Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Política

DE GRATIS

  • Escrito por Redacción

sanchez

Por qué el PP no hurga en los viajes de Sánchez a cargo del Congreso

Al líder del PSOE le salió barata la campaña de las primarias. Ambos partidos se han aliado para cerrar la caja de Pandora que abrió el caso Monago. No quieren "pisarse la manguera"

Pedro Sánchez viajó por toda España en la precampaña de las primarias a secretario general. Tenía que darse a conocer, comprobar con qué apoyos contaba, medir sus fuerzas. Todo perfecto salvo, quizás, una cosa; los viajes los hizo a cargo del Congreso de los Diputados.

Sánchez reconoce que esos viajes existieron pero niega que fueran de autopromoción sino que, asegura, estaban relacionados con su actividad como diputado. Seguramente fue el diputado más activo de este país y con más destinos que visitar ajenos a su circunscripción, Madrid. Canarias, Baleares, Ceuta, Melilla.

Casualmente esos desplazamientos se realizaron en los meses previos a que comenzara la campaña oficial a encabezar el PSOE. De hecho, en mayo pasado, el propio Pedro Sánchez presumía de haber realizado 30.000 kilómetros por toda España desde que el 18 de diciembre de 2013 comenzó su andadura en Don Benito (Badajoz).

La verdad es que el tema pone en un aprieto a Pedro Sánchez y merecería una aclaración pormenorizada, más aún cuando se ha dicho tanto y tan grueso sobre los viajes de Monago. Si al líder socialista le aprietan las tuercas con este asunto podría pasar un mal trago, como poco.

Parecería lógico que el PP estuviera encantado en aprovechar la ocasión para erosionar a su rival pero hete aquí que, preguntado por esta cuestión el portavoz popular en el Congreso, Alfonso Alonso contesta lo siguiente:"Yo no voy a hacer una valoración crítica de esas cuestiones. Entiendo que el señor Sánchez es responsable y podrá acreditar todo los movimientos que él ha hecho y son de naturaleza política".

Un capote en toda regla el que le ha echado el PP a su máximo oponente. La cuestión sólo tiene dos explicaciones posibles. Una, la más enrevesada pero no carente de lógica, es que el PP no quiere debilitar más a Pedro Sánchez.

Una cosa es que Podemos le quite votos, que a los populares les viene de perlas, y otra muy distinta que acabe fagocitado por el de la coleta. En otras palabras, a Rajoy le interesa un rival débil, no muerto.

La otra explicación, más sencilla y por tanto más probable, es que el PP aplique eso de que "entre bomberos no nos pisamos la manguera" en aplicación de la cita biblíca "quién esté libre de pecado que tire la primera piedra". Seguramente los populares son conscientes de que muy pocos diputados pasarían un examen detallado de sus viajes en los últimos años.

Tanto es así que el acuerdo entre PSOE y PP para supuestamente endurecer la vigilancia sobre los desplazamientos de sus señorías, en realidad lo que hace es protegerlos y darles cobertura precisamente en viajes relacionados con la actividad de su partido correspondiente.

Así, antes el reglamento del Congreso, en su artículo 8 decía tan sólo -de forma muy inconcreta- que "los diputados tendrán ayudas, franquicias e indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función". A partir de ahora, gracias la pacto, se permiten de manera expresa viajes con fines partidistas.

Es decir, los viajes de presunta autopromoción de Pedro Sánchez hoy estarían perfectamente admitidos; hace unos meses era todo más discutible y dependía de hasta qué punto un partido quisiera meterle el dedo en el ojo a otro. El caso Monago abrió la caja de Pandora que ahora, por lo visto, el PSOE y el PP han vuelto a cerrar.

Benjamín López

EL SEMANAL DIGITAL

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones