hospimedica2

La mentira de una república catalana de diez segundos

59dd0daad661a

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha declarado este martes la independencia de Catalunya en el Parlament después del referéndum del 1-O en aplicación de la ley del referéndum, pero ha suspendido sus efectos para "dialogar".

Un discurso que comenzó mintiendo, atacando al Gobierno de España y a Guardia Civil y la Policía Nacional, manifestando que se actuó con una violencia que “fue vista por toda España y por todo el mundo”. Ninguna autocritica a sus llamadas a la alteración del orden público apoyada desde la propia Generalitat.

Pero las mentiras fueron creciendo y llegó a asegurar que Europa apoyaba a Cataluña, y pedia una mediación europea para resolver el conflicto entre España y Cataluña de forma serena, mentira ya que el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, rechazó "la idea de una mediación internacional" en el "conflicto de Catalunya", durante su intervención ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE).

Volvió a mentir al afirmar que el referéndum fue fiable: “El sí a la independencia ha ganado unas elecciones por mayoría absoluta y ha ganado un referéndum a porrazos”, ya que durante el referéndum ilegal el referéndum se vio como se podía votar sin control alguno. 

Durante su discurso el presidente catalán aseguró no ser un “delincuente” pese a haberse saltado numerosas leyes:  “No somos delincuentes, ni locos, ni golpistas, ni abducidos, solo queremos votar”, vuelve a mentir ya que un delincuente es quien comete delito, además de ser reincidente lo que le convierte en un delincuente habitual, porque entre otros ha cometido los delitos de prevaricación, desobediencia, malversación, sedición, amenazas, coacciones, omisión de impedir delitos...

Ha llegado a decir que el referendum “Se desarrolló con grandes episodios de violencia policial. La Policía y la Guardia Civil golpeó a gente indefensa. Hubo más de 800 heridos. Lo vimos todos, lo vio el mundo. El objetivo era provocar el pánico y que la gente renunciara a votar”. Mentira triple, no hubo grandes episodios de violencia policial, de hecho se usó la fuerza de forma puntual, no se golpeó a gente indefensa o que fuesen a votar, solamente se actuó contra quienes impedían que los cuerpos de seguridad pudiesen cumplir lar órdenes judiciales, tan solo se contabilizaron dos ingresos por lesiones, los propios servicios santarios han asegurado que no hubo nunca 800 heridos ya que desde la Generalitat se recibieron instrucciones para que se contabilizasen hasta los ataques de ansiedad de personas que se encontraban en sus domicilios.

Y la mentira mayor, proclamar una república para suspenderla cinco segundos después, todo un esperpento político.


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar