Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Internacional

UN EURO PARA SALVAR LA VIDA DE UN NIÑO

  • Escrito por Redacción

HOGAR NAZARET

Hace ya ocho meses, os hable y escribí sobre el Padre Ignacio María Doñoro y sobre Hogar Nazaret, hoy he vuelto a subir aquel artículo que escribí para Benemérita al Día, entonces explicaba cómo me enteré de esta aventura, la aventura de un hombre que lo deja todo para dedicarse a otra labor más encomiable, como escuche aquella entrevista que le hicieron en el programa El Larquero de la Cadena Ser, como pude oir primera vez hablar a aquel hombre que lo había dejado todo, familia, carrera, amigos, para ir tras una llamada, para dedicarse en vida y alma a salvar a los más necesitados, a salvar a los niños, en la otra parte del mundo, en lo más recóndito de la selva amazónica.

Entonces os explique, quien era, os dije que era uno de los nuestros, os comenté que había sido capellán castrense en Intxaurrondo, en una época en que todo consuelo, toda ayuda espiritual, toda ayuda moral, era más que necesaria, y él se la dio no sólo a nuestros compañeros, también a sus esposas y sobre todo a sus hijos, aquellos niños, que tan solo por ser hijos de guardias civiles eran señalados o algo peor.

Conocisteis a través de aquel relato de diciembre del pasado año que había sido capellan en la Academia de Oficiales de la Guardia Civil de Aranjuez, supisteis que fue el que entregó el tricornio al Papa Benedicto, recordasteis esa imagen del Papa con el tricornio que dió la vuelta al mundo, os enterasteis que además el Páter Ignacio, estuvo en distintas misiones en el extranjero ayudando a nuestros militares y guardias civiles, Kosovo, El Salvador..., os enterasteis de que era uno de nosotros, uno de los nuestros, el se considera guardia civil, tan apegado está a la Guardia Civil, que la Patrona de Casa Nazaret es nuestra Virgen del Pilar, preside y protege aquella casa de acogida y que a los pies de la Imagen de Nuestra Patrona siempre hay un tricornio.

Hace tan solo unos meses, en junio de este año, pude conocer al Padre Ignacio María Doñoro en persona, la adiración y el respeto que sentía hacia él cuando leía algunos de sus “relatos”, cuando visitaba la página web de “Hogar Nazaret”, cuando veía lo que estaba haciendo, se vio acrecentada al conocer al hombre, a la persona que lo había dejado todo para dedicarse a salvar y a cuidar a los niños, a la persona que se enfrentaba a quienes querían y quieren a esos niños y niñas para convertirlos en esclavos sexuales, para convertirlos en esclavos en las minas de oro de la zona o simplemente para extirparles los órganos y tratar con ellos, llegando incluso a asesinarlos para el tráfico de órganos.

Se está enfrentando a organizaciones criminales para arrancarles a esos niños e intentar salvarlos, se está enfrentando a una sociedad que en ocasiones por falta de recursos pierde hasta los valores más elementales, se enfrenta al miedo, a la impotencia y a la tristeza de las familias a las que les quitan los niños o tienen que venderlos para subsistir, pero lo peor es que se enfrenta cada día, no solo a las amenazas y a los ataques de los traficantes, a la inoperancia o la desidia de las autoridades, a los robos y a los hurtos, también a la falta de recursos, los niños cada vez son más y los recursos se agotan, solo cuenta con nuestra ayuda, con la ayuda de todos nosotros.

Hoy el Padre Ignacio nos pide ayuda, y nosotros deberíamos dársela, debe seguir con su labor, debe seguir ayudando a los más necesitados, a los más desprotegidos, a los que necesitan más ayuda, a los niños.

No pide mucho, con un solo euro se da por satisfecho, un solo euro a nosotros no nos supone nada, pero allí es una fortuna, podemos recordar aquella primera anécdota, aquel primer niño al que salvó, ocurrió en el año 2002 en la ciudad de San Salvador, y tuvo que hacerse pasar por traficante de niños, allí a través de una religiosa conoció la realidad más terrible de estos niños, descubrió que había un chico de 14 años al que su familia pretendía vender y se decidió a salvarlo, aquel niño pertenecía a una familia en situación de hambruna y su famila había decidido venderlo porque estaba enfermo. El propio Padre Ignacio nos relata como sucedió todo aquello, "Pensé que era mentira, pero la verdad acabó imponiéndose, la verdad del tráfico de niños."

"Me dije: ‘'Tengo mi dinero y Dios me ha puesto aquí para comprar a ese niño', " añade. “Al final, aunque la monja se mostraba muy reticente pues decía que era muy peligroso, la convencí: ‘‘Hermana, usted va a morir pronto y yo estoy loco''. "Fuimos a por el niño. Estaba desnudo. Entre todos lo vistieron.

Yo pregunté qué cuánto costaba. Entendí 25.000 dólares, pero lo habían vendido por 25. Pagué 26, agarré al niño y lo metí con gesto feo en la camioneta simulando ser un traficante".

Ya veis solo 26 euros costó salvar a ese primer niño, poco dinero para nosotros, una fortuna para aquella familia, si todos diésemos un euro cuántos niños podría salvar el padre Ignacio, cuántos niños podrían optar a la seguridad, a la alegría de Hogar Nazaret.

El Padre Ignacio nos sigue explicando aquella primera experiencia con el horror que sufren los niños y las familias en aquellas zonas deprimidas: "Ya dentro del coche, y camino del hospital, el pequeño se orinó encima de miedo y empezó a gritar. Le confesé: ‘Tranquilo, soy sacerdote, te estoy rescatando, no tengas miedo. ¿Cómo te llamas?'. Contestó: ‘Me llamo Manuel'. Repliqué: ‘Manuel significa Dios está con nosotros. Si Dios está con nosotros, nadie puede estar contra nosotros. No te preocupes, porque no te va a pasar nada. Yo voy a dar mi vida por ti si hace falta'".

Ahora continua su labor en Perú, en Puerto Maldonado, en plena selva amazónica, en Hogar Nazaret, uno de sus sueños construir una ciudad para niños que se llamará ‘San Juan Pablo II' en la que se levantará una casa de acogida para niños en situaciones especiales y se habilitará una producción agrícola y ganadera que dote de recursos a los Hogares Nazaret, casas para voluntarios y aulas para albergar a los estudiantes de diferentes países que deseen tener una experiencia de vida con los Hogares Nazaret.

Para llegar a ello antes hay que solventar las pequeñas necesidades que surgen en el día a día en Hogar Nazaret de Puerto Maldonado, ropa, comida, pañales, medicinas, juguetes, libros..., y para eso nos pide ayuda en estos momentos, para nosotros pequeñas necesidades, para esos niños son necesidades perentorias sin las que no podrán sobrevivir.

Después ya vendrán otros retos, como la gestión de los horrores que estos pequeños han tenido que sufrir. El propio Padre Ignacio nos dice «No intentamos que los niños bloqueen los recuerdos, como si aquello no hubiera ocurrido. Sucedió". Una máxima que orienta al Hogar Nazaret es que "el perdón nos reconcilia con nosotros mismos, nos libera y que se aprende a amar amando».

Hoy el Padre Ignacio nos ha pedido su ayuda, nosotros se la vamos a dar, y yo os la pido a vosotros, a todos los que me seguís, difundid este mensaje, ayudad a los niños de Hogar Nazaret en Puerto Maldonado en Perú.

Desde que conocí al Padre Ignacio llevo una pulsera que él me regalo, una pulsera que hacen sus niños, una pulsera hecha con semillas de huayruro, una “semilla de la buena suerte” para los indígenas, a los que los niños de Hogar Nazaret añaden una pequeña cruz de madera, para garantizar además de “la buena suerte”, la protección de Dios y de la Virgen del Pilar, esa pulsera que no me quito hace que no me olvide de aquellos niños, mirando esa pulsera y recordando quien la hizo, me doy cuenta cada día que nuestra realidad, nuestros pequeños problemas apenas tienen sentido.

20150807 163223

Solo si podéis y queréis ayudar os dejo un numero de cuenta:

BIC o SWIFT: CAIXESBBXXX

LA CAIXA - IBAN: ES71 21001592020200098501

Y para que conozcais la labor del Padre Ignacio y el día a día de esos niños os ejo unos enlaces:

PAGINA WEB -

http://www.hogarnazaret.es/

FACEBOOK - 

https://www.facebook.com/hogar.nazaret.9?fref=ts

TWITTER -

https://twitter.com/search?q=hogar%20nazaret&src=tyah&lang=es

Antonio Mancera Cárdenas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones