Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Una alianza occidental plantó cara al poder turco en Lepanto

  • Escrito por ONE MAGAZINE

galera-real-juan-austria thumb 615

El 7 de octubre de 1571 tuvo lugar la batalla de Lepanto, en la que la Santa Liga, formada por el Papado, España, Venecia y la Orden de Malta, luchó contra los turcos con un claro objetivo: destruir su escuadra para recuperar la seguridad del comercio marítimo y del cultivo en las tierras costeras.

Una gran pinza turca amenazaba gravemente Europa. Su dominio o influencia había llegado por el norte de África hasta casi Marruecos y, apuntando a Viena, hasta Hungría y Transilvania. El Papa Pío V a principios de 1571 exponía a los embajadores de España y Venecia: “El estado de la cristiandad es de tal fragilidad que…bastaría un soplo para derribarla…agotaré los medios existentes para unir las fuerzas cristianas contra su mayor enemigo. Sus dos estados [España y Venecia] son los más expuestos al turco y, porque he encontrado a vuestros Príncipes en la mejor disposición,…os corresponde…concertar alianza que pueda reprimir…la furia… o al menos impedirles [a los turcos] aumentar sus fuerzas”.

                                                                     Juan de Austria, el general de la flota aliada, y el sultán turco Selim II

Así nació la Santa Liga entre el Papado, España y Venecia, con una pequeña contribución de la Orden de Malta. Según una antigua tradición, una visión del Papa y el versículo evangélico “… un hombre enviado por Dios que se llamaba Juan…” le llevaron a designar a Juan de Austria -de 24 años- como Capitán General de la Armada, según proponía Felipe II. La Infantería embarcada eran los Tercios españoles de Nápoles, Sicilia y Cerdeña, dos regimientos de alemanes al servicio de España, dos venecianos y otro pontificio. El 1 de septiembre de 1571 la flota cristiana quedó lista para partir desde Mesina (Sicilia). Se articularía en Vanguardia, Primera escuadra - derecha-, Segunda escuadra -centro-, Tercera escuadra - izquierda-, Escuadra de galeazas, Escuadra de reserva, Escuadra con material de sitio y buques de enlace. La vanguardia iría por delante del centro, a la derecha. La formación era la ‘línea de frente’ y las galeras ‘a besar remos’ para que no entrasen las enemigas.

Las galeras ‘Patrona Real’ (Acosta) y ‘Capitana de España’ (Requesens) formarían en ambas aletas de ‘La Real’ (Juan de Austria) para su protección inmediata y las 6 galeazas –enormes galeras muy artilladas- quedarían repartidas por todo el frente. Este dispositivo pretendía sujetar las alas turcas y romper su centro, pues contra él se atacaría con la mayor potencia.

Momento estratégico


Desde hacía cuatro meses los turcos estaban atacando Creta, Cerigo, Zante, Cefalonia (Grecia) y apretando en Famagusta (Chipre) –que sucumbiría en agosto tras un año de asedio-. En junio, intentaron bloquear en Corfú a Sebastian Veniero (48 galeras) pero gracias a la orden de concentración de la Santa Liga había zarpado a tiempo para Mesina. Entonces, Alí Pachá tomó Sopoto, sitió Cattaro y destacó a Uluch Alí (62 galeras) al norte del Adriático, donde sembraría el pánico, amenazando las poisesiones de Venecia. En agosto, Uluch Alí supo que los cristianos estaban concentrándose en Mesina y, temiendo que le cortasen la retirada en Otranto, hizo rumbo sur; Alí Pachá hizo también por el sur, destacó galeras para espiar Mesina y, al llegar a Parga, recibió orden del sultán Selim II de buscar al enemigo y presentarle batalla.

El 29 de septiembre, estando en Corfú, Juan de Austria supo que la flota turca estaba en Lepanto y, al saber que días antes 60 galeras iban rumbo al sur, supuso erróneamente que se retiraban, así que decidió ir a Lepanto y, si los turcos no aceptaban combatir, asaltaría Petala. Pero el almirante turco ya tenía dispuesta su escuadra para el combate desde un par de días antes según la información –también inexacta, pues se refería a una flota cristiana menor que la real- obtenida por las galeras que espiaron Mesina.

El 30 fondeó la Escuadra cristiana en Gomeriza (Albania) y el 4 de octubre lo hizo en la canal entre las islas de Cefalonia e Itaca, ante Lepanto. El patrón de una galeota griega apresada afirmó que los turcos no combatirían porque sus aliados berberiscos habían zarpado para sus bases norteafricanas. El 7 de octubre la Escuadra recaló en Petala, arrumbó a entrar en Lepanto por la canal de Oxia y a las 7 de la mañana descubrió a los turcos navegando viento en popa: eran 210 galeras, 42 galeotas y 21 fustas.

La bandera de la Galera Real -lámina de J.L. Calvo-


Momento táctico


Alí Pachá, creyéndose más fuerte que la flota cristiana, decidió presentar batalla. D. Juan y sus consejeros Luis de Requesens –virtual teniente general de la Armada-, Álvaro de Bazán y Andrea Doria, también decidieron atacar a pesar de que se creía al turco más débil de lo recién avistado. A las 11 de la mañana el ala izquierda cristiana de Barbarigo desplegaba atracándose a tierra para prevenir que el cuerno derecho enemigo de Scirocco lo envolviese. El centro estaba desplegado y sus galeazas estaban en posición, pero la vanguardia de Cardona había quedado a retaguardia, lo que le obligó a forzar la boga hacia su puesto. La reserva de D. Álvaro estaba en el canal de Oxia y también corría hacia su posición.

La formación turca era de media luna con los cuernos hacia adelante. El cuerno derecho y el centro turcos venían en orden, a la vela, con brisa fresca del este. Sin embargo, Uluch Alí inició una extraña maniobra con el cuerno izquierdo yendo hacia el sur, por lo cual Andrea Doria (ala derecha cristiana) se corrió para evitar el envolvimiento, quedando descolocadas las dos galeazas de la derecha que, por su menor maniobrabilidad, quedarán fuera de la batalla.

Primera y segunda fases de la batalla de Lepanto

A mediodía, gracias a que el viento roló al oeste, D. Juan tuvo tiempo de completar el despliegue por la llegada de la reserva de Bazán; los turcos, con el viento en contra, se pusieron al remo, buscando unos y otros entrar en contacto. A pesar de la posición de Barbarigo, el cuerno derecho turco pretendió desbordarlo pegándose a tierra, pero el veneciano le cortó el paso. El centro y la derecha turcos estaban acercándose a las galeazas, mientras que Uluch Alí y Andrea Doria seguían su carrera hacia el sur, dejando los respectivos centros desguarnecidos por esa dirección. Ante Uluch Alí, Doria estaba en desventaja pues habían quedado lejos sus dos galeazas y sólo contaba con 50 galeras frente a 61 y 32 galeotas –galeras de menores dimensiones- turcas.

A las 12 y cuarto las cuatro galeazas –pesadas galeras de 22 cañones- de Duodo abrieron fuego simultáneamente; las galeras -con 3 a 5 cañones a proa, sólo disparaban una vez, pues llegaban al abordaje antes de poder recargarlos- esperarán hasta la distancia eficaz. La andanada cristiana causó efectos devastadores sobre el centro turco, paralizándolo y obligando a retirarse a algunas galeras; pero Alí Pachá recompuso el centro, la batalla arreció y se llegó al abordaje, aunque después del cuerno derecho, donde las galeazas no habían causado tantos estragos.

En el ala izquierda cristiana se combatía encarnizadamente; la capitana de Barbarigo y la de Scirocco, siguiendo el estilo medieval, se buscaron para batirse. En todo el frente, por el sucesivo amadrinamiento de galeras, la sujeción con garfios y los abordajes se formó sobre el mar un verdadero campo de batalla de infantería y, ‘en ese terreno’, la nuestra brillaba. Barbarigo cayó muerto de un flechazo en un ojo; también Scirocco por un golpe de pica. Banderas cristianas comenzaron a ondear en las galeras turcas, cundió el pánico entre jenízaros y remeros y algunas galeras que pudieron zafarse corrieron a varar a la costa.

En el centro, el capitán general cristiano y el almirante turco también se buscaron y encontraron. La galera 'Real' de Juan de Austria había sido alcanzada en su cuarto banco por la 'Sultana' de Alí Pachá. Entablado duro combate, la siempre oportunísima llegada de Bazán -con dos balazos de arcabuz sobre su armadura- pasó a la Real cien arcabuceros del Tercio Viejo de la Mar de Nápoles; entonces, Alí Pachá, cimitarra en mano, saltó a la Real rodeado de su guardia tártara; Don Juan ordenó escoltar el Estandarte a varios caballeros y avanzó por la crujía pero, antes de que cruzaran las espadas una salva de arcabuces tumbó a la mayoría de los tártaros. La Capitana pontificia embistió a la Sultana turca por babor y Bazán por la banda opuesta. Alí Pachá, derrotado su abordaje, reculó hasta la carroza de su galera, donde cayó muerto por un arcabuzazo. Un esclavo cristiano, amarradoal duro banco’ de esa galera Sultana, decapitó al almirante turco y ofreció a D. Juan la cabeza clavada en una pica quien, incomodado, ordenó arrojarla al mar.

Mientras, en el sur, Uluch Alí viró hacia el norte para embestir la derecha del centro cristiano. A las 3 de la tarde, 23 galeras cristianas quedaron rodeadas por las 61 y 32 galeotas de Uluch Alí. Pero cando la catástrofe cristiana empezaba a evidenciarse, un capitán cristiano hizo volar su galera para arrastrar al fondo a varias turcas y comenzaron a llegar socorros de Cardona -herido de flecha y arcabuz- logrando distraer a 16 galeras turcas. De nuevo, la ayuda decisiva llegará de mano de Bazán; siguiendo a su Capitana iba la Marquesa en la cual, ‘junto al bastión del esquife’, caería herido el soldado Cervantes; después llegó D. Juan de Austria con 12 galeras más. Viéndose perdido, Uluch Alí ordenó zafar remolques de las presas y, aprovechando que el viento cargaba, escapó rumbo a Pavesa. Tras un sangriento combate, a las 5 de la tarde la escuadra turca estaba prácticamente deshecha.


Consecuencias


Tras la gran victoria, y dado lo avanzado de la estación, Juan de Austria dio por terminada la campaña. El Papa falleció al año siguiente. Venecia, empujada por Francia -que, deseaba fortalecer a los enemigos de España-, entabló secretamente conversaciones con el Sultán y firmaron la paz, deshaciéndose la Santa Liga. Sola contra el Imperio Otomano, España continuó con su propósito de proteger el tráfico marítimo y las costas mediterráneas extendiendo su acción por el norte de África, pero los asuntos de Flandes atrajeron la atención de Felipe II sin haber explotado del todo la victoria de Lepanto. Aún así, se obtuvieron las siguientes consecuencias principales:

--- “Se disipó el error en que estaba el mundo entero, de que los turcos eran invencibles en la mar” (Cervantes dixit)

--- Los otomanos comenzaron su declinar y, abandonando en parte el Mediterráneo, pasaron a atacar el comercio portugués por el Índico

--- Con la victoria en Lepanto el día de la Virgen del Rosario de 1571, Europa occidental quedó tranquila durante un siglo, tras el que hubo de oponerse a los turcos en otra feroz batalla, esta vez ante los muros de Viena, y que también resultó victoriosa

Pérdidas tras la batalla


Pérdidas turcas:

-- 170 galeras y 20 galeotas apresadas por los cristianos

-- 30.000 muertos

-- 8.000 prisioneros

-- 12.000 cristianos, forzados en sus galeras, fueron liberados

Pérdidas cristianas:

-- 15 galeras hundidas y 25 muy dañadas

-- 7.650 muertos (de ellos, unos 2.000 españoles)

-- 7.784 heridos

El soldado Miguel de Cervantes


Pertenecía a la compañía del capitán Diego de Urbina, embarcada en la galera ‘Marquesa’. Estaba enfermo pero pidió a su capitán un puesto para combatir y recibió el mando de un grupo de soldados en la parte del esquife –la lancha-. Combatió bien y fue premiado por ello, pero quedó herido de dos arcabuzazos, en el pecho y en la mano izquierda, que perdió su movilidad, ganando el honroso título de 'Manco de Lepanto'.


Formas de combatir


A pesar de que la humedad afectaba la potencia del disparo y de que su uso exigía mucha fuerza, los turcos preferían el arco porque lanzaban en un mismo tiempo más flechas que disparos un arcabuz. Los soldados españoles renunciaban a sus corazas por si caían al agua. Aplicaron sobre las galeras las formas del combate terrestre.


El santo Cristo de Lepanto


Una leyenda piadosa refiere que la imagen de un Cristo crucificado montada en una galera esquivó un proyectil de cañón que iba a impactarle, quedando en una extraña postura. Se venera en la catedral de Barcelona.

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones