hospimedica2

Un agente de la Guardia Civil ha resultado herido tras un nuevo incidente con narcotraficantes en Mijas (Málaga)

blindado gc nissan

Dos vehículos impactaron con la patrulla policial a la altura de Mijas durante un operativo que continúa abierto y se ha saldado ya con varios detenidos

Un agente de la Guardia Civil resultó herido en Mijas, durante una intervención contra el narcotráfico en el litoral malagueño desarrollada en la madrugada del pasado lunes.  Durante una persecución dos de los vehículos que conducían los delincuentes impactaron varias veces contra la patrulla policial, según las fuentes consultadas.

Desde el pasado 29 de agosto, 12 agentes de la Guardia Civil y un Policía Nacional han sufrido heridas de diversa consideración en seis incidentes similares con narcotraficantes en el Campo de Gibraltar y la Costa del Sol. Además, una mujer y un hombre también sufrieron lesiones el pasado jueves cuando un todoterreno que huía de una patrulla policial impactó contra un vehículo y un ciclista en Estepona.

El último accidente ocurrió en la noche del lunes después de que los agentes detectaran un alijo de hachís una playa de la Costa del Sol. Comenzó entonces un operativo para intentar detener a las personas implicadas. Durante la persecución y a la altura de Mijas, dos de los vehículos de los narcos golpearon lateralmente y en diversas ocasiones al coche de la Guardia Civil. El agente herido se encuentra bien y no tuvo que ser hospitalizado.

La operación iniciada por la Guardia Civil el pasado lunes continúa abierta y ha servido para detener ya a varios miembros de una organización dedicada al tráfico de drogas. Ante la presión policial desarrollada en el Campo de Gibraltar -como ejemplifican las tres macrooperaciones realizadas en los últimos diez días en la zona- este tipo de grupos se está desplazando cada vez más al litoral malagueño, según fuentes policiales.

Durante una reciente visita a Cádiz, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, achacó a la “desesperación” de los narcotraficantes el incremento de la violencia contra las fuerzas de seguridad del Estado. Un agente de la Guardia Civil con experiencia en el terreno añade que otra de las razones es que cada vez hay más dinero involucrado. “Quienes trabajan para estas organizaciones tienen las instrucciones muy claras: deben conseguir que la mercancía llegue a su destino pase lo que pase”, indica la misma fuente. Y, a cambio del mayor riesgo, su sueldo crece.

Al menos uno de los detenidos en los incidentes recientes ha quedado en libertad con cargos.