El Ejército deja de patrullar la valla de Ceuta tras dos meses y medio ayudando a la Guardia Civil

Categoría de nivel principal o raíz: Actualidad NOTICIAS COVID-19

ejercito valla ceuta

Los efectivos de la Comandancia General militar de Ceuta dejaron el pasado sábado de patrullar el perímetro fronterizo de la ciudad autónoma, donde se destinaron soldados a principios de abril por primera vez desde 2005 con el fin de liberar unidades de la Guardia Civil para hacer cumplir las medidas de confinamiento en las barriadas de la periferia.

Según han indicado fuentes de la Delegación del Gobierno, la dotación local de la Benemérita será reforzada "durante la próxima semana" con efectivos procedentes de la península especializados en control de masas para garantizar la impermeabilidad del doble vallado de 8,2 kilómetros de longitud que separa la localidad española de Marruecos, sobre el que no se registran intentos de salto en grupo de inmigrantes indocumentados desde principios de año.

El Ejército ha utilizado efectivos del Tercio Duque de Alba II de La Legión, del Grupo de Regulares número 3 y del Regimiento de Caballería Montesa 3 para apoyar al Instituto Armado en las patrullas fronterizas, que comenzaron el 6 de abril y quedarán desactivadas con el final del estado de alarma, según ha acordado el Centro de Coordinación Operativa (Cecor) constituido en la Delegación para hacer frente a la pandemia.

En paralelo, esta semana ha comenzado la instalación en la parte superior de la valla exterior de Ceuta de unas defensas metálicas con forma de "peine invertido" que se proyectan hacia el territorio del país vecino y que se prevé que sean más efectivas y "menos cruentas" en caso de intentos de entrada irregular en territorio español que los alambres con cuchillas, las denominadas concertinas, que la coronaban hasta ahora.

Las obras de reestructuración del perímetro fronterizo local, que comenzaron a finales de 2019, deberían estar terminadas a finales de septiembre. Tienen un presupuesto de 8,3 millones y supondrán "un refuerzo de la seguridad" en la valla, donde según Interior "desde 2006 solo se habían hecho reformas concretas para reparar daños producidos por la climatología o por las entradas, a veces masivas, de personas".

Imprimir