Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Viajando con Ahumada

13,45

  • Escrito por Redacción

IMG 2077

13,45

¡¡Raro el titulo!! ¿Verdad?, algunos pensarán que tan solo es una cifra, otros que también pudiese ser la hora de un transporte, los mas enredosos que es una señal mística, pero la verdad es que tan solo es eso las 13,45 o las dos menos cuarto de la tarde.

Más adelante descubriréis el motivo del título pero por el momento iré haciendo esta crónica de otra bonita ruta en moto realizada el día 18 de Noviembre.

Inicio

Amanecimos con una climatología ideal, ni frio, ni calor, no, no voy a caer en la broma fácil del 0º, pero la verdad es que la temperatura era ideal para andar en moto, decidimos salir desde Madrid y hacer una ínfima parte de esa que llaman la Ruta del Cid.

La A1 y los pueblos más cercanos nos fueron viendo llegar, como pincelada nombraré a Torrelaguna o Buitrago de Lozoya, pero en la que si depararé unas líneas es en Somosierra y su Puerto, rara es la vez que no está en obras, pero más rara aún es la vez que lo cruzas y no hace frio, según subes es como si te fueses helando de dentro a fuera, notas ese halo de frio en tu nariz, mas tarde tu cara y al final el cuerpo entero, menos mal que nada más pasarlo está Boceguillas, donde los que llevamos un tiempo en esto de la moto sabemos que podemos tomar un caldito peregrino y recuperar de nuevo la temperatura ideal

Una vez repuestos emprendimos el camino hacia Aranda de Duero, al entrar en ella en esta época de año te invade un olor a leña y horno donde los restaurantes de la zona asan sus carnes. La cruzamos y nos encaminamos hacia Santo Domingo de Silos, sí, íbamos al monasterio, el camino que hasta allí nos llevaba iba trazando el dibujo que deja un látigo al fustigar, curvas y curvas, que por otro lado a los motoristas nos gustan tanto.

Ya estábamos en Silos, calles interiores empedradas, madera y piedra en sus antiguas casas, una paz monacal que casi cortaba el silencio, al entrar al monasterio un antiguo mostrador atendido por un señor de estampa sobria y seriedad judicial te da la bienvenida y te comenta el precio y la siguiente visita. ¡¡SI!, hemos tenido suerte, es la última visita guiada de la mañana. Todo resulta frio dentro, pero hay que tener en cuenta que se trata de un monasterio diocesano, donde en la parte superior viven los monjes, un guía nos cantó el recorrido y digo cantó porque es literal, te cuentan todo con ese tono que más bien parece un canto Gregoriano, tras visitar el claustro y las dos salas habilitadas para la visita se nos informó de que alas 13,45 tendría lugar la oración, tan solo hacer saber que los monjes oran siete veces al día y siempre lo hacen en forma de canto a capela (Canto Gregoriano). Diez minutos teníamos para hacer alguna foto y verlos o escucharlos si queríamos

EL CANTO.

Nada mas entrar en la iglesia te sorprende la forma compuesta de sus sillas, más bien parecen de conclave que de coro, poco a poco fueron llegando los monjes, uno a uno iban entrando y reverenciando el altar mayor, me llamó mucho la atención la edad de alguno de ellos, eran auténticos ancianos, pero aún capaces de doblegarse ante el altar.

Una vez situados en sus lugares y esperando al cuarto repicado por la campana de la torre, comenzó la oración en forma de canto, ese silencio previo, la paz del lugar y la magnitud de la construcción te trasladan a otra época, comenzó el primer acorde y me recorrió una sensación de hormigueo por la piel, el vello se me erizó y una multitud de sensaciones invadieron mi cuerpo, tras los siguientes acordes cerré los ojos y me deje llevar, pude al igual que un niño imaginar que mi alma salía del cuerpo comenzando a volar, sí, podía hacerlo, imaginé que tenía unas alas de ángel y emulándolos sobrevolaba los verdes prados de la zona, no era capaz de abrir los ojos, cada nota musical, emitida tan solo por la garganta de un monje me hacía sentir algo distinto, unos me hacían volar, otras me agudizaban el oído, pero sobre todo me transmitían PAZ. Evidentemente lo bueno parece que dura poco y a mi realmente se me hizo cortísimo, el final llegó con otro repique de campana, comenzó entonces lo mismo que al entrar pero al contrario, reverenciaban y se iban ocultando tras una pared de piedra volviendo a sus quehaceres hasta su próxima oración.

La tarde

Tantas emociones juntas nos abrieron el apetito, decidimos comer algo caliente y salir hacia Burgos, por el camino pueblos tan históricos como Covarrubias o Mecerreyes nos vieron pasar e incluso fotografiar, pero la tarde iba entrando y queríamos llegar a Burgos, al fin lo hicimos y…………….

Su catedral nos brindó incluso la oportunidad de visitarla sin pasar antes por taquilla, no supimos el por qué, pero lo cierto es que esa tarde no había que arancelar en la entrada; tiene una ruta direccional marcada para una visita ordenada, pero os aseguro que te puedes perder por aquella inmensidad de arte que ver y aprender, capillas, altares, tumbas, salas de coros, museos interiores, en fin…..

Perdimos tanto la noción del tiempo que al salir descubrimos que la noche nos había dado caza, así que un buen café, prendas hasta el cuello, despacio y con buena letra, prestando mucha más atención, comenzó el descenso desde Burgos a Madrid, el plano general de la vuelta es sensación de frío, poco que ver y por supuesto mayor desgaste físico y mental al extremar la atención en la carretera, pero como motoristas os aseguro que tanto a mi mujer como a mí nos gusta y como dice el refrán !!Sarna con gusto no pica!!

Próxima

España tiene tantas carretas y cultura que ver que cualquiera es válida, en cuanto la haga os aseguro que la escribiré

Mario Sánchez (Páter)

FOTOS DE LA RUTA:

IMG 2058IMG 2059IMG 2060IMG 2061IMG 2062IMG 2063IMG 2065IMG 2066IMG 2073IMG 2077IMG 2078-cropIMG 2078IMG 2079IMG 2080IMG 2082IMG 2083IMG 2093IMG 2095IMG 2110IMG 2111IMG 2124IMG 2129IMG 2131IMG 2138IMG 2143IMG 2147IMG 2150IMG 2156

 

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones