hospimedica2

El Gobierno de acuerdo con el PNV en retirar policías y guardias civiles del País Vasco

01 sanchez urkullu

El Gobierno de Pedro Sánchez y el del lehendakari Íñigo Urkullu están de acuerdo en reducir los efectivos de Policía y Guardia Civil en el País Vasco para ajustarlos a las necesidades “reales” en el ámbito de sus competencias. En la actualidad, unos 2.300 guardias civiles y 1.300 policías prestan servicio en esta comunidad autónoma, por unos 8.000 ertzainas.

Las competencias de las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE) están limitadas: se encargan, en el ámbito de la seguridad ciudadana, de la vigilancia de aeropuertos, costas, puertos, fronteras, aduanas y escolta de autoridades del Estado y extranjeras. Expiden DNI, pasaportes y  asumen las políticas de extranjería, además de la investigación en terrorismo o narcotráfico.

Según informa OKDIARIO, la histórica reivindicación del nacionalismo vasco ha cobrado fuerza en las últimas semanas, y lo ha hecho pricipalmente con el pretexto de la nueva actualidad surgida tras la supuesta disolución de la banda terrorista ETA, propuesta que al parecer suscribe el nuevo Goierno de Pedro Sánchez.

Desde el PNV, el recorte de los efectivos a términos absolutamente “residuales” se entiende como una obligación de acuerdo al artículo 17 del Estatuto de Guernica y de los acuerdos de 1989, que concluyen que la presencia de las FSE debe ajustarse a las competencias que les corresponden, en tanto se defiende a la Ertzaintza como “policía integral” en el País Vasco.

El Estatuto de Guernica determina que la seguridad ciudadana es competencia de la Ertzaintza, aunque reserva a las FSE la capacidad de intervenir “en el mantenimiento del orden público” por iniciativa propia cuando “estimen que el interés general del Estado está gravemente comprometido”. La reclamación encuentra además acomodo en el acuerdo de 13 de marzo de 1989 sobre Delimitación de Servicios entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la Policía Autónoma Vasca.

Desde el PSE se suscribe la reclamación, ya que al acuerdo entre Sánchez y Urkullu para avanzar en el desarrollo efectivo del Estatuto de Guernica se unen gestos más prácticos, como el representado el febrero pasado, por el PSE de Idoia Mendia, que se unió a una petición del PNV en el Parlamento vasco para reclamar, en el plazo de un año, el ajuste de los efectivos de Guardia Civil y Policía Nacional de acuerdo a “las necesidades reales de seguridad” según su “estricto ámbito competencial”. El voto supuso un giro total en la postura que hasta entonces había mantenido el partido ahora en el Gobierno y que en anteriores ocasiones -como en 2013- se había declarado en contra de iniciativas similares.

Los nacionalistas vascos, hace unos meses, recibieron con críticas el anuncio del entonces delegado del Gobierno, Javier de Andrés, de ampliar el número de agentes destinados al País Vasco. “El Gobierno español no quiere atender esta nueva realidad y se niega a cumplir los mandatos del Estatuto. El Gobierno español sigue siendo un gobierno insumiso”, denunció el parlamentario del PNV, Íñigo Iturrate.

La asociación de la Policía vasca, Ertzain Abertzaleen Elkartea, apoyada de manera informal desde sectores del PNV, insta a recuperar las “señas de identidad” en el cuerpo policial vasco. “Reconocemos Euskadi como nuestra Patria”, rezan entre sus principios, en los que defienden también el fomento del uso del euskera y el “orgullo de la cultura y de las señas de identidad del Pueblo Vasco”.

Sin embargo desde otros sindicatos, como el mayoritario entre la Ertzaintza, el sindicato ERNE, se asegura que “las competencias de los cuerpos policiales están perfectamente delimitadas” en el País Vasco y no se ve necesaria una adecuación en tanto “no existan duplicidades”. “Es, sobre todo, una cuestión política que corresponde valorar al Gobierno de España de acuerdo a sus necesidades en otras regiones”, concluyen fuentes del sindicato.


Imprimir   Correo electrónico