hospimedica2

Hasta un año para el regreso a la vida normal

LEVANTAR CONFINAMIENTO

¿Cuándo se podrá hacer vida normal en España? Es una de las preguntas más repetidas desde que empezó la cuarentena. Después de tantas semanas de confinamiento el cansancio se empieza a acumular, y es habitual fantasear con en el pasado y desear que la vida vuelva a su cauce.

Sin embargo, la respuesta no es sencilla, ya que el final del confinamiento no supone en sí mismo una vuelta a la normalidad. Las medidas de distanciamiento social seguirán presentes en muchos ámbitos. Algunos negocios, como es el caso de la hostelería, pueden tardar bastante en funcionar a pleno rendimiento.

En primer lugar se debe poner fecha al levantamiento de las medidas más duras del confinamiento. En España no existe todavía un horizonte claro, aunque en Alemania ya se ha confirmado que el 4 de mayo se pondrá fin a algunas restricciones, y que los niños volverán al colegio. Lo mismo sucederá en Francia el 11 de mayo.

Si el confinamiento durase en España tanto como en Wuhan (China), las primeras medidas no se levantarían hasta el 29 de mayo. Sería entonces cuando se podría empezar a hablar de una normalidad relativa.

Algunos expertos advierten que el retorno a normalidad será progresivo y muy lento. Es el caso del genetista e investigador Salvador Macip, que en una declaraciones a El Periódicoafirma que no se podrá hacer vida normal hasta dentro de un año.

Esto no quiere decir que la población vaya a pasar un año encerrada en sus hogares, sino que habrá que aplicar medidas de distanciamiento durante todo ese tiempo, e incluso alternar la vida normal con algunas semanas de cuarentena, según avance la pandemia y se consiga la inmunidad de grupo o una vacuna.

Es decir, habrá que acostumbrarse al uso de mascarillas o a las restricciones de aforo en restaurantes, bares, teatros y cines. El caso concreto de la hostelería es preocupante, ya que su apertura queda aún lejana, y cuando puedas volver a pisar un bar será con limitaciones e incluso con controles de temperatura para comprobar que no tienes fiebre.

Otro ejemplo a tener en cuenta es el de las playas. Todavía quedan dudas de que puedan abrir en verano. Aunque el confinamiento sea improbable en una fecha tan lejana, las medidas de distanciamiento pueden poner en peligro los baños en el mar, por más que hayan surgido ideas imaginativas como la de instalar mamparas de proxiglás sobre la arena; algo que, por otro lado, dista mucho de volver a hacer una vida normal.

No hay más que echar un vistazo a las calles de la provincia de Hubei (China), donde se levantó el confinamiento a finales de marzo, después de 2 meses de estricta cuarentena. Allí se pueden hacer actividades tan cotidianas como salir a la calle, montar en bicicleta, visitar comercios o ir a trabajar, además los residentes de la provincia pueden desplazarse a otras ciudades.

Sin embargo, la salud de los ciudadanos se rastrea a través de una aplicación, y si no disponen del código verde por parte de las autoridades sanitarias no pueden hacer vida normal. Además, antes de entrar en algunas atracciones turísticas hay controles de temperatura.

No se sabe con certeza si este tipo de medidas se impondrán en España. Pero si parece claro que hasta la aparición de un tratamiento o una vacuna, que puede llegar a tardar un año, habrá que asumir una nueva normalidad.

Enrique Fernández

ACCESO FUENTE 


Imprimir   Correo electrónico