hospimedica2

La Guardia Civil de Cádiz clausura una peluquería clandestina que funcionaba a puerta cerrada en Puerto Serrano

pelu clandestina

Han sido denunciados el peluquero que la regentaba y cuatro clientes que se encontraban en su interior al carecer de medidas de protección y no respetar la normativa decretada durante el estado de alarma

La Guardia Civil de Cádiz ha clausurado una peluquería clandestina que se había instalado en un garaje particular de la localidad de Puerto Serrano y que funcionaba careciendo de cualquier tipo de autorización administrativa para ejercer.

En el momento de la intervención, se encontraban en su interior el peluquero que la regentaba y cuatro clientes. Todos ellos han sido denunciados por vulneración de la normativa que regula los desplazamientos y práctica de actividades comerciales durante la vigencia del estado de alarma decretado por el COVID-19. Al peluquero, además, se le ha abierto un expediente que será remitido a la Inspección de Trabajo.

La actuación se desarrolló en la localidad de Puerto Serrano, sobre las 13,30 horas del pasado día 2 de abril, cuando los guardias civiles de la localidad serrana, tuvieron conocimiento de que en un garaje del municipio se estaría llevando a cabo una actividad mercantil sin contar con las prescriptivas autorizaciones y al margen de la normativa que regula los desplazamientos y que limita las actividades comerciales que no se consideran indispensables, todo ello como medida para evitar la propagación del Covid-19.

Cuando los guardias civiles llamaron a la puerta del garaje, la sorpresa fue mayúscula, puesto que en el interior del reducido garaje se encontraba el peluquero con un cliente al que estaba atendiendo en ese preciso momento y otros tres clientes que aguardaban su turno, todo ello con un manifiesto desprecio para cuantas medidas de protección, se ha establecido para evitar contagios.

Por todo ello todos los presentes fueron denunciados al Real Decreto 463/2020, que regula los desplazamientos y actividades comerciales no indispensables durante la vigencia del Estado de Alarma, además al responsable de clandestino establecimiento se la ha abierto un expediente sancionador que será remitido a la Inspección de Trabajo.

Otras actuaciones en la provincia

Por otro lado, en Chipiona la Unidad de Seguridad Ciudadana, con el apoyo de la Policía Local, disolvieron un botellón que unos jóvenes había organizado en el interior de un remolque para caballos.

Asimismo, en Chiclana de la Frontera, se detuvo a un ciudadano alemán por vulnerar de manera reiterada la prohibición de desplazamientos no esenciales, ya que pretendía volver a su país visitando todo el litoral mediterráneo en su turismo.

Por último en Barbate, la Guardia Civil interceptó a un joven que practicaba surf en la playa de Mangueta, tratando de huir de los agentes y resultando lesionado uno de ellos en la actuación.

Además, la Guardia Civil de Cádiz ha investigado a una mujer por llevarse a su marido a la fuerza del hospital de Villamartín, el cual había ingresado en dicho centro, por presentar sintomatología compatible con coronavirus, estando a la espera del resultado del test, que finalmente arrojó resultado positivo.

La mujer accedió a la zona de aislamiento sin ninguna medida de protección frente al contagio. Más tarde llevó a su marido al hospital de Ronda, donde fueron localizados por la Guardia Civil, quienes escoltaron la ambulancia que trasladó al marido de vuelta al hospital de Villamartin y a la mujer a la finca donde reside, lugar donde debe permanecer en cuarentena por decisión judicial.


Imprimir   Correo electrónico