Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Política

¿Qué perdería Cataluña con la independencia?

  • Escrito por Redacción

mas

Un informe interno del Ministerio de Hacienda, que ha distribuido entre los ministerios para defender la relación actual entre Cataluña y España, alerta de las pérdidas que tendrá Cataluña y la Generalitat si prospera el desafío independentista de Artur Mas.

Desde las comunicaciones al suministro energético, pasando por las pensiones y la seguridad quedarían seriamente dañadas por la desconexión de España. También supondría un golpe a la investigación sanitaria y afectaría a los transplantes.

Aunque a día de hoy todavía es un escenario de política ficción que Cataluña pueda convertirse en el corto plazo en un país independiente, el Gobierno se ha tomado en serio el desafío soberanista de Artur Mas. Además de los últimos discursos públicos, debates y comunicados de distintos ministros y del propio presidente Mariano Rajoy, el Ministerio de Hacienda ha elaborado un informe que contabiliza todas las actuaciones que el Gobierno central ha ejecutado en Cataluña en los últimos años y los planes que están previstos para los próximos años.

En el documento, de 14 páginas, se advierte que una Cataluña separada de España no podría hacer frente a las pensiones, no tendría becas para sus estudiantes, sufriría una fuerte merma de la investigación sanitaria y en I+D... E incluso llega a asegurar que no habría órganos suficientes para los trasplantes que se necesitarían en el nuevo país y que sería imposible el abastecimiento energético de Cataluña sin contar con España.

Lo más factible es que el lunes 28 de septiembre, pase lo que pase el domingo en las urnas, el escenario no sea automáticamente de ruptura. El Estado cuenta con los mecanismos para invalidar una declaración de independencia de la Generalitat de Cataluña o del Parlamento regional. De hecho, el Tribunal Constitucional (TC) cuenta incluso con la posibilidad de inhabilitar a Artur Mas, a los diputados y a los consejeros que incumplan las sentencias del TC. Sin embargo, como el Gobierno es consciente de la gran dificultad de plantear una batalla contra un Parlamento y contra un Gobierno elegido legítimamente en unas elecciones, ha decidido movilizar toda su artillería para conseguir que Junts pel sí y las CUP no cuenten con mayoría en los próximos comicios.

De entrada, el informe que ha preparado el Ministerio de Hacienda, y que es el que están utilizando todos los altos cargos del PP para defender su postura contra la independencia, tiene un "enfoque positivo", según las fuentes consultadas. Es decir, el Gobierno trató de enfocar desde el principio la guerra dialéctica con Artur Mas en los beneficios de seguir en España y no en los perjuicios. Cristóbal Montoro era el más partidario del Consejo de Ministros de seguir esta estrategia suave, aunque algunos cargos como el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, apoyado por el propio Mariano Rajoy, sí que han optado por centrarse en las consecuencias negativas de la independencia para la autonomía.

El documento destaca que, sin España, Cataluña no podría financiarse por si misma -Hacienda lo ha explicitado esta semana destacando que la deuda catalana es considerada "bono basura" por las agencias de ráting-, que no se podrían pagar las pensiones, que no habría ayudas suficientes para fomentar el empleo ni dinero para becas, que la sanidad quedaría gravemente dañada o que algunas inversiones en la industria del automóvil desparecerían porque han contado con el apoyo explícito de préstamos del Estado para ponerse en marcha. El documento llega a plantear que Cataluña no podría tener suministro energético, de gas y de hidrocarburos suficiente si se desconecta de España y que infraestructruras que se están planteando que pasan por Cataluña como el MIDCAT, que podrían contar con financiación europea, se desactivarían en el caso de que se rompa España.

Uno de los asuntos que más destaca el Gobierno es que Cataluña se quedaría sin las ayudas previstas por su pertenencia a la UE, unos fondos que no se suele contar en las balanzas fiscales que los nacionalistas usan para decir que no les compensa su vinculación con el Estado. El documento de Hacienda revela que en los próximos años estarían en juego más de 5.000 millones de euros de fondos europeos si la comunidad se separara de España, de los que se benefician, por ejemplo, 70.000 agricultores y ganaderos. Tampoco habría recursos del Estado para que Cataluña mantenga anualmente con 90 millones de euros los trenes de cercanías y se paralizarían las mejoras de las infraestructuras previstas tanto en las carreteras, como en los puertos, los aeropuertos y los ferrocarriles.

El Gobierno llega a plantear que hasta la seguridad de los ciudadanos catalanes estaría en peligro con la independencia porque en Cataluña son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado las que realizan el 84% de las investigaciones para luchar contra los grupos de crimen organizado. Además, el 40% de las operaciones contra el terrorismo islamista que se han realizado en lo que va de año en España se han realizado en Cataluña, por lo que sin la policía y la Guardia Civil este fenómeno yihadista podría quedar descontrolado en el hipotético nuevo país.

Pero también la Justicia podría verse dañada, según el informe del Ministerio de Hacienda. Y Cataluña saldría perdiendo hasta en Asuntos Exteriores y Cooperación, ya que la comunidad participa actualmente en varias agrupaciones europeas porque España se lo permite y, en el caso de la secesión, dejaría de tener presencia en esos foros.

Educación

Un nuevo Estado catalán no contaría con las ayudas para el estudio que actualmente se reparten en España. Según los datos que maneja el Gobierno en los cursos académicos 2012/2013 y 2013/2014 "los jóvenes catalanes han percibido becas por un importe total de 328,8 millones de euros". En 2016, el Ministerio de Educación tiene previsto invertir 236 millones en Cataluña, 152,7 millones en becas generales, 38,7 millones para la implantación de la Lomce, 42 millones para conectividad en las escuelas y 2,7 millones de euros en ayudas para la compra de libros de texto y material escolar. Estas ayudas también desaparecerían en el caso de que triunfara la propuesta de Junts pel sí el próximo 27 de septiembre. También se perderían las dotaciones para el mundo de la cultura, que entre 2012 y 2014 han ascendido a 58 millones. También desaparecería el impulso del Estado al Liceu, que ha ascendido en una década a 115 millones.

Energía

Según el Gobierno, "Cataluña tiene una fuerte interdependencia energética del Estado". Los técnicos de Hacienda son categóricos:"El sistema energético español es único e integrado. Por ello, no puede entenderse a Cataluña desintegrada del sistema energético nacional". Cataluña es importadora neta de energía eléctrica y los tres reactores nucleares están supervisados por el CSN, por el Estado. La interconexión eléctrica por Francia, que se espera que estén en funcionamiento en meses, hace que Cataluña se beneficie de esta infraestructura forjada en el seno de laUE por España. También se perdería en caso de secesión. La independencia también tumbaría la "planificación de la red de transporte de energía eléctrica 2015-2020" y las actuaciones del Estado previstas en Barcelona, Pirineos y Gerona. Además, Cataluña no dispone de producción de gas natural y la independencia paralizaría el proyecto de gaseoducto MIDCAT.

Seguridad

La independencia de Cataluña también obligaría al Gobierno a montar un sistema de seguridad para el nuevo país que se crearía sin ayuda del Estado, para lo que habría que reorganizar los recursos. Según el informe de Hacienda, "como parte de España, Cataluña se beneficia de los recursos que el Estado dedica a las actividades de prevención, investigación y represión del crimen organizado, del terrorismo y del sistema de protección de infraestructuras críticas". "En 2014 en la lucha contra el crimen organizado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado asumieron la investigación del 84% de los grupos de crimen organizado descubiertos en Cataluña", según el documento. Esta lucha desaparecería si salieran de Cataluña la Policía y la Guardia Civil.La lucha contra el terrorismo yihadista en Cataluña de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña y la protección ante amenazas cibernéticas también se verían muy mermadas.

Finanzas

Cataluña se financia, casi en exclusiva a través del Estado español. Entre 2012 y 2015, ha recibido 49.377 millones de euros por medio de los mecanismos de financiación de la Administración central.Según Hacienda, este mecanismo garantiza "el funcionamiento"de las instituciones en Cataluña, "el pago de las retribuciones de sus funcionarios" y de las deudas con los proveedores. Con estos mecanismos el Gobierno estima que en 2016 se ahorraría Cataluña 1.016 millones de euros. Sin embargo, si la comunidad se independiza, y renunciara al FLA y al Fondo de Pago a Proveedores, el Gobierno considera que sería imposible que Cataluña accediera al mercado financiero para financiar sus obligaciones, por lo que la Administración de la Generalitat se bloquearía. Las entidades de crédito, que han recibido 13.221 millones en ayuda para salvar a los depositantes, también dejarían de tener acceso a la liquidez del BCE, de la que dejarían de beneficiarse en caso de secesión.

Medio ambiente

Una de las consecuencias más graves para la economía catalana de una secesión sería que la independencia de España haría que se perdieran, de manera automática, todas las ayudas que la UEtiene previsto conceder para apoyar la agricultura, la pesca o la ganadería. También se verían afectadas las subvenciones previstas por España para frenar el cambio climático. De entrada, 70.000 ganadores y agricultores perderían las ayudas de la PAC. Hasta 2020 está previsto que Cataluña reciba 3.000 millones de euros, unos fondos que perdería. Asimismo, perdería el acceso a los fondos Feader (concretamente 348,5 millones hasta 2020) y las ayudas para el sector pesquero (estimadas en 38,2 millones hasta el final de la década). También se dejarían de percibir las ayudas que concede el Estado en el caso de inundaciones y daños por temporales de lluvia, nieve o viento. Concretamente está previsto, en un decreto del Estado, destinar a Cataluña a corto plazo 2,5 millones.

Sanidad

En el ámbito sanitario, una Cataluña independiente perdería los beneficios de la pertenencia al Sistema Nacional de Salud, de la distribución del Fondo de Cohesión Sanitaria y del Foga, de la investigación sanitaria coordinada, de las compras centralizadas, de convenios para programas de salud así como de financiación de proyectos específicos. También destaca Hacienda que "Cataluña recibe importantes cantidades del Ministerio para financiar las Estrategias de Salud". Entre 2008 y 2014 ha recibido más de 16 millones de euros para la seguridad de los pacientes, salud mental o enfermedades raras. También se perderían las ventajas incluidas en la Cora "para atender las necesidades de vacunación internacional". Hasta los transplantes se verían afectados. Según el Estado, entre las CCAA, Cataluña "es de las que más órganos reciben frente a los que aporta a otras comunidades autónomas" al año (196/40).

Seg. Social

El Gobierno es taxativo sobre la sostenibilidad de un sistema de pensiones independiente en Cataluña. Con las actuales condiciones, el informe del Ministerio de Hacienda señala que "una Cataluña independiente no podría hacer frente al pago de estas prestaciones, al existir un desfase entre los ingresos por cotizaciones y los gastos en prestaciones de la Seguridad Social". El Gobierno confirma que "dicho déficit fue en 2014 de 4.249 millones de euros". Asimismo, los catalanes dejarían de beneficiarse de las políticas de fomento del empleo puestas en marcha por el Gobierno de España. El Ejecutivo también destaca en el documento "la importancia de la actuación estatal en materia de prestaciones por desempleo en Cataluña". "Tanto el importe en prestaciones como la cuantía media de la prestación contributiva son las mayores de todas las comunidades autónomas, salvo las forales", destacan los técnicos del Ministerio.

Infraestructuras

Las inversiones previstas por el Estado en Cataluña también se paralizarían completamente en el caso de secesión. El Gobierno explica que ha sido la comunidad "más beneficiada por los Presupuestos del Ministerio de Fomento" en los últimos 20 años, un privilegio que desaparecería. Sólo en 2016, si Cataluña se desvinculara del Estado, dejaría de recibir 1.180 de euros. Asimismo se perderían las ayudas para los puertos, que han convertido a Cataluña en la comunidad más agraciada por las ayudas del Estado. También dejaría de ingresar las ayudas para el mantenimiento de los trenes de cercanías en el futuro, de 90 millones de euros anuales. El nuevo país perdería las ventajas del Plan Estatal de Vivienda, que ha destinado 344 millones de euros entre 2013 y 2016. También podría quedar suspendida, en caso de independencia, la conexión ferroviaria que se ha retomado con el Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Industria

El documento interno de Hacienda también considera que, sin el Estado, la industria quedaría gravemente dañada. El informe explica que sin el apoyo dado por el Gobierno a Barcelona como Capital Mundial del Movil (World Mobile Congress)sería difícil que continuará el evento en el futuro y que las ayudas a empresas del sector del automóvil en Cataluña (Seat ha recibido préstamos desde el Estado y Nissan también en el pasado) no hubiera sido posible que las fábricas que hay en Cataluña hubieran crecido y se preparen para la asignación de nuevos modelos. La Agenda Digital para España ha llevado a Cataluña a ser la segunda autonomía más beneficiada, un privilegio que desaparecería. Las ayudas de la Oficina Española de Patentes y Marcas, de las que Cataluña es la más beneficiada, también se perderían. También desaparecerían los incentivos de Aena hasta 2025, que podrían ayudar al aumento sensible del tráfico aéreo en Cataluña.

La Justicia tiene abiertos 54 frentes entre Cataluña y el Estado

La Generalitat de Cataluña y el Estado central no sólo se pelean en discursos y debates públicos por el desafío soberanista que ha planteado Artur Mas. De hecho, otro campo de batalla importante entre la Administración central y el Gobierno catalán son los tribunales. Según el informe del Ministerio de Hacienda que mide los enfrentamientos entre administraciones, el 43% de los conflictos que se han planteado en el Estado de las autonomías se ha producido por el choque de competencias con Cataluña.

ACCESO A LA FUENTE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones