Policías se querellarán contra el Gobierno por obviar el informe que alertó del Covid

Categoría de nivel principal o raíz: Actualidad NOTICIAS COVID-19

 sanchez rueda prensa

El jefe de riesgos laborales avisó el 24 de enero del peligro del virus. Un día antes, el médico del cuerpo dijo que no había motivos para la alarma.

Policías nacionales preparan una querella contra el Gobierno por hacer caso omiso al informe del 24 de enero firmado por el cesado jefe del servicio de prevención de riesgos laborales del cuerpo, José Antonio Nieto González, en el que pedía a los agentes extremar las medidas de protección ante el hallazgo de una nueva enfermedad llamada "nuevo coronavirus". Ni la cúpula de la Policía ni el Gobierno hicieron nada. Ahora el país se encuentra en estado de alarma y casi 2.000 funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han infectado. Ante esta situación el sindicato Jupol ha decidido que va a acudir a los tribunales.

La querella se dirigirá contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, según explica a La Información el secretario general de Jupol, José María García. Prevén presentarla en el Tribunal Supremo, una vez finalice el confinamiento, al entender que el departamento que dirige uno de los altos cargos incluidos en el comité de gestión del coronavirus en Moncloa actuó con "negligencia" en las semanas previas a que la enfermedad se extendiera por todo el país. El sindicato no descarta incluir a Pedro Sánchez en la querella, según apunta García.

Los antecedentes son claros, indica el líder de la organización en conversación telefónica. Él ha sido, por cierto, uno de los policías que ha dado positivo por coronavirus; ya se encuentra recuperado. García relata que el pasado 23 de enero se celebró una reunión de la Comisión de Seguridad y Salud Laboral Policial en Madrid. A ella asistieron los vocales representados en el Consejo de la Policía. La Subdirectora General de Recursos Humanos y Formación, Pilar Allué, incluyó en el orden del día la participación del doctor Carlos Godás, jefe de los servicios médicos del cuerpo, para explicar el avance del coronavirus en China y su posible entrada en España vía fronteras.

En esa reunión, siempre según la versión del sindicato, el doctor Godás explicó que España no debía preocuparse en ese momento por la enfermedad y que la Dirección General de la Policía tenía la situación controlada. También añadió, aseguran, que los agentes contaban con los medios de protección necesarios ante cualquier incidencia. Que no había ningún motivo para la alarma, en definitiva, ya que los casos estaban localizados en China y Corea del Sur.

Un día más tarde, el 23 de enero, se conoció el informe de Nieto, mando que fue cesado días más tarde. En el documento, el responsable de riesgos laborales de la Policía recomendaba a los agentes que utilizaran guantes y mascarillas ante una enfermedad que "puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e incluso la muerte", advertía en el texto fechado en un momento en el que las autoridades sanitarias aún no habían dado ninguna indicación a la ciudadanía.

Fuentes oficiales del Ministerio del Interior afirman, por su parte, que en ese momento se emitieron dos circulares, una para la Policía Nacional y otra para la Guardia Civil, para que los funcionarios extremaran las precauciones en las fronteras, especialmente en Barajas y El Prat, con los viajeros procedentes de China y Corea. El protocolo de actuación que fijó el departamento de Grande-Marlaska a través de las dos direcciones generales contemplaba el uso de guantes y mascarillas con esos turistas. Los sindicatos y asociaciones pidieron entonces tomar la temperatura a estos viajeros, pero los servicios sanitarios lo descartaron por ser una medida de escasa fiabilidad para determinar si el ciudadano asiático estaba infectado.

El relato de los hechos continúa con la llegada a Madrid, el 31 de enero, de los españoles repatriados de Wuhan, la ciudad epicentro del coronavirus. El avión aterrizó en la base aérea de Torrejón de Ardoz y los agentes policiales que los recibieron ya emplearon material sanitario de protección. Todos ellos fueron trasladados a la planta 17 del Hospital Gómez Ulla en un autobús escoltados por agentes policiales.

Interior añade que el siguiente hito se produjo a finales de febrero, cuando se detectó un brote de coronavirus en el hotel de Tenerife que acabó siendo cerrado a cal y canto. Entonces el ministerio ya envió más protección a los agentes que custodiaron el establecimiento del sur de la isla durante varios días. A partir de ese momento empezaron a calibrar la amenaza que representaba el virus y su gran facilidad de contagio.

Todos estos hechos, y la falta de mayores medidas de protección para los policías, han llevado a Jupol a plantear esta querella en los tribunales. Consideran que Interior actuó tarde y ahora piden responsabilidades. Y no solo del ministro sino que también reclaman explicaciones tanto del director general como del director adjunto operativo (DAO), según explica José María García.

CASI 2.000 FUNCIONARIOS INFECTADOS Y NUEVE FALLECIDOS

1.897 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil han dado positivo por coronavirus a fecha 2 de abril. A ellos hay que añadir los que se encuentran en cuarentena por haber tenido contacto con un infectado. La sotuación para ellos es preocupante. Según los datos del Ministerio del Interior difundidos por Efe, la distribución de los infectados es la siguiente: Guardia Civil (641), Policía Nacional (526), Ertzaintza (97), Mossos d'Esquadra (92), Policía Foral de Navarra (25) y diferentes policías locales (516). A salvo aún de positivos se encuentran los efectivos de la policía canaria.

Entre todos estos cuerpos, el coronavirus ya se ha llevado la vida de nueve miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, además de dos militares. Son, al menos, cinco guardias civiles, dos policías nacionales, un mosso y un policía municipal de Madrid. Para evitar los contagios Interior ha repartido más de 1,8 millones de mascarillas y 650.000 guantes para proteger a las fuerzas de seguridad.
Querella contra el comisario y jefe operativo de San Blas

Jupol ya ha presentado hace unas horas una querella contra el comisario y el jefe operativo de San Blas, en Madrid. Según denuncia el sindicato, los dos superiores "obligaron" a dos agentes de la comisaría a trasladar al mando principal al hospital con síntomas compatibles con el coronavirus. Las pruebas confirmaron el positivo. Los policías se encuentran confinados en su domicilio.

Imprimir