, que me temo que serán los auténticos cabezas de turco de toda esta historia, pero antes limpie su casa y depure a quien ha sido cómplice de sus decisiones o a quien le ha aconsejado u obligado a tomarlas, aprenda de la Guardia Civil, que aparta sus garbanzos negros cuando los detecta, los expulsa o los mete en la cárcel, siga su ejemplo, depure y asuma y después apártese, porque en su caso me temo que los garbanzos negros son mayoría en el saco.

Seguramente alguien le habló alguna vez de Avicena y no entendió usted bien, o no le explicaron con detenimiento lo que significaba aquello de que “La imaginación es la mitad de la enfermedad; la tranquilidad es la mitad del remedio; y la paciencia es el comienzo de la cura” que el médico y filósofo persa dijo, y usted está esperando con paciencia que todo pase, mientras el conjunto de la sociedad percibe que con la intranquilidad que ustedes trasmiten, no se ataja la pandemia.

No nos engañe Señor Presidente, no eche balones fuera, sólo ustedes son responsables voluntarios de sus propios contagios, pero sobre son ustedes los responsables necesarios de los contagios de sanitarios, guardias civiles, policías y militares, de sus muertes y de los contagios y de las muertes de miles de españoles, y recuerde los versos de la Oración a los Caídos del principio de esta carta, recuerde que guardias civiles, policias, militares, pero también los sanitarios, como valientes están luchando, y como héroes están muriendo, mientras ustedes se esconden, se saltan sus propias normas y les ningunean.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil retirado


Imprimir   Correo electrónico