ENTREVISTA A IÑIGO GÓMEZ-PINEDA GOIZUETA

Categoría de nivel principal o raíz: Actualidad Entrevistas

ic3b1igo gc3b3mez pineda

En el seno de la Fundación Villacisneros nace el Proyecto Dignidad, una iniciativa de la sociedad civil, estrictamente privada con un compromiso con las víctimas del terrorismo, la verdad, la justicia y  por la responsabilidad con el devenir de España, asumiendo el reto de demostrar, que se puede luchar con armas legales, contra la impunidad y restablecer la dignidad que supone para toda sociedad, la justicia.

Con esa iniciativa Fundación Villacisneos quiere contribuir dar conocimiento público y a afianzar la memoria y la dignidad colectiva de las victimas. U objetivo principal es llegar a lograr éxitos judiciales para conseguir resolver el mayor número posible de los más de 300 asesinatos de ETA sin esclarecer.

En Benemérita al Día, desde el principio de su andadura, nos comprometimos en esa defensa y en el reto de recordar a las victimas del terrorismo, como los auténticos héroes de nuestra sociedad, los que hicieron posible con su sacrificio una sociedad mejor, por eso quisimos conocer a quien lidera desde Fundación Villacisneros esta inciativa y conocer la misma un poco más.

Esta es la entrevista a Iñigo Gómez-Pineda, Patrono-Presidente de la Fundación:

¿Quién es Iñigo Gómez-Pineda?

Definirse a uno mismo es muy difícil pero la mejor manera de hacerlo es contando en lo que uno cree. Yo creo profundamente en los valores que defiende la Fundación Villacisneros. Creo en los principios del humanismo cristiano basados en la dignidad de la persona y que todos nacemos iguales y con la misma dignidad y creo también en España. Me siento profundamente español y pienso que hay que defender el legado que hemos recibido para poder transmitirlo en mejores condiciones. Además de esto, soy un empresario, soy de Pamplona pero antes que nada soy un padre de familia con cuatro hijos que cree que la sociedad civil debe tener un protagonismo en los acontecimientos y en el desarrollo de España.

¿Qué es la Fundación Villacisneros y por que nace?

La Fundación Villacisneros es una institución privada y sin ánimo de lucro, fundada en el año 2007 con el objetivo de promover los principios y valores que emanan de la dignidad de la persona y constituyen la esencia de la civilización occidental. Nuestra razón de ser se puede resumir en cinco líneas fundamentales: Contribuir a potenciar la reflexión y el pensamiento crítico con el fin de promover cambios y mejoras en la sociedad, promover la educación en valores, defender, apoyar y sensibilizar a la sociedad sobre la memoria, dignidad y justicia en relación a las víctimas del terrorismo, defender el derecho a la vida y apoyar el conocimiento y difusión del patrimonio cultural y la historia de España.

¿Hemos perdido los valores básicos como sociedad?

En la Fundación Villacisneros creemos que sí. La crisis que hay en la sociedad española y no solamente en la española sino en la europea es producto de una crisis de valores. Creemos que se habla demasiado de la crisis económica aunque exista pero que la fuente o la causa de todo es esa crisis de valores que consiste básicamente en el que ahora se nos está educando en los principios del relativismo, es decir, que no hay nada que sea verdad o que sea mentira. Para decirlo más claramente: que la verdad no existe. Y cuando la verdad no existe, no existen valores que la respalden. Precisamente los principios del humanismo cristiano, el principio fundamental, la parte de la dignidad de la persona, es la búsqueda de la verdad. La verdad existe y la búsqueda de ella nos hace mejores.

¿De verdad hemos llegado a ese punto en el que es necesario dar a conocer y defender nuestro patrimonio cultural y nuestra historia?

Sin duda. Yo creo y hablo de mi experiencia personal: a mi de pequeño, en mi casa, una familia de siete hermanos, me educaron en sentirnos españoles y estar orgullosos de nuestra historia y del legado que hemos recibido y del compromiso de transmitirlo. Independientemente de que uno nazca con un dni español, hay que hacer que se produzca ese sentimiento de orgullo, ese sentimiento  de responsabilidad, de compromiso con el desarrollo de la empresa de todos que es España.

Háblenos del Proyecto Dignidad, uno de los pilares de la fundación.

El Proyecto Dignidad nace de una iniciativa de la sociedad civil, estrictamente privada con un compromiso con las víctimas del terrorismo: por la verdad, la justicia y por la responsabilidad con el devenir de España, asumiendo el reto de demostrar, que se puede luchar con armas legales, contra la impunidad y restablecer la dignidad que supone para toda sociedad, la justicia. Con esta iniciativa, queremos contribuir al conocimiento público para afianzar la memoria y la dignidad colectiva de las víctimas. El objetivo principal es alcanzar éxitos judiciales que consigan resolver el mayor número posible de los casi 300 asesinatos de ETA sin esclarecer.

¿Están las víctimas del terrorismo desprotegidas?

Si preocupante resulta la indiferencia general de la sociedad ante esta vergüenza, más aún lo es la pasividad y la inacción de las autoridades que, pudiendo prohibirlos o perseguirlos judicialmente, no hacen ninguna de las dos cosas. Vamos a seguir demandando el amparo para las víctimas en los Tribunales. Es fundamental seguir confiando en la Justicia y en nuestro Estado de Derecho. Los Tribunales son el último recurso al que los demócratas podemos acogernos en demanda de nuestros derechos y el lugar ante el que exigir que aquellos que no respetan la ley sean censurados.

¿Cree que el hecho de que se permitan los homenajes a los terroristas etarras demuestra que somos una sociedad enferma?

Yo creo que sí. Hay dos tipos de enfermedades: la del País vasco, que tiene una actitud activa en el sentido de que organiza el homenaje y le parece que está bien alabar y reconocer que el matar no ha sido malo, sino que el matar ha tenido causas y que está justificado. Lo que parte de la sociedad del País Vasco da muestras de que le parece que está bien. Y por eso es una enfermedad y las personas que tienen esta enfermedad lo único que tienen es el código penal y hay que aplicarles la ley porque debajo de la ley, estamos todos.

En el resto de España, la enfermedad es por omisión. Miramos esto de una forma pasiva creyendo que alguien habrá que lo solucione. Estamos indignados pero es una indignación teórica que no nos hace dar el paso de comprometernos con la solución. Y es ahí donde la Fundación Villacisneros quiere servir como palanca, como instrumento para que la sociedad civil se movilice y pase de la indignación teórica a una posición activa, materializando esa indignación en hechos concretos.

La Fundación ha denunciado estos homenajes, ¿Por qué se han visto ustedes en la obligación de denunciarlos?

Son casi 300 los actos de homenaje y enaltecimiento que hemos denunciado ante la Fiscalía General del Estado y la Audiencia Nacional en el último año y medio. Vamos a continuar denunciando ante la Justicia todos los actos de enaltecimiento a terroristas que conozcamos. Lo haremos hasta que cesen o el Gobierno los impida o los persiga judicialmente. Las víctimas tienen que sentirse respaldadas por los españoles de bien.

La defensa de las víctimas, la resolución de los más de 300 atentados de ETA aún sin resolver ¿no debería asumirla el Estado?

En la Fundación Villacisneros creemos que el Estado de Derecho en este campo no ha existido. Que haya una impunidad de alrededor de un 45%  de los asesinatos de ETA es realmente escandaloso y la Audiencia Nacional y el sistema judicial tenía que haber actuado de oficio pero, como está demostrado en diferentes libros, informes, estudios… hay sumarios perdidos, otros que solo tienen un par de páginas… es decir, casos que no han sido investigados, sumarios que se han sobreseído sin mayor estudio o análisis. Es escandaloso. El Estado de Derecho no ha funcionado en este aspecto y el sistema judicial tampoco. Pero al final, la responsabilidad es de la propia sociedad española. La sociedad española no se ha comprometido y no ha sido suficientemente activa para conseguir que el Estado de Derecho y el sistema funcionase y diera a las víctimas lo que reclaman, que no es otra cosa que justicia.

Cuando hablamos de un 45% de casos sin resolver solo consideramos los casos en los que no hay ninguna sentencia pero, si consideramos resueltos  solamente aquellos casos que tanto los culpables directos como los indirectos tienen sentencia, solamente se han resuelto el 7% de los casos. Tenemos una responsabilidad grandísima con las víctimas del terrorismo porque éstas son víctimas que han sido asesinadas por ser españoles. Son nuestros compatriotas y les estamos dejando en el olvido.

¿Por qué cree que no la han asumido los distintos Gobiernos?

La opinión de la Fundación Villacisneros y la mía personal es porque se ha pactado con ETA y parte de ese pacto con ETA está el dejar pasar, no investigar y no profundizar en los casos que hay sin resolver. Y no solamente eso, de hecho si vemos los etarras que hay en la cárcel, los que había hace diez años y los que hay ahora , sin tener el porcentaje concreto, sí que es una realidad que van saliendo en un goteo continuo sobre el que los medios de comunicación no hablan como también queriendo ocultar lo que se pactó en la época de Zapatero, es decir, el gran culpable es el presidente Zapatero que pactó con los etarras y dentro de ese pacto, está incluido todo lo que está ocurriendo ahora.

Gobiernos de distinto signo político nos han venido vendiendo el fin de ETA, pero... ¿Está ETA realmente derrotada?

Es incoherente reivindicar la derrota de ETA cuando se toleran rituales con los que los terroristas se desprenden de toda culpa y responsabilidad, reforzando un esquema moral que justifica el terror mediante ese reconocimiento social y político. Se impone un relato que culpabiliza a las víctimas y absuelve a los verdugos. Algunos de los que dicen estar indignados no hacen mucho o directamente nada por impedir esta gran injusticia. Se promete honrar a las víctimas y la deslegitimación del terrorismo, pero la realidad es que los actos evitan deslegitimar a quienes imponen el control del espacio público, a quienes tuvieron y tienen como misión la no condena de ETA y, por tanto, la legitimación del terror nacionalista.

Vía Nanclares, ¿Por qué cree que no se exige a los terroristas su colaboración para esclarecer estos asesinatos y a pesar de ello se les permite acogerse a la misma?

Esto es una opinión personal pero corroborada y respaldada por los hechos. La vía Nanclares estaba regulada de tal manera que debían producirse varias condiciones. La primera es reconocer el mal causado, es decir, reconocer que se había actuado de forma penalmente castigable. Segundo, había que salirse de la organización que respaldaba a los presos que estaban en la cárcel y además había que colaborar con la justicia. Y esto quiere decir, ayudar a que se resuelvan los casos que permanecen en la impunidad. Pues bien, no hay ningún caso que se haya resuelto por la colaboración de los cerca de treinta etarras que se han acogido a la vía Nanclares. Incluso hay gente que respalda la posición de que la colaboración con la justicia es una delación. Eso es una contradicción en términos iniciales, es decir: cuando uno se arrepiente de lo que ha hecho, su obligación precisamente es delatar al que lo ha hecho. Cuando uno  reconoce que hay un mal que se ha causado, su responsabilidad, ya que está arrepentido, es colaborar con la justicia para los que han asesinado carguen con las culpas y se actúe sobre ellos. A pesar de que eso no se ha producido, los etarras se han podido acoger a la vía Nanclares en un proceso también que está dentro de la negociación y el pacto con los etarras.

¿Qué opina sobre el hecho de que EHBildu presida una comisión de Derechos Humanos?

Es una vergüenza. Es inaceptable que un colectivo que siempre ha despreciado, insultado, vilipendiado y señalado a los colectivos de la Guardia Civil y Policía Nacional, culpándolos de las muertes de terroristas de ETA, sean los que ahora presidan una comisión de Derechos Humanos. Hay que tener presente que son aquellos que no han reconocido jamás todo el daño que ETA ha hecho a las víctimas. Son aquellos que continúan defendido a los verdugos y que ahora además tratan de criminalizar a los dos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que más víctimas del terrorismo tienen, tratando de equiparar a víctimas y verdugos. En sí mismo, el que Bildu presida una comisión de Derechos Humanos es escandaloso. Pero es que, no solo preside una comisión de Derechos Humanos sino que preside, dirige, coordina de acuerdo con el gobierno del PNV del señor Urkullu una comisión que va a decidir fuera del sistema judicial las indemnizaciones y beneficios bajo la ley de abusos policiales. Esto quiere decir, que han decidido que el sistema judicial no sirve y que la simple denuncia o noticia en un periódico de que una persona ha sido sometida a un abuso policial, esta comisión va a decidir si es merecedora de una indemnización o no.

Y por último, ¿cómo pueden ponerse en contacto las víctimas con la Fundación para acogerse al Proyecto Dignidad?

Pueden hacerlo a través de nuestro número de teléfono 91 202 25 95. También a través del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o bien entrando en nuestra web y escribiendo un mensaje en la parte de Contacto (arriba a la derecha) para que les llamemos. Las víctimas deben tener presente que estamos dispuestos a prestar asesoría legal gratuita ante los Tribunales para el esclarecimiento de los crímenes de Eta que todavía no tienen autor conocido. Es lo menos que podemos hacer para demostrarles que no están solas y que, a pesar del tiempo transcurrido, recordamos el horror padecido y nuestro deber de apoyar a todas.

Una entrevista de Antonio Mancera Cárdenas

Para Benemérita al Día

Imprimir