Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Cómo un santo visigodo da nombre a una de las Reales y Militares Órdenes españolas

  • Escrito por Redacción

San Hermenegildo. Arte bizantino

El 13 de abril se celebra el día de San Hermenegildo, muy popular especialmente en tiempos del rey Fernando VII cuando se hizo efectiva la creación de esta distinción militar. ¿Quieres saber el origen?

Tras la Guerra de la Independencia -1808 - 1814-, el Rey Fernando VII, una vez verificada la derrota y retirada de España de los invasores franceses, regresó para volver a sentarse en su Trono y recuperar la parte de su soberanía como monarca absoluto que las Cortes de Cádiz le habían arrebatado por su ausencia.

La Real y Militar Orden de San Hermenegildo nació el 28 de noviembre de 1814 con los grados de Cruz, Placa y Gran Cruz –que es otra Placa y una banda-, que respectivamente premiaban los 25, 30 y 40 años de servicios intachables, en el último caso, siendo además general.

El origen del nombre de la Orden de San Hermenegildo

 

La orden toma el nombre del príncipe visigodo, hijo del rey Leovigildo que, inducido por su esposa Ingunda y San Leandro, abjuró del arrianismo oficial y se convirtió al catolicismo enfrentándose a su padre, también en lo político, quien le derrotó y le condenó a muerte. La sentencia se ejecutó el 13 de abril del año 585.

Fernando VII vio en este lejano episodio una trasposición de sus propias luchas como Príncipe de Asturias contra su padre el Rey Carlos IV y por ello lo eligió como titular de la nueva Orden.

Retrato de Fernando VII.

El nacimiento de España

Al respecto del nombre de San Hermenegildo, no está de más recordar que en aquella lejana época estaban ocurriendo los dolores del parto de España que, de ser una parte de Roma, las Hispanias, pasaron a constituir otra realidad histórica: el Reino de Toledo o Visigodo.

Éste nació de la unión territorial –la península Ibérica, más el sureste de la actual Francia, llamada posteriormente el Rosellón y la Cerdaña-, la fusión de las gentes -tras la supresión de las leyes que separaban a los visigodos de los hispanos-, un único código de leyes –la fusión del derecho romano y el germánico-, la unidad religiosa en el catolicismo, los primeros pasos de la monarquía hereditaria, etc.

El sentido de la nueva Orden Militar

Una lectura reposada de la disposición permite percibir el propósito de favorecer a la oficialidad ofreciendo el premio del ingreso en la nueva Real y Militar Orden, como se venía haciendo con la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III. Pero también permite leer, entre líneas, que Fernando VII sólo pretendía premiar a los oficiales veteranos del, por así decirlo, 'su' Ejército, aquellos que comenzaron la Guerra de la Independencia y lograron la victoria.

Los requisitos establecidos excluían a los oficiales de conveniencia, aquellos que, una vez lograban el Real Despacho -recurriendo incluso a su compra, procedimiento dieciochesco presente en los ejércitos europeos del momento, y en algunos hasta apenas hace 150 años-, pedían el retiro para quedarse con todas las ventajas posibles de ser oficial, pero las menos de sus servidumbres.

También, y sobre todo, dejaba de lado a aquellos nuevos y numerosos oficiales aparecidos durante la Guerra de la Independencia, de quienes temía el Rey que tuvieran sintonía con el liberalismo, porque las Juntas y Cortes, en su afán reformador y hasta revolucionario, habían concedido despachos de oficial eximiendo de la exigencia de pertenecer a la Nobleza, como era preceptivo hasta entonces con carácter general.

Aparte de estas consideraciones, no debe dejarse de lado lo verdaderamente meritorio que era, a principios del siglo XIX, alcanzar 25 años de servicios continuados en filas pues, si bien la letalidad de las armas no era como la actual, la sanidad militar de entonces no lograba las recuperaciones de heridos y enfermos en los niveles exitosos de hoy en día. Además, entrando en campaña, la salud quedaba pronto resentida por muchos factores perjudiciales como estar expuestos continuamente a las variaciones climáticas, una dieta inadecuada e insuficiente, los insalubres alojamientos o el simple nivel de vida, a causa de unas pagas pocas veces percibidas regularmente.

Por todo ello, sobrevivir en buen estado a 25 años de servicio era, entonces, merecedor de un premio y unas ventajas de mucha mayor consideración que en la actualidad.

Evolución de la oficialidad

El originario espíritu corporativo de esta Real y Militar Orden, que en origen fue muy elevado, fue, con el tiempo, perdiendo fuerza al compás de dos factores: el primero, la profesionalización total de los oficiales entre los que disminuyeron grandemente los de conveniencia; el segundo, su evolución general hacia el liberalismo, una vez derrotado el carlismo; y, el tercero, el aumento de la esperanza de vida, que, imperceptiblemente, hacía no tan meritorio cumplir los años de servicio exigidos.

Tanto es así que algunos, de flojo espíritu militar, han llegado a referirse a la Cruz y la Placa como las de "ser viejo", no llegando a constituir para ellos un motivo de orgullo obtenerlas.

Las insignias

Las insignias de la Orden representan al Santo con la palma del martirio en la mano y montando a caballo, acompañado por el lema 'Premio a la Constancia Militar'. En el reverso de las cruces aparece la cifra real de su creador, F VII.

                                               Detalle del anverso -izquierda- y reverso -derecha- de la cruz.

Por Antonio Manzano

ONE MAGAZINE

 

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones