Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Viajando con Ahumada

Escuchando el Silencio

  • Escrito por Redacción

20150805 164107A

Escuchando el Silencio

Una vez, hace ya unos años, un veterano de las motos, sí, uno de esos que cuando se bajan de su montura notas e intuyes que lleva montando en moto mucho, muchísimo tiempo, y que cuanto menos tiene una gran experiencia, pero que además, su carisma te hace entender que su experiencia no solo se atañe a las motos, si no que es uno de esos que antaño llamábamos sabios de la vida. Pues bien, como decía. Una vez este sabio me dijo……….

Mario o (Páter) las verdaderas vacaciones son aquellas donde la línea del tiempo se funde, donde distorsionas el ayer con el mañana, donde te adecuas al instinto, si tienes hambre comes o si tienes sueño duermes, ese es el verdadero momento donde puedes decir “”he desconectado”” y realmente me siento libre y sin ataduras, estoy en mis vacaciones soñadas.

Por suerte yo he logrado cruzar ese limbo en compañía de mi familia, estas vacaciones cortas en tiempo pero inmensas en experiencia han sido únicas, ¡¡como me pronosticó aquel sabio!! Hemos logrado fundir el ayer con el mañana y perder por completo la noción del día en que vivíamos, por supuesto, no existió la televisión, apenas mirábamos los móviles ya que las coberturas eran mínimas en las zonas para pernoctar, tuvimos como referencia el amanecer y el anochecer, ¡¡quizás!! al fin hemos conocido la despreocupación total.

Todo comenzó un miércoles. Salimos de Manzanares el Real y nuestra primera visita paso por Astorga (León), desde donde cogimos una ínfima parte del camino francés de Santiago, dejamos testimonio en la Cruz do Ferro y su Ermita, pasamos por pueblos como el Acebo donde la Maragatería sucumbe al Bierzo y te acompaña hasta Ponferrada. Las Medulas, otro paraje incomparable que también sufrieron nuestros ya polvorientos pies, donde nuestro perro Baik llego a pedir agua y descanso, dimos por concluido el día en Lugo, más concretamente en la playa de las Catedrales, patrimonio de la Humanidad, esta nos dió amparo en su parking. Al despertar, tan solo pudimos abrir los ojos al máximo e intentar no manchar el suelo con nuestras muestras salivares

El sol dió paso a un nuevo día, las visitas a la zona eran inagotables, pero no podíamos salir de allí sin esperar a que la marea descendiese, eso ocurrió después de comer, creo que ahí comenzó la pérdida de la noción de los días, aquellos monumentos naturales, su belleza y majestuosidad, nos embelesó y embrujó, tan solo decíamos y pensábamos ¡¡es increíble lo que el mar esconde!!, una vez semirepuestos, nos encaminamos hacia Asturias, a la población de Navia, una playa salvaje fue nuestro hotel “Playa de Frejulfe”. Aun estoy intentado saber quien de los cuatro disfruto más, lo que sí es cierto, es que BAIK descubrió el mar y las olas, y solo con verle disfrutar de las mismas, todo lo que habíamos hecho hasta ese momento tuvo el mayor de los sentidos. La tarde se fundió con la noche y la noche con el día

El sol diurno, los mugidos de las vacas cercanas y el aire silbando entre los eucaliptus fueron nuestro despertador, lo primero que vimos, fue un caballo pastando y unos surferos preparando sus tablas para cabalgar sobre las olas, al igual que los moteros lo hacen en las carreteras con sus motos, desayunamos viendo el mar para luego recoger nuestro vehículo vivienda, no sin antes ir a la playa, disfrutar de la brisa, sabor y embrujo de ese salvaje arenal. Una vez recogida la vivienda de cuatro ruedas y todos nuestros aperos el siguiente destino encontrado fue la playa de la Cueva, también en el litoral occidental de Asturias.

Si la anterior playa era salvaje, esta no se quedaba a su zaga, dejaba unas inmensas cuevas a la vista cuando la marea bajaba, por supuesto las exploramos y curioseamos. Nuestros escasos vecinos, que bien parecían venidos de la épica Babel y lo cierto es que procedían del norte de Europa, hacían cosas muy similares, esto nos daba a entender que aún no habíamos perdido del todo la cabeza y si fuese así, en ese caso, tampoco estaríamos solos, ya que los demás también lo habrían hecho. A decir verdad y con el corto tiempo transcurrido entre el fin de las vacaciones y estas letras, aun tengo lapsus de tiempo al intentar describir lo acontecido, pero sí, ahora recuerdo que pernoctamos en esa playa, lo recuerdo por el amanecer y el baño matinal de BAIK. Como vengo diciendo es difícil encajar los días en sus casillas y mucho menos las horas.

Partimos sin saber donde pararíamos y que haríamos, tras ver una cantidad importante de sitios y de pura casualidad al girar en una curva, descubrimos la Playa de Rodiles, ya en la Asturias oriental, un inmenso parking preparado para los surferos y otra no menos inmensa playa nos decidió, esa noche pernoctaríamos allí, he de decir que aproveché para tomar un buen cañón de cerveza helada, ¿cómo no iba a hacerlo? si esa noche ya no conduciría más, nuestros víveres, aunque fríos por la compañía de hielos sólidos, no eran precisamente tan apetecibles como una buena cerveza helada y más cuando te baña un intenso calor bochornoso

Una noche más entre pinos, eucaliptus y playa, era lo que buscábamos. El día siguiente amaneció nublado, pero eso no enturbió nuestros ánimos, de nuevo recogida de la Nomadaneta y puesta en marcha, kilómetros recorridos sin prisas por carrteras nacionales o comarcales, de repente una gran bahía, estábamos en Santoña, ¿Como no?, rápidamente a comprar anchoas en salazón, esa sería nuestra cena, mientras tanto, teníamos que buscar un lugar donde estacionar, que no es lo mismo que acampar, existe una clara legislación al respecto y nosotros la acatamos al máximo, vimos varios sitios pero el que nos gustó por lugar y paz era la espalda de un Campo Santo, evidentemente por respeto al SILENCIO, escuchamos nuestro interior y decidimos buscar otro lugar, lo encontramos y no muy lejos de allí, la Playa de Berria en Santoña, otro paraje idílico, al atardecer BAIK volvió a disfrutar de las olas y la arena, nosotros con mojarnos los pies tuvimos suficiente ¡¡Normal!! Es el Cantábrico

Sin importarnos que día era, pero con esa sensación de satisfacción al hacer algo deseado y sobre todo, disfrutando del éxito personal obtenido, recogimos de nuevo para disfrutar otro día más, avanzamos y pasamos por Llanes, San Vicente de la Barquera o el propio Santander, todos lugares con un gran encanto, pero nuestra aventura no buscaba fines comerciales, buscábamos otras cosas, nos encaminamos hacia Castro, pueblecito con un especial entorno, allí pasamos unas horas o eso creo, lo cierto es que al no encontrar lo que buscamos y sin querer ir más hacia la provincia de Bilbao, ya qué era nuestro ultimo día antes del regreso, desanduvimos algún kilometro para ir a Laredo, allí recordaba un bar motero donde una vez tome unas ricas viandas, así que, por ser el ultimo día en carretera, cenamos allí, nos sirvieron unas ricas hamburguesas acompañadas de una fría cerveza, el resto de la noche fue algo más tradicional, paseo por la playa, helado de cucurucho y a dormir, también junto a la playa

Ultimo día pero no menos divertido, regreso a Manzanares, decidimos regresar por el valle del Pas, por la N623 Santander a Burgos, ¿qué decir? Por supuesto nada nuevo de ese hermoso valle, tan solo reseñar que cada vez que paso por esa carreta no puedo evitar parar en casa Luca y hacer acopio de sobaos y quesadas pasiegas, para mí, las mejores de la zona. Una vez coronado el Pto del Escudo en dirección al Paramo de Masa aparece el desvío hacia Reinosa y con él, su inmenso lago, inevitable parar, entrar a zona de crianza y contemplar el ganado pastando y bebiendo en su enorme lago, los últimos kilómetros desde Burgos hasta Manzanares he de reconocer que se hicieron pesados y aburridos, todos incluido BAIK, creo que los empleamos en recopilar todos los momentos y dejarlos en un lugar privilegiado de nuestro corazón, imaginando cual será nuestra próxima aventura

GALERIA DE IMAGENES

20150805 154443A20150805 191453A20150805 192953A20150806 105445A20150806 151611A20150807 110750A20150811 141441A20150811 142352A20150812 130812A

Nota:

El viaje se ha hecho en un furgón de trabajo camperizado, hemos dormido en el, dos adultos, un adolescente y un perro de gran tamaño, nuestra nevera dos cajas isotermas, el aseo era una ducha fabricada por mí, el inodoro un asiento casero con saco y los armarios tres bolsas de viaje, algunos nos han llamado locos, otros que esa no era forma de vivir, pero os aseguro que una semana con esa intensidad ha sido mucho más gratificante que otras vacaciones en hoteles a plato puesto, quizás vaya en el carácter de cada uno, pero os aseguro que los cuatro somos de carácter aventurero e indómito.

Mario Sánchez (Páter)

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones