Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Internacional

P. Ignacio María Doñoro

  • Escrito por Redacción

padre doñoro

P. Ignacio María Doñoro

Por Manuel Guiote Ordoñez

Conozco al P. Ignacio M. Doñoro desde hace años. Fue entonces, en Puerto Maldonado ( Perú ) donde me tropecé con una de las realidades que solían aparecer en los medios de comunicación, y por las que solía pasar de puntillas y que las más de las veces venían sesgadas. Me encontré a un hombre de joven apariencia y de una mansedumbre que movió los pilares de mi sentir como persona.

El encuentro con aquellos pequeños de risueñas caras, no me inducían a imaginar las tragedias que habían experimentado esos tiernos y alegres corazones.

Después de conocer detalles de sus vidas me pareció, sin lugar a dudas, que una Fuerza Superior que pasaba a través del P. Ignacio, obraba el milagro de sanar sus profundas heridas y solo quedasen las cicatrices, que sin duda estarían, en sus pequeños cuerpos físicos, emocionales y anímicos. ..

Tener en tus brazos a la "Princesita" o al último de los rescatados con solo 9 meses de edad, o entretenerte con alguna actividad con los más mayorcitos, deja una huella profunda e imborrable en el alma.

Se respira el Amor que fluye entre un mar de circunstancias particulares y necesidades específicas.

Desde entonces no podemos ignorar tamaña obra que, seguramente, por deseo expreso del Padre Celestial, no para de aumentar.

Desde nuestras cómodas vidas solo podemos tratar de ayudar, y por desgracia escasamente, sabiendo que no cubrimos en absoluto las necesidades cotidianas. Necesidades que no cesan de aumentar con la aparición constante de nuevos Cristos que vienen a intercambiar Amor por cuidados. .

En correspondencia a la labor que tú haces por nosotros, intentamos ayudar en la medida de nuestras conciencias (por supuesto muy escasa) ye intentando concienciar a otros, de que cada uno de esos pequeños son un yo mismo viviendo una parte muy dura de mí y que él la acepta como experiencia de vida para que yo no la sufra .....

Por todo ello, no tengo más remedio que expresarles mi gratitud y mi amor a mis pequeños "otros yo" y por supuesto a ti, P. Ignacio; gracias de corazón a corazón.

Un abrazo muy fuerte.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones