Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

El Rey de España fue también Rey de Croacia

  • Escrito por ONE MAGAZINE

REY-ESPAÑA-CROACIA

En las antiguas monarquías, el rey era el soberano. Sus derechos de titularidad sobre el territorio le facultaban para ceder partes de él a quien otorgaba un título nobiliario como duque, conde, etc., con lo que éste se convertía, prácticamente, en 'soberano' de esa parcela del territorio -el ducado, el condado, etc.- con prerrogativas de gobierno, fiscalidad y justicia muy amplias.

Durante la Reconquista, conforme los reyes de Castilla y de Aragón iban recuperando el territorio hacia el sur, añadían nuevos ‘títulos’ de propiedad. Así, por ejemplo, tras el título de ‘Rey de Castilla’, seguía el de ‘Rey de Toledo’, ‘Rey de Jaén’, etc. Y lo mismo ocurría con el ‘Rey de Aragón’ y su propio proceso reconquistador. Otro medio de adquirir títulos de soberanía era por matrimonio y herencia.

Por otra parte, dado que, según su importancia, unos territorios quedaban calificados como ‘reinos’ y otros como ‘ducados’, ‘marquesados’ etc., al título del rey se le añadían los de duque, marqués, etc., de tal modo que la lista iba creciendo conforme aumentaban los territorios sobre los que se tenía la soberanía. A título de ejemplo, vale referir los títulos que tenían los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, en 1503:

- Como Rey y Reina de:

Castilla, León, Aragón, Valencia, Mallorca, Granada, Toledo, Galicia, Sevilla, Córdoba, Jaén, Algeciras, Gibraltar, Islas Canarias.

Los Algarves –Portugal-.

Córcega, Cerdeña y Sicilia –en Italia-.

- Como Duques: de Atenas y Neopatria –en Grecia-.

- Como Conde y Condesa: de Barcelona.

- Como Condes: de Rosellón y Cerdaña –al norte de los Pirineos-.

- Como Marqueses: de Oristán y Goceano –en Cerdeña-.

- Como Señores: de Vizcaya y Molina.

A la derecha, el escudo de Croacia por A. Durero.

El título de Rey de Croacia correspondió a nuestro Carlos I de España –hijo de la Reina Juana de Castilla y de Felipe el Hermoso- desde que se hizo cargo de la herencia de éste, que procedía a su vez de su abuelo Maximiliano de Austria.

El devenir de los acontecimientos llevó al aumento de los títulos como muestra, por ejemplo, los del Rey Felipe III -su reinado, entre 1598 y 1631- entre los que se incluye el de Rey de Croacia y en el que los nuevos, adquiridos desde 1503, aparecen en negrita:

- Como Rey de:

Castilla, León, Aragón, Valencia, Granada, Toledo, Galicia, Mallorca, Sevilla, Córdoba, Murcia, Jaén, Algeciras, Gibraltar, islas Canarias, Portugal, los Algarves, Córcega, Cerdeña, las Dos Sicilias, las Indias Orientales y Occidentales, las Islas y Tierra Firme del Mar Océano, Hungría, Dalmacia, Croacia y Jerusalén.

- Como Príncipe: de Suabia.

- Como Margrave: del Sacro Imperio Romano Germánico.

- Como Archiduque: de Austria.

- Como Duque: de Borgoña, Bravante, Lotaringia, Limburgo, Milán, Luxemburgo, Gueldres, Atenas y Neopatria.

- Como Conde: de Barcelona, Rosellón, Cerdaña, Borgoña, Habsburgo, Flandes, Artois, Henao, Holanda, Zelanda, Namur, Zutphen, Tirol, Gociano.

- Como Marqués: de Oristán.

- Como Señor: de Vizcaya, Molina, Frisia, Salins, Malinas y ciudades, pueblos y tierras de Utrecht, Overjissel y Groninga.

Y, además, un título de resonancias romanas, ‘Dominador‘ de Asia y de África.

¿Están vigentes estos títulos?

No todos los títulos incluidos en estas relaciones se correspondían con ejercicios reales de soberanía. Por ejemplo, León ya no tenía entidad propia dentro de Castilla, aunque se mantenía su nombre tras el de ésta, en honor del gran reino en cuyo seno había nacido y crecido.

Otros títulos se perdían, como el de Rey de Portugal en 1668, como resultado de la pérdida de su territorio tras la derrota en la guerra; aunque otros, no obstante, se retenían. Otros, finalmente, a pesar de ser recibidos de pleno derecho, sólo tenían carácter simbólico, como el de Rey de Jerusalén.

La independencia formal de todos esos estados entre sí quedaba expresada en el ordinal por el que el soberano era identificado en cada uno de sus estados, dadas las respectivas líneas sucesorias de cada uno. Por ejemplo, el citado Felipe III de Castilla era Felipe II en Aragón, en Portugal y en las Dos Sicilias, y Felipe V en Navarra, conforme sus respectivos árboles dinásticos.

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones