hospimedica2

Francia confiscó un millón de mascarillas destinadas a España durante 15 días

covid 19 material retenido francia

Un pedido de cuatro millones de una multinacional sueca que transitaba por Marsella y Lyon fue requisado el 5 de marzo. Tras 15 días de presiones diplomáticas del Gobierno nórdico, París dejó salir el envío a España y otro millón destinado a Italia

En la guerra de las mascarillas, vale todo. No hay amigos. El 5 de marzo, las autoridades francesas requisaron un pedido de cuatro millones de mascarillas de una empresa sueca que circulaba por Francia. Tras 15 días de tensiones y presiones diplomáticas del gobierno nórdico, París dejó que la mitad del envío llegara a sus destinos finales, España e Italia.

La noticia ha sido revelada por L'Express. El producto, crítico en la lucha contra la epidemia de coronavirus, pertenecía a la empresa sueca Mölnlycke, un gigante especializado en productos desechables, que pertenece al poderoso grupo familiar Wallemberg, florón del capitalismo nórdico.

La multinacional distribuye desde una plataforma logística de Lyon. Y allí estaba el envío, llegado de China al puerto de Marsella. Dos días antes, el presidente de la República, Emmanuel Macron, había firmado un decreto que permite al Gobierno requisar todo producto necesario en la lucha contra la epidemia.

Dicho y hecho. El Secretariado General de la Defensa y la Seguridad Nacional (SGDSN), órgano asesor del primer ministro, considera que la gestión de los stocks de mascarillas son asunto que concierne a la seguridad nacional, ergo suyo. El presidente, al fin y al cabo, había declarado la guerra al virus en una alocución solemne desde el Elíseo.

"Nuestros interlocutores lloraban por teléfono. Tenían necesidad de las mascarillas. Era terrible", explica al semanario una fuente anónima de la multinacional.

Alertado el Gobierno de Suecia y sus servicios diplomáticos, la SGDSN cedió tras dos semanas de tira y afloja. Pero lo que L'Express pone en boca de un cuadro del organismo gubernamental es muy feo: "De hecho, tenemos instrucciones de no requisar toda la producción con el fin de dejar un poco a los amigos", esto es, los países europeos.

Así que Francia dejó, finalmente, llegar a sus destinos finales, España e Italia, dos millones de mascarillas. Se quedó el resto, destinado a Francia y a la reexportación.

A raíz del incidente, la empresa sueca evita que sus mercancías circulen por Francia. Las recibirá en un puerto belga para distribuir desde plataformas logísticas de este país y de la propia Suecia.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico