hospimedica2

General Fernández-Monzón: "El Jefe del Estado y el presidente del Gobierno tienen miedo a actuar en Cataluña"

img 12134

General Manuel Fernández-Monzón Altolaguirre: “La situación actual en Cataluña debería considerarse un acto de alta traición que impondría la aplicación del estado de guerra”

En una entrevista en exclusiva para LA TRIBUNA DE CARTAGENA, efectuada por su Director Josele Sánchez, el general Manuel Fernández-Monzón Altolaguirre vuelve a demostrar que es “genio y figura, hasta la sepultura”. A sus ochenta y tres años, este hijo de militar asesinado en Paracuellos en 1936, forma parte de esa otra “memoria histórica” a la que la España actual parece haber perdido de vista. Conserva intactas sus facultades fisicas y sobre todo la agilidad mental de la que siempre hizo gala. Licenciado en Derecho, fue secretario general del Servicio de Contraespionaje, formó parte del Servicio Internacional de Inteligencia con el que España operó en la enemiga Unión Soviética a principios de los años setenta.

En 1972 ingresó en el recién creado Servicio Central de Documentación de la Presidencia del Gobierno fue director del gabinete del Ministro de Información y Turismo, Pío Cabanillas. Director del gabinete y portavoz del ministro de Defensa con los ministros Rodríguez Sahagún y Alberto Oliart. En 1988 ascendió a general de Brigada de Infantería, obteniendo el mando de la Brigada Mecanizada Maestrazgo Nº 3 y el cargo de gobernador militar de Murcia y Cartagena.

En 1989 fue destinado como inspector del Arma de Infantería, en el Cuartel General del Ejército. Su último cargo militar fue el de subdirector de la Escuela Superior del Ejército y jefe de la Escuela de Mandos Superiores. También ha sido inspector-jefe de la Policía Municipal de Madrid y ha realizado misiones de inteligencia al frente de equipos de la OTAN en Pakistán y Afganistán

Mi general, ¿debe aplicarse ya el artículo 155 de la Constitución en Cataluña?

Realmente ya no es suficiente la aplicación del artículo 155. La situación actual, la situación que se ha producido hoy mismo, tras el debate y votación del parlamento de Cataluña, debiera considerarse un acto de alta traición que impondría la aplicación del Estado de Guerra.

¿Espera alguna actuación contundente por parte de la Jefatura del Estado o de la presidencia del Gobierno?

Estoy seguro que no. Tienen miedo a hacerlo. Piense usted que el 6 de octubre de 1934, en pleno apogeo de la Segunda República, nada más producirse la incorporación de tres nuevos ministros de la CEDA al gobierno de Alejandro Lerroux, tras desatarse la huelga revolucionaria convocada por los socialistas, Luis Companys proclamó el Estat Catalá, tras acusar al nuevo gobierno español de “monarquizante y fascista”. El presidente Lerroux actuó de forma rápida, declarando el estado de guerra y asegurando que “estaba en un momento de lucha y que estaba dispuesto a vencer” y el general Batet, prácticamente con un capitán, cuatro soldados y dos cañones situados en la Plaza de Sant Jaume, dominaron la situación. Ya está bien de cachondeo. Esto es un desprecio y humillación a España y a los españoles.

¿Espera algo de la actual cúpula castrense?

No me atrevo a opinar porque yo estoy en la reserva y solo puedo pensar en qué es lo que haría yo de encontrarme al mando de las tropas. Pero, mientras sea posible, los militares tienen que actuar dentro del estado de la legalidad.

Jerarquía y obediencia. Mi general, ¿si el alto mando militar no diera orden alguna y se produjera un ultraje a la unidad de la patria, ¿cree que estaría legitimada una acción militar?

Por supuesto que sí. Cuando se elaboró la Constitución del 78, también se contempló un “documento denominado S.A.M.” (Supuesto Anticonstitucional Máximo) que recoge los deberes y obligaciones en el caso de producirse la rebeldía de una de las regiones. Pero es que, además, las Fuerzas Armadas (FF.AA.), según el artículo 8 de la Constitución, tienen perfectamente definidas sus obligaciones.

Dentro de las fuerzas armadas, si no recibieran la orden de intervenir, ¿sería desobediencia la decisión unilateral de mandos militares que decidieran posicionarse ante el conflicto?

Si la actuación es en defensa de la unidad territorial de la patria y de la legalidad vigente, cualquier actuación militar estaría –a mi juicio- sobradamente legitimada contara, o no, con el apoyo explícito de sus mandos.

¿No debería ser un general quien asumiera la decisión de desobedecer órdenes superiores y actuar en defensa de defensa de la unidad de España y del orden constitucional?

No veo por qué. El 18 de julio de 1936, de todos los generales, no se sublevó ninguno.

En una situación tan comprometida como la que estamos, todo alto mando militar que no tomará una decisión contundente en defensa de la unidad de la España, ¿estaría cometiendo un delito de traición a la patria?

Mire, se trata de un problema de la conciencia de cada cual y cada cual habrá de asumir su responsabilidad para con la patria y para con la historia. La Constitución española está clarísima. Para mí, el Artículo 116 de la Constitución lo regula todo. Y no creo que dé para interpretaciones personales. El texto constitucional es meridianamente claro.

La política de ascensos militares y, más en concreto, la excesiva politización en la promoción a coronel y al generalato ¿puede esto condicionar la falta de decisiones patriotas por parte de los jefes de los regimientos y divisiones militares?

Claro que podrían y además condicionaría a muchos mandos militares. Muchos compañeros de armas tienen una actitud servil cuando están en activo y otra muy diferente cuando son destinados a la Escala B.

El Ministerio de Defensa, con los militares que estamos en la reserva, ni se portan bien ni mantiene ningún tipo de relación.  Nos ignoran… se comportan como si no existiéramos…

En la actual cúpula castrense. ¿Piensa que puede quedar algún militar no domesticado por el poder civil y con las agallas necesarias para emprender una acción de este tipo?

Quiero pensar que si se llega a una situación límite, alguno lo pensará…

Y, ¿cuándo considerará que se ha llegado a esa la situación límite?

En el momento en que se celebre o se intente llevar a cabo la celebración de ese referéndum, aunque, en realidad, la situación límite ha llegado desde hace mucho…Estamos viendo el espectáculo ridículo, casi esperpéntico, de guardias civiles armados, en las puertas de sus cuarteles y protegidos por chalecos antibalas, que no pueden actuar, si quiera, en caso de ser golpeados. Para mí todos los dirigentes de la Generalitat de Cataluña y del Parlament Catalán deberían ser detenidos todos por alta traición a España. Pasar la línea roja es algo perfectamente recogido en el artículo 55 de nuestro ordenamiento constitucional.

Con todo lo que hemos comentado, ¿cre que Cataluña será independiente?

La independencia de Cataluña no se va a producir. Lo que no sé es si se impedirá de mala manera o no.


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

0 #1 Jose luis 07-09-2017 15:55
Quien controla la cultura, obtendra el poder.
Es donde va creciendo el radicalismo. Es el fundamento de los radicales.
Aunque no consiguieran sus objetivos hoy dia, las nuevas generaciones subiran
segun se les eduque.
Citar | Reportar al moderador