hospimedica2

Sanidad enfrenta a Interior con policía, guardia civil y funcionarios de prisiones

ministro interior

El último protocolo aprobado por el Ministerio de Sanidad para fijar qué trabajadores están expuestos al coronavirus ha provocado un verdadero polvorín entre policías, guardia civil, personal aduanero, bomberos, personal de salvamento y empleados de instituciones penitenciarias. Todos ellos han quedado fuera de las tablas que fija el nivel de exposición al virus.

Sindicatos de estos colectivos culpan al departamento de Fernando Grande-Marlaska, a quien se le había reclamado con anterioridad ser considerados personal de alto riesgo. Todos ellos estaban considerados únicamente personal de baja probabilidad de exposición, lo que ya había provocado diversas quejas ante el Ministerio del Interior. A los policías y guardias civiles que están en la calle a diario durante la pandemia no se les está proporcionando el material necesario, o está llegando a cuentagotas, para su protección porque, entre otras cosas, se considera prioritario cubrir primero al personal de alto riesgo, com o son los sanitarios en contacto directo con las personas contagiadas.

Por eso, estos colectivos habían reclamado a Interior que se modificara su condición y se les considerara personal de riesgo. Por ejemplo, entre empleados de instituciones penitenciarias cuentan ya con 182 trabajadores infectados y 1017 en cuarentena, lo que hace casi 1.200 trabajadores que ya se encuentran de baja.

TRES NIVELES DE EXPOSICIÓN

Sin embargo, el nuevo protocolo aprobado por Sanidad ha dejado fuera de la tabla a todos estos colectivos. Desde Interior se da una explicación. Se les ha dejado fuera de las tablas para que no aparezcan en la mínima calificación e baja probabilidad. El objetivo es que se pueda considerar a cada trabajador en cualquiera de las tres columnas (exposición de riesgo, exposición de bajo riesgo y baja probabilidad de riesgo) dependiendo de la función que desempeñe.

grupos de riesgo

De hecho, junto al protocolo se ha difundido una nota interpretativa que aclara que se trata “de ejemplos de actividades, no de una relación exhaustiva de las mismas”. Y añade: “las personas trabajadoras pueden ser ubicadas en cualquiera de los tres escenarios definidos, no de manera permanente y general, sino siempre en función de la naturaleza de las actividades y evaluación del riesgo de exposición”.

“FALTA DE RESPETO Y NINGUNEO”

Para el portavoz del sindicato mayoritario de Policía Nacional Jupol, Pablo Pérez, la explicación ofrecida es “absurda” y la realidad es que se está demostrando una “falta de respeto y ninguneo” a la labor policial. Desde que comenzó el estado de alarma, este colectivo se ha intentado poner en contacto con el departamento de Grande-Marlaska en varias ocasiones, sin recibir respuesta. Se ha reclamado en diversas ocasiones ser considerado colectivo de alto riesgo, recibiendo “la callada por respuesta”.

Respecto a la nota interpretativa considera que es una manera de engañarles porque nadie ha explicado quién va a ser el encargado de catalogar el riesgo de cada trabajador. A su juicio, no se puede determinar que el policía que está en la calle es de alto riesgo y no el agente que se encuentra en comisaria porque está expuesto al mismo riesgo, dado que se pueden contagiar unos a otros. “Aunque la realidad es que ahora ni siquiera estamos catalogados. Nos han dejado fuera”, espeta Pérez.

FUTURAS RESPONSABILIDADES POR NEGLIGENCIA

Por ahora, se ha remitido una carta al Ministerio de Sanidad reclamando que se informe de los motivos de haber eliminado a policías y guardias civiles en el protocolo y solicitar que se les considere personal de exposición de riesgo, “y que se haga efectiva de forma urgente”. Y más adelante estudiarán si exigir responsabilidades por negligencias.

Por su parte, el secretario general de la asociación profesional de la Guardia Civil Jucil, Ernesto Vilariño, advierte que van a elaborar una queja formal al Ministerio de Sanidad y al de Interior. En su caso, desde el 9 de marzo han remitido diversos documentos a ambos ministerios reclamando material de protección y la consideración de ser considerado personal de alto riesgo, sin haber recibido respuesta a ninguna. Vilariño recuerda que ya hay seis guardias civiles fallecidos por coronavirus sin contar todas las bajas por positivos y cuarentenas.

“BLANQUEAR LA SITUACIÓN”

Los funcionarios de prisiones también han mostrado su profundo malestar por esta situación. Desde el sindicato Csif prisiones, su responsable Jorge Vilas, considera que Interior ha pretendido “blanquear” la situación de estos colectivos y frenar las reivindicaciones que se estaban haciendo para salir del grupo de exposición baja y ser considerados de alto riesgo. “Pero la realidad es que nos quedamos como estamos porque no se nos ha considerado personal de alto riesgo”, explica.

Esto significa que no tienen prioridad a la hora de recibir material ni realizar lo test de detección del virus. “Por nuestra parte vamos a seguir exigiendo que se nos considere personal de riesgo”. Consideran que se trata de una manera deblanquear” el malestarque ya existía entre estos colectivos por no ser considerados personal de riesgo.

RESPUESTA DE LOS TRIBUNALES

De hecho, para poder conseguir material de protección varios de estos sindicatos han recurrido a los tribunales par exigir que desde los organismos públicos correspondientes se les proporcionara material par trabajar en condiciones seguras.

La respuesta de los tribunales no ha sido siempre la misma. En aquellos juzgados que se les ha rechazado sus pretensiones, como por ejemplo la Audiencia Nacional, el principal argumento es que hay colectivos de riesgo prioritarios a ellos, como son lo sanitarios y, por tanto, es el Gobierno el que debe priorizar a quién destinar el material, teniendo en cuenta que no hay suficiente para todos.

No obstante, ha habido otros jueces más sensibles a sus peticiones. Desde el Tribunal Superior de Justicia de Madrid sí acordó el envío de material a la policía, tal y como solicitó Jupol. En su resolución, la Sala de lo Social advertía que “es palmario el riesgo al que el colectivo representado por el sindicato actuante se ve expuesto ante la insuficiencia de medios, la cual, desgraciadamente, también es notoria y no necesita una especial acreditación, al menos, en este momento”.

Los Mossos d’Esquadra también tuvieron más suerte después de que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ordenara a la Conselleria de Interior equiparles con material de protección así como de desinfección, al considerar que los agentes están en “riesgo grave, en ocasiones mortal y siempre inminente”. De hecho, este tribunal recordaba que éstos realizan una trabajo de servicio público y hay que protegerles para ello.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico