hospimedica2

La Fiscalía pide tres años de prisión a dos mossos por encubrir a Puigdemont hasta Bélgica

expresident carles puigdemont

Los dos agentes iban con el expresidente catalán cuando fue arrestado en Alemania en marzo de 2018

La Fiscalía solicita tres años de prisión e inhabilitación por un presunto delito de encubrimiento para los dos mossos d’Esquadra que acompañaban al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont cuando fue arrestado en Alemania en marzo de 2018, mientras trataba de llegar a Bélgica y evitar ser arrestado por una orden europea e internacional de detención.

Según confirman fuentes jurídicas, la Fiscalía ya ha entregado al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional el escrito de acusación contra lo agentes Carlos de Pedro López y Xavier Goicoechea. Inicialmente, el juez que abrió la investigación también imputó al historiador Luis Alay y el empresario amigo del expresident, Josep María Matamala, aunque el instructor finalmente planteó su sobreseimiento.

Según recogía el magistrado Manuel García Castellón en el auto por el que daba por concluida la investigación, los dos agentes “puestos de común acuerdo, ayudaron a Carles Puigdemont a intentar sustraerse a la acción de la justicia cuando este último se desplazaba desde Helsinki (Finlandia) hasta su domicilio de Bélgica”.

Puigdemont tenía una orden de búsqueda y detención europea emitida por el Tribunal Supremo y los dos mossos, se encontraban de permiso esos días, junto con Matamala y Alay, y acompañaban a Puigdemont cuando este fue detenido en la localidad alemana de Jagel por la policía de aquel país, en cumplimiento de la citada orden de detención.

El magistrado alega que los mossos eran conocedores de la situación de búsqueda y captura que pesaba sobre el expresident “cuando le prestaban ayuda para desplazarse por carretera desde Helsinki (Finlandia) hasta Bruselas (2.370 kilómetros, un trayecto en ferry)”, remarca el auto. Por tanto, toda la actuación de los investigados “estaba dirigida a evitar la captura del huido”, “logrando de esta forma su sustracción a la acción de la justicia”.

Sobre los dos mossos, el auto dictado el pasado 14 de febrero, relata que se desplazaron a Waterloo el 19 de marzo de 2018 “al tener varios días de permiso”, que se les requirió “por parte de una persona que no ha sido identificada”, que el día 23 que recogiesen a Puigdemont y salieron hacia Estocolmo, donde le recogieron.
En aquel momento, el expresident estaba siendo investigado por el Tribunal Supremo junto al resto de investigados en la causa del ‘procés’ por un supuesto delito de rebelión, pero no había comparecido ante el alto tribunal y vivía en Bélgica. “Todos estos datos eran por ello conocidos por los investigados cuando prestaban ayuda a Carles Puigdemont”, sostiene la resolución.


Imprimir   Correo electrónico