Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Política

Pedro Sánchez mantendrá el uso de Rota y Morón para no ser visto por EEUU como un ‘Zapatero bis’

  • Escrito por Redacción

Pedro-Sanchez-Rodriguez-Zapatero

Podemos exige al PSOE, en su propuesta programa de Gobierno conjunto, la revisión del convenio militar entre España y Estados Unidos. Una circunstancia que podría afectar gravemente a las relaciones entre los dos países. Pedro Sánchez no aceptará esta imposición: no quiere ser un ‘Zapatero bis’. No quiere repetir aquel error de no levantarse al paso de la bandera norteamericana, lo que provocó una dura reacción desde Washington que marcó toda su etapa en La Moncloa.

Poner en marcha un proceso de auditoría y revisión del convenio con Estados Unidos sobre la base militar permanente en Morón, así como la revisión del acuerdo bilateral de defensa, es lo que plantea el punto 7.3.4 del documento ‘Un País para la gente’ que Podemos ha entregado al PSOE para ser negociado de cara a la formación de un Gobierno con los socialistas.

Llevar a cabo una medida así supondría un “grave perjuicio” para las relaciones diplomáticas entre España y Estados Unidos, tal y como entienden fuentes políticas y militares de alto nivel consultadas por El Confidencial Digital, que han estado involucradas en la negociación del tercer protocolo de enmienda de dicho convenio, firmado el pasado mes de junio.

Las reticencias de Podemos hacia el estatus de Morón de la Frontera y Rota como bases permanentes para las tropas de Estados Unidos son bien conocidas desde hace años. De hecho, en enero de 2015, diplomáticos norteamericanos urgían entonces al Gobierno español a acelerar las negociaciones para la firma del nuevo convenio antes de que llegaran las elecciones y se produjese un cambio en la configuración política del Congreso con la llegada del partido de Pablo Iglesias.

Rota y Morón, enclaves estratégicos

Rota y Morón se han convertido en piezas básicas para la estrategia militar de Estados Unidos en el mundo. La primera es la base del componente marítimo del Escudo Antimisiles, y la segunda, el centro de operaciones de la Fuerza de Reacción Rápida para el norte de África. Ambos son claves para la lucha antiterrorista, entre otros aspectos.

Cualquier cambio de un tratado que está ya firmado y en vigor supondría un problema grave para la diplomacia de un nuevo Gobierno. “Las puertas de la Casa Blanca se cerrarían para quien tomase una decisión así”, explican las fuentes consultadas. Y no es la primera vez que ocurre.

Pedro Sánchez no quiere ser un ‘Zapatero bis’

En Ferraz ya saben lo que es enfrentarse a la indignación del Gobierno norteamericano por una decisión que afecte a su crédito y estrategia militar.

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comenzó con muy mal pie las relaciones bilaterales con Estados Unidos cuando, apenas un mes después de haber ganado las elecciones, decidió la retirada de las tropas españolas de Irak, contraviniendo lo acordado con Estados Unidos y el resto de socios de la coalición.

Pero la indignación diplomática estadounidense venía de meses atrás. En un gesto sin precedentes –y que no se ha vuelto a repetir-, un jefe de la oposición y candidato a presidente del Gobierno decidió permanecer sentado al paso de la bandera americana, hecho ocurrido en el desfile del 12 de octubre.

Aquel gesto, que provocó efectos inmediatos, fue confirmados con la retirada de las tropas de Nayaf y Diwaniya. Estados Unidos tuvo que desviar una parte de su contingente a ocupar el terreno abandonado por España para evitar que cayera en manos de las milicias de Muqtada al Sader, obligando así al Pentágono a modificar sustancialmente su estrategia.

Consecuencia: el presidente Zapatero no puso un pie en el despacho oval de la Casa Blanca mientras estuvo ocupado por George W. Bush.

Revertir aquella situación llevó al ejecutivo socialista a empeñarse a fondo, contando incluso con soluciones a la desesperada como recurrir al cantante Julio Iglesias, tal y como reveló el ex ministro José Bono en sus memorias. Y tan sólo se consiguió algún cambio –a nivel presidencial- con la llegada de Barack Obama y la invitación a Zapatero a asistir al ‘Desayuno de Oración’.

El “error” de Zapatero que Sánchez no cometerá

Aquella lección –el propio Zapatero lo ha reconocido en privado como un “error”- no se ha olvidado en Ferraz, explican fuentes políticas consultadas. Pedro Sánchez tiene claro que, si quiere contar con la cooperación de Washington, la estrategia militar norteamericana “no se toca”.

Según informa El Confidencial Digital, en caso de llegar a un acuerdo para gobernar con Podemos, Pedro Sánchez no accederá bajo ninguna circunstancia a revisar el convenio con Estados Unidos o la consideración de Morón como base permanente –y no temporal- para las tropas estadounidenses. El acuerdo, además, fue refrendado, el pasado 2015, con los votos a favor del PSOE.

Esta decisión ya se maneja en altos círculos de las Fuerzas Armadas, y así se lo han trasmitido también fuentes diplomáticas de Estados Unidos a altos mandos militares españoles.

EL CONFIDENCIAL DIGITAL

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones