Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Internacional

«Nuestro único regalo de Reyes es seguir con vida»

  • Escrito por Redacción

HOGAR-NAZARET

El misionero Ignacio María Doñoro reclama solidaridad desde Perú para seguir rescatando a niños de la pobreza y del tráfico sexual: “¿Qué culpa tienen ellos?”

 En Puerto Maldonado, a más de 1.500 kilómetros de Lima, en la Amazonía peruana, el Hogar Nazaret sigue funcionando y, por tanto, rescatando a niños que sufren la pobreza extrema o la falta de escrúpulos gracias al misionero español Ignacio María Doñoro. Aunque la generosidad ha sido muy grande en los últimos años, reconoce que la gente "se va cansando" y mientras las necesidades siguen aumentando. Hoy, atienden a 470 pequeños, de los cuales 15 viven con él. Poco antes de las fiestas navideñas, viajó a España para visitar a su obispo y, de paso, aprovechar para lanzar un SOS en persona que ya había puesto de manifiesto a través de las redes sociales. Así lo hizo en Facebook, apoyado en la imagen de uno de los niños que atiende: "Soy Iván,vivo en el Hogar Nazaret. El padre Ignacio ya no sabe que hacer. Mas de 500 "Me gusta" a sus peticiones de socorro, pero sólo 23 ingresos. Nos negamos a cerrar, hemos pasado por este trozo de cielo mas de 470 niños. ¿Podéis hacer un esfuerzo en Navidad?".

En Navidad no hay nada extra en el Hogar Nazaret; la ambientación se reduce a poner al niño Jesús. "Sí, hay alegría y cantamos, pero nada especial, ni juguetes ni comida. Para nosotros, la Navidad es estar vivos", añade Doñoro. ¿Y los Reyes Magos no dejan nada allí? "Nuestro único regalo de Reyes es seguir con vida", insiste. Eso sí, el niño Jesús estará muy presente y "volverá a llamar a nuestra puerta a través de los nuevos niños que lleguen". La acogida de estos nuevos "jesuses" sí es una fiesta que celebran.

¿Y cómo han celebrado la Nochebuena? "No ha habido nada de nada. Ha sido como el auténtico establo, la pobreza de Belén y, sin embargo, ha sido entrañable", explica. Y, sin embargo, con lo poco que tenían el misionero español y sus niños se lanzaron a la calle para recorrer las casas de los niños más pobres, a los que compraron regalos de un euro. "Nuestros niños, que no tenían ningún juguete, regalaron a otros niños necesitados", añade Doñoro desde Perú.

En medio de estas fiestas, el Hogar Nazaret sigue trabajando, atendiendo a los más pequeños y acogiéndolos. Lo hacen tan a menudo que ya han establecido un protocolo con dos puntos fundamentales. El primero es un juego en el que los niños tienen que adivinar el nombre y la edad del nuevo compañero; el que lo haga tiene premio. El segundo es un "premio" directamente: aquel niño que coincida en altura y complexión con el nuevo "tiene la oportunidad de regalarle su ropa". "También compramos una pequeña tarta o piñata y hacemos una fiesta de bienvenida", explica el sacerdote, que reconoce que de un tiempo a esta parte celebran todas las fiestas, también lo cumpleaños, porque ha visto que "es muy importante".

Más allá de que las necesidades económicas y las tareas son muchas, Doñoro reconoce que la situación ha mejorado algo en los últimos meses, pues el Gobierno ha mostrado voluntad de acabar con el tráfico de niños al dedicar un juez y un fiscal a esta cuestión, además de la policía de familia. Además de eso, la familia que es el Hogar Nazaret está cada vez "más unida" y es "más consistente". "Intentamos sacar lo bueno de todo, incluso de lo malo. La mayor parte de estos niños han pasado por situaciones traumáticas, con abusos sexuales y maltrato, pero lo superan y perdonan a las personas que les han hecho daño. Además, aquí preservamos todos sus derechos, también el de tener una familia. No juzgamos las situaciones, sino que intentamos que los niños se reconcilien y perdonen a sus padres que, en muchos casos, les han abandonado".

Otra faceta menos conocida de este sacerdote, otrora capellán castrense, es su trabajo "por los niños más indefensos, aquellos que están en el vientre de su madre". Reconoce que se ha recorrido los lugares -llamarles clínicas sería demasiado atrevido- donde se realizan abortos pidiendo a los médicos que le dieran una oportunidad para hablar con las mujeres: "Así, miles de niños han nacido gracias a la jeta que le hemos echado. Y ninguna de esas madres que finalmente decidieron tener a sus hijos han venido a echármelo en cara. Todo lo contrario".

Más proyectos

Al tiempo que mantiene el Hogar Nazaret, el padre Doñoro sigue pensando en ayudar a más niños y por eso pronto abrirá una segunda casa, esta vez, en Callao, muy cerca de Lima, gracias al apoyo del obispo local, el también español José Luis del Palacio. "Es un hombre enamorado de Dios y de los pobres y nos ha dado la opotunidad de ir allí. Tengo la casa y el contrato cerrado y pronto la pondremos en marcha. Yo estaré allí los primeros meses hasta que coja ritmo. No hay que tener miedo, porque cuando Dios quiere que las cosas sucedan, pone los medios. Un servidor llegó a Perú tras venderlo todo, sólo con una imagen de la Virgen del Pilar, y mira... Soy un inconformista y queda mucho por hacer, pero miro hacia atrás y es increíble lo que se ha hecho en estos cinco años", afirma. Para la gestión de la nueva casa en el futuro tiene a un matrimonio que se ha ofrecido.

Otro de los proyectos también verá la luz pronto; un regalo de sus amigos. Se trata de un libro que recopilará las historias de los niños que el propio Doñoro ha ido contando a lo largo de los últimos años a través de las redes sociales y la página web del hogar.

Además del interés de particulares y medios de comunicación, este sacerdote vasco ha requerido el interés del reputado arquitecto César Ramírez Martinell, al que ha embarcado en la creación de una escuela de ingeniería de construcción en Callao, donde puedan enseñar a los jóvenes que atienden a llevar a cabo el modelo de vivienda de Ramírez Martinell, con grandes prestaciones y un ahorro del 75% por ciento en los costes. También ha llamado la atención al pintor Augusto Ferrer Dalmau, que en marzo viajará hasta Puerto Maldonado para "la obra de un misionero que está en Perú como soldado de Dios".

LA RAZON

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones