hospimedica2

DISCURSO DEL CORONEL JEFE DE LA COMANDANCIA DE MELILLA, ANTONIO SIERRAS CON MOTIVO DE LOS ACTOS EN HONOR A LA PATRONA DE LA GUARDIA CIVIL

2 1 5 768x489

El guardia civil debe ser prudente, sin debilidad, firme sin violencia, y político sin bajeza.

Excma. Sra. Delegada del Gobierno de España en Melilla, Excmo. Sr Vicepresidente del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla, Excmo. Sr. Comandante General de Melilla., Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades, señoras y señores,, Oficiales, suboficiales, cabos y Guardias civiles.  Bienvenidos a la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla; la casa de todos los melillenses.

El Cuerpo de la Guardia Civil celebra la festividad de la Virgen del Pilar desde que, en 1913, fue proclamada Patrona. Una festividad que los guardias civiles celebramos; unos con el sentimiento y la devoción que merece y, TODOS, con el sentimiento de Cuerpo y el orgullo de pertenecer a esta Institución.

Este año, el Cuerpo de la Guardia Civil ha conmemorado su 174 aniversario de su creación y la Guardia Civil de Melilla está celebrando sus 125 años de presencia permanente en esta Ciudad, años en los que la Guardia Civil ha estado perfectamente integrada en la sociedad melillense a la que sirve con su carácter benemérito distinguiéndose por el espíritu de sacrificio de sus componentes y el respeto al imperio de la ley.

Permítanme rendir un homenaje a los guardias civiles de todos los tiempos que, con su trabajo, abnegación y sacrificio han servido a la sociedad española sin distinción de clases, credos y condición.

Unos guardias civiles que, en Melilla, han contribuido a la convivencia de sus ciudadanos que es modelo para el resto de España.

Desde aquí pido a todos los presentes y a toda la sociedad melillense un esfuerzo por mantener ese espíritu de concordia y respeto.

Si alguien valora la paz social somos las Fuerzas de Seguridad. Los guardias civiles que, a diario nos vemos sometidos a situaciones complejas en la lucha contra la criminalidad y el mantenimiento del orden público, pedimos prudencia, tolerancia, altura de miras y vigilancia a toda la sociedad melillense para evitar fenómenos como la xenofobia, el terrorismo y, en definitiva, cualquier perturbación de la paz social y la convivencia.

Paz social y convivencia recogidos en nuestra Constitución que este año celebra su 40 aniversario. Muchos de los aquí presentes no pudimos ser protagonistas del referéndum por el que se aprobó y que ha dado lugar al período más largo de paz, prosperidad y democracia de la historia de España. Unos por nuestra juventud y muchos por no haber nacido en ese momento, pero todos, a lo largo de nuestra vida, hemos jurado y acatado defender sus principios y valores como la igualdad, la integridad territorial, la separación de poderes o proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana.

En este día quisiera recordar a los guardias civiles fallecidos en acto de servicio defendiendo los valores consagrados por nuestra Constitución, entre ellos, a los melillenses Juan Antonio Díaz Román, Juan Ramón Joya Lago, Antonio Molina Martín y Juan Manuel Piñuel Villalón, vilmente asesinados por los bastardos terroristas de ETA. Su memoria perdurará en el tiempo como héroes que ofrecieron lo más preciado: su vida, en defensa de los derechos y libertades de todos, incluso de aquellos que segaron sus vidas sabedores de que siempre cumpliremos con el mandato de ser un pronóstico feliz para el afligido y que a su presencia el que se crea cercado por asesinos, se vea libre de ellos; el que tenga su casa presa de las llamas, considere el fuego apagado; el que vea a su hijo arrastrado por las aguas, lo crea salvado; y, por último siempre velando por la propiedad y seguridad de todos.

También recordar a nuestros guardias civiles fallecidos durante este año: José María Domínguez Martín, Leandro Sánchez Molina, Enrique Suñol, Andrés Aceituno, José Rodríguez Rodríguez, José García López, Antonio Escarbajal y Alfonso Heredia. Descansen en Paz.

En este acto institucional se va a imponer distintas condecoraciones al Mérito de la Guardia Civil y Mérito Militar. A todos los guardias civiles distinguidos les doy mi más sincera enhorabuena y animo a continuar con su excelente comportamiento que es ejemplo y estímulo para todos nosotros.

Permitidme, los guardias civiles a los que reconocemos vuestros méritos, que entre vosotros signifique a los guardias civiles del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas Carlos Alberto Herrero Aguado, Fuad Omar Abdelkader, Daniel Sánchez Lomeña y Enrique Silva García a los que se concede la cruz del Mérito de la Guardia civil con distintivo rojo por el rescate de 24 inmigrantes que se encontraban a la deriva en una embarcación de recreo, la cual, por el exceso de peso y su nerviosismo terminó hundiéndose y, con todos sus ocupantes en el agua, algunos sin chalecos salvavidas, fueron rescatados por estos guardias civiles, dos de ellos francos de servicio, mostrando el heroísmo que hoy se reconoce. Sois un ejemplo del espíritu benemérito que todos los que componen esta Institución muestran día a día y que hacen de ella ser una de las más valoradas.

Igualmente, se va a distinguir con la Orden del Mérito de la Guardia Civil en su categoría de plata al general D. Ángel González del Alba Baamonde, en quien, a sus cualidades profesionales y humanas por todos conocidas y reconocidas, queremos unir el agradecimiento por el apoyo que las Fuerzas Armadas en Melilla realizan a las actividades de la Guardia Civil, no sólo en actos como éste, sino también en la formación permanente o en la búsqueda de infraestructuras y lugares donde ubicar nuestros sistemas de vigilancia perimetral.

Se reconoce el trabajo y la colaboración y cooperación del Subinspector del Cuerpo de la Policía Nacional José Marino Novoa Ramos y los policías Rafael Aguilar García y Jesús Sergio González Mateo que simbolizan el empeño de los responsables del Cuerpo Nacional de Policía, Policía Local y Guardia Civil porque esa suma de esfuerzos de cuantos trabajamos en Melilla sea una realidad al servicio de los ciudadanos.

También se distingue a Saturnino Martínez Verdú, Jefe de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social y Jefe de la Unidad Especializada de Seguridad Social de Melilla. Su ánimo, trabajo y la de todo su equipo, han propiciado que la Guardia Civil, junto a funcionarios de la UCRIF del Cuerpo Nacional de Policía, hayan llevado a cabo más de 100 inspecciones en las que se ha desenmascarado a aquellos que deshonestamente utilizan trabajadores sin contrato y sin la debida protección o seguridad y los ponen en riesgo. Nuestra voluntad es poner coto a una competencia desleal y a la insolidaridad con el resto de los ciudadanos que pagan sus impuestos contribuyendo al desarrollo solidario de España.

La Guardia Civil de Melilla también quiere mostrar su agradecimiento a las personas e Instituciones que, desde la responsabilidad que ostentan, simbolizan un constante derroche de generosidad, entrega y abnegado trabajo. Este año distinguimos a la Hermandad de Donantes de Sangre que con su entusiasmo contribuye a favorecer el mayor ejemplo de solidaridad que no es más que el sencillo acto de entrega anónima de algo tan preciado como es nuestra propia sangre.

También queremos reconocer a la Fundación Gaselec su apoyo en la recuperación del patrimonio histórico del Cuerpo como es la puerta del antiguo cuartel del Mantelete o la construcción de la Sala de Honor que albergará la Bandera que la Ciudad Autónoma de Melilla va a entregar en próximas fechas.

No quiero olvidarme en mis agradecimientos de la Asociación de Veteranos de la Guardia Civil, ejemplo de amor al Cuerpo para todos nosotros. Queremos reconocer la figura del guardia civil veterano y poner de manifiesto nuestro respeto y cariño a quienes nos han precedido en la persona del guardia civil retirado José Lozano Hernández.

Deseo en este momento destacar la labor que las distintas unidades de la Comandancia desarrollan.

Debo recordar y reconocer el trabajo de todos los que ahora están prestando su servicio en la seguridad de la Delegación del Gobierno, de las Sedes judiciales, de la Delegación de Defensa o de este acuartelamiento del Tesorillo. También de quienes se encuentran manteniendo el orden público en Barrio Chino, de quienes en su función de Resguardo Fiscal velan por la seguridad de todos los melillenses en los pasos fronterizos de Mariguari, Farhana, Barrio Chino o Beni Enzar. De todos los que en este momento se encuentran en el puerto y el aeropuerto, en el COS, de quienes se encuentran desplegados a lo largo del perímetro fronterizo, de aquellos que en el mar velan por la seguridad de todos, incluyendo la de aquellos que de manera ilegal pretenden entrar en España y del resto de guardias civiles que de una manera callada y discreta se suman a los más de 100 que, en este preciso instante, se encuentran desplegados.

También es necesario poner en valor, hoy más que nunca, el papel de las guardias civiles que este año celebran su XXX aniversario en el Cuerpo. La incorporación de la mujer es un hito que ha supuesto un gran avance, no sólo en materias operativas, sino también en el proceso de igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Los importantes logros en materia de conciliación de la vida personal y laboral están suponiendo una clara equiparación de los derechos de todos los guardias civiles con el resto de funcionarios y esperamos que también propicien un número mayor de ingresos de mujeres en el Cuerpo, todavía muy lejos de las cifras de los hombres.

Como Jefe de la Comandancia sólo puedo mostrar mi orgullo por el trabajo que realizáis todos vosotros, por cómo lo desarrolláis y por los resultados que obtenéis. En mi toma de posesión os expresaba mi convencimiento de que sólo podemos ser fuertes si todos los eslabones de la cadena son fuertes. Hoy puedo felicitaros porque vuestro espíritu de unidad hace que no existan fisuras que puedan ser aprovechadas por los enemigos del orden y la convivencia.

Sé de la dureza de vuestro trabajo, de la complejidad de las decisiones que tomáis diariamente, pero también, de las amenazas y las críticas injustas que sufrís y que afectan a vuestras familias. Sabed que la sociedad valora aún más vuestra prudencia y firmeza y muestra el respeto con el que hoy nos vemos honrados.

Gracias a todos los presentes, gracias a todos los ciudadanos de Melilla que todos los días nos dan su apoyo y cariño y la fuerza para seguir trabajando en la defensa de sus derechos.

Permítanme, para finalizar, recitar parte del verso de Calderón de la Barca en homenaje a todos vosotros, los guardias civiles de la Comandancia de Melilla:

“Aquí la más principal

hazaña es obedecer,

y el modo cómo ha de ser

es ni pedir ni rehusar.

Aquí, en fin, la cortesía,

el buen trato, la verdad,

la fineza, la lealtad,

el honor, la bizarría;

el crédito, la opinión,

la constancia, la paciencia,

la humildad y

la obediencia,

fama, honor y vida son,

caudal de pobres soldados;

que en buena o mala fortuna,

la milicia no es más que una

religión de hombres honrados."

Muchas gracias.


Imprimir   Correo electrónico