1238362 1

Dos vecinos de la localidad de Granollers (Barcelona) fueron arrestados ayer en Zaragoza por resistirse y desobedecer a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía a los que insultaron y golpearon para evitar ser identificados.

El incidente tuvo lugar sobre las 04.45 horas en la plaza del Pilar de la capital aragonesa. Los dos jóvenes arrestados, Marc N. P. y Gerard M. C., transitaban por dicho lugar cuando se encontraron con una patrulla de la Policía Nacional que realizaba labores de vigilancia en la zona con motivo del nivel 4 de alerta antiterrorista. Al paso del vehículo, los dos jóvenes comenzaron a gritar: «Visca Cataluña. Puta España. Puta Policía». Ante ello, los agentes se bajaron del coche patrulla y les pidieron que entregaran su documentación para ser identificados.

La sorpresa para los agentes vino cuando Marc N. P. y Gerard M. C. se negaron a hacerlo alegando que no tenían DNI español, mientras continuaban los insultos. Lo que sí sacaron de sus bolsillos fueron unas chapas con las caras de Puigdemont, señalando que así les podían identificar.

Ante dicha respuesta, los agentes les advirtieron de que iban a acompañarles a dependencias policiales, concretamente, en la comisaría del Actur de la capital aragonesa. Como marca el protocolo, los agentes les realizaron el pertinente cacheo, momento en el que uno de los jóvenes intentó resistirse braceando, mientras que el otro sacó el móvil para grabarles.

La oposición de los dos vecinos de Granollers no finalizó ahí, ya que el individuo que se encontraba con el móvil en la mano, dejó de tomar imágenes e intentó impedir el arresto de su amigo, mediante empujones a los agentes. Una actitud que les llevó a estos dos jóvenes a pasar la noche en los calabozos como supuestos autores de un delito de resistencia grave y desobediencia a un agente de seguridad. Carles Puigdemont, en forma de chapa, les acompañó.