hospimedica2

La Guardia Civil de Cantabria detiene al presunto autor de la muerte de un perro mediante un disparo de escopeta

521253 encuentra replica coche guardia civil

El detenido además carecía de licencia de armas y tenía en su poder varias escopetas de un familiar fallecido.

16 de Septiembre de 2020. La Guardia Civil de Cantabria ha procedido a la detención de un varón de 59 años como presunto autor de los delitos de maltrato animal y tenencia ilícita de armas, al considerarse que fue la persona que disparó con una escopeta a un perro, causándole la muerte, y haciendo uso de un arma para la que no tenía licencia.

Los hechos ocurrieron el pasado 6 de septiembre, cuando el citado perro se encontraba en la vía pública en la localidad de Villanueva de Villaescusa, en la zona donde reside su dueño. Este animal era conocido por la vecindad y no constaban incidencias o quejas sobre el mismo.

Sobre las 22.00 horas se escuchó lo que podía ser un disparo de escopeta. Poco después el dueño del perro lo localizó abatido por lo que parecían postas de una escopeta. El animal de unos 8 años, presentaba impactos por postas en un costado en la zona de las costillas.

La Guardia Civil de El Astillero comenzó una investigación, deduciendo en primera instancia, que por el tipo de heridas que causaron la muerte al animal, el mismo no pudo haber recorrido prácticamente espacio tras sufrir el impacto.

Esas mismas pesquisas apuntaban como presunto autor a un vecino de la localidad y que su propiedad está situada en las cercanías donde el perro fue abatido. 

De las indagaciones sobre el sospechoso, se pudo saber, que dos días más tarde de la muerte del perro, este hombre había hecho entrega en la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Santander, de cuatro escopetas de un familiar fallecido.

Con los datos conseguidos, finalmente en la mañana del pasado lunes los agentes procedieron a la detención del citado hombre, al haber presuntamente disparado contra el perro con una de las escopetas que posteriormente hizo entrega en la Guardia Civil.

Además se le considera presunto autor de un delito de tenencia ilícita de armas, ya que tuvo las escopetas en su poder casi cuatro meses antes de entregarlas, y habiendo hecho, presuntamente, uso de una de ellas para disparar al citado perro, careciendo de licencia para la tenencia de dichas armas.