Vuelta al trabajo de los diputados: El pleno del Congreso vuelve a debatir leyes seis meses después

Categoría de nivel principal o raíz: Temas Política Visto: 94

pleno congreso

Las sesiones ordinarias del pleno del Congreso regresan mañana al hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo 194 días después de que se celebrase la última, el pasado 28 de febrero. Los diputados volverán a la esencia de su trabajo, el debate de iniciativas parlamentarias ante el conjunto de la Cámara, transcurridos más de seis meses desde que se desarrolló la última sesión de la XII legislatura.

Al Congreso nunca le había costado tanto desperezarse y comenzar a trabajar en su labor ordinaria si tomamos como referencia la irrupción del multipartidismo en la Cámara, en diciembre del 2015. Una labor que el tiempo ha mostrado compatible al margen del desarrollo de la que debe ser su misión prioritaria en el arranque de cada legislatura: investir a un presidente.

El Parlamento actual se constituyó el pasado 21 de mayo, y hasta ahora el Congreso sólo ha reunido a su pleno en las tres jornadas en las que se debatió y rechazó la investidura de Pedro Sánchez, entre los días 22 y 25 del pasado mes de julio; y el 29 de agosto, en sesión extraordinaria para que la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, diera cuentas de la gestión de la crisis del Open Arms. Si, además, tal y como muchos temen, la ausencia de un acuerdo obliga a repetir las elecciones, la XIII legislatura puede terminar con un máximo de 4 días de pleno ordinario (y el extraordinario mencionado).

No es que en las dos anteriores legislaturas los primeros meses se consolidasen como especialmente fructíferos, pero al menos hubo algo más de actividad. En la XI legislatura, que arrancó el 13 de enero de 2016 y que concluyó con la disolución automática de las Cortes el 3 de mayo de ese mismo año, se celebraron un total de nueve jornadas de plenos ordinarios. La primera de ellas, además, se produjo el 15 de marzo, prácticamente dos meses después de su constitución.

En la XII legislatura se invistió presidente a Mariano Rajoy, pero eso no sucedió hasta el 29 de octubre. El Parlamento se había constituido el 19 de julio de ese mismo 2016, por lo que la Cámara pudo tener actividad durante algo más de tres meses antes de contar con un presidente del Gobierno que no estuviera en funciones. Durante esos 100 días, el pleno se reunió en seis ocasiones para debatir leyes y otras seis para la celebración de dos sesiones de investidura con doble votación.

Podría argumentarse en los tres casos que de poco serviría la actividad legislativa previa en el caso de que se produjese una repetición electoral, pues la disolución de las Cortes implica que decaen todas las iniciativas en trámite, con la única excepción de las iniciativas legislativas populares. Pero eso es algo que solo se puede constatar el mismo día de la disolución automática, que sí se produjo en mayo de 2016, pero no en el otoño de ese mismo año.

La XI dejó en su corta vida la convalidación de un decreto ley, el que prorrogó los efectos del Plan para la Activación del Empleo, y los 100 primeros días de la XII la reforma de dos leyes (la de Estabilidad Presupuestaria y la del Régimen Electoral General) y la convalidación de un decreto ley para la reducción del déficit público.

A diferencia de las anteriores, en la legislatura actual sí habrá sesiones de control ordinarias en el Parlamento sin nuevo gobierno. El presidente en funciones, Pedro Sánchez, y sus ministros responderán el próximo miércoles a 16 preguntas y 3 interpelaciones urgentes en el Congreso, después de que el propio Sánchez explique su participación en el Consejo Europeo celebrado los días 20, 21 y 30 de junio. Mañana contestarán a otras 19 preguntas en el Senado.

Mariano Rajoy se negó a aceptar en 2016 el control de la Cámara argumentando que un gobierno en funciones de la X legislatura no podía ser controlado por los diputados de la XI legislatura. Rajoy sí compareció, no obstante, ante el pleno del Congreso el 6 de abril a explicar su participación en un Consejo Europeo.

La oposición en bloque cargó entonces contra el Gobierno del PP y elevó un conflicto de atribuciones ante el Tribunal Constitucional. La sentencia se dictó a finales de noviembre del año pasado, y en ella el TC otorgó la razón a quienes defendían la obligación de los gobiernos en funciones a someterse al control de las cámaras, que es lo que hará el gabinete de Pedro Sánchez mañana en el Senado y el miércoles en el Congreso.

Imprimir
Redacción
Redacción