hospimedica2

Los militares ponen fin a su participación en las patrullas conjuntas con Guardia Civil y Polícia Nacional

Militares en la frontera durante el estado de alarma

Seguirán en Ceuta y Meilla en el marco de la 'operación Balmis' cuyo número de efectivos es inferior ya al millar, al margen del personal militar sanitario

 Un nuevo paso en el repliegue de los militares en la operación Balmis. Hoy, el Ministerio de Defensa ha puesto fin a la colaboración con la Guardia Civil en las patrullas conjuntas de vigilancia en las fronteras. Así, según explica el Ministerio dirigido por Margarita Robles, los integrantes del Ejército de Tierra ponen fin a su colaboración en la vigilancia de fronteras interiores, acordadas tras el inicio del estado de alarma.

Solo mantendrán esa actividad en las fronteras sur de Ceuta y Melilla, según explican fuentes de Defensa.

En concreto, se ha retirado el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado en las fronteras interiores (las de Unión Europea, Francia y Portugal). Esta retirada se produce a petición del Ministerio del Interior.

Además de la colaboración en la vigilancia de Ceuta y Melilla, también se mantiene el apoyo a la vigilancia de infraestructuras críticas y la seguridad en las centrales nucleares.

Los puntos en los que los militares se retiran son los puestos de control fronterizos en Gerona, Huesca, Navarra, Pontevedra, Orense, Zamora, Cáceres y Badajoz. Aclaran desde Defensa, no obstante, que se mantendrán las capacidades para reponer este operativo si hiciera falta en un plazo no mayor a 24 horas.

Desde hoy, además del personal sanitario, serán menos de un millar los militares que formarán parte de las actividades diarias previstas en la operación Balmis.

Está previsto que en las labores de desinfección en áreas e infraestructuras críticas lo realicen 715 efectivos, distribuidos en 27 localidades. Hay que sumar los 2.995 efectivos de asistencia militar sanitaria.

Ya son solo 10 las residencias de ancianos previstas para su limpieza durante la jornada por los militares. Está prevista para hoy la entrada en la fase 3 del proyecto Atila en la residencia Villa Consolación en Zaragoza. Se trata de un robot que limpia la zona con rayos ultravioleta.

Además está previsto el apoyo a Cruz Roja en el transporte de alimentos en el municipio de San Cristóbal de la Laguna (Tenerife).


Imprimir   Correo electrónico