Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

SOBRE MORALIDAD PROFESIONAL (14 de enero de 1936)

  • Escrito por Redacción

1400 guardia civil 1

SECRETARÍA MILITAR.

Circular–

El artículo 9.º de la Cartilla del Guardia Civil prohíbe terminantemente admitir retribución alguna en consideración a servicios prestados, aunque sea una prueba de agradecimiento del que la ofrezca.

Sus sabios preceptos han de estar bien grabados en el espíritu del Cuerpo. Este y otros artículos de la Castilla son -dice un comentarista de su doctrina- el manantial de esa fuerza moral tan preciada para el Instituto, que en múltiples ocasiones solamente con ella vence y disipa verdaderos problemas sociales.

Aseo, compostura, moderación, palabras y acciones correctas, seriedad sin exageraciones, no hacer ni dejar hacer más que lo que el reglamento y las leyes marcan, vestir con severa propiedad y demostrar valor y serenidad ante los peligros, son elementos tan importantes que, poseídos por cada Guardia, proporcionan a la colectividad el prestigio y fuerza moral que es la base fundamental de la existencia de la institución. Si a ello se agrega el llevar al ánimo de sus convecinos que la Guardia Civil está siempre dispuesta a «hacer el bien por el deber y el gusto de hacerlo», y no por lucro ni alarde, poseerá una acción moral sobre ellos mucho más eficaz y duradera que la proporcionada por sus armas.

Dice el artículo 9.º antes citado que nunca debe admitir, ni aun a título de gratitud, dadivas en consideración a su servicio, y dice bien; porque si tal hiciera, caería bajo la acción penal de los preceptos en vigor del Código de Justicia Militar, que establece el distingo de que mayor es la falta cuanto mayor la graduación del que la cometiere. En los momentos actuales, en que la pasión política produce exaltaciones en la conciencia ciudadana y extravíos en las conductas, la Guardia Civil, consciente de su elevada misión, ha de revestirse de todo su prestigio, asegurándolo con la moralidad más acrisolada en toda su actuación, pública y privada, que ha de mantener íntegra en el curso de su servicio, cumpliendo exactamente el artículo 22 de las obligaciones del soldado de las Ordenanzas Militares, que prohíbe exigir (y por el artículo 9.º de la Cartilla, admitir), en el alojamiento que tuviere, otra cosa que cama, luz, agua, vinagre, sal y asiento a la lumbre.

No aceptara, por tanto, ninguna indicación que signifique regalo ni obsequio, frecuentes en el desinterés y carácter espléndido de los españoles, aunque su valor sea insignificante o mínimo, pues si en la mayor parte de los casos es muestra de afecto u obsequiosidad al Instituto, absolutamente desinteresado, también es cierto que a veces trae encubierto un propósito de captación de voluntades, dañina por lo desmoralizadora, para el prestigio de la institución.

En las correrías a través de los campos, en los caseríos, se ofrecen algunas veces a las parejas de servicio comidas, bebidas y viandas que, de ser aceptadas, han de dejar forzosamente un rastro de agradecimiento que puede cohibir a los que las reciben en su libre actuación, si la ley les impone la obligación de denunciar cualquier infracción de que sean autores los favorecedores; ya que, por desgracia, no siempre son inspirados en móviles desinteresados esos actos de aparente desprendimiento y cariño. Los comandantes de puesto, cumpliendo disposiciones de régimen interior vigentes al señalar las correrías.

Procurarán marcar itinerarios que no obliguen a las fuerzas a tener que hacer más de una comida fuera del cuartel, salvo que el servicio lo exija. De ese modo, las parejas podrán llevar consigo una comida de fiambre, y no tendrán que recurrir a peticiones de ninguna clase, a menos que en su recorrido puedan encontrar establecimiento público en que proveerse mediante el pago de la consumición, que siempre ha de efectuarse en el acto, procurando hacerlo a la vista del público para evitar ni aun la más leve sospecha de que haya existido dadiva.

El mando, en todas sus categorías, y muy principalmente los jefes de línea y comandantes de puesto, exigirá al personal a sus órdenes la más estricta observancia de las disposiciones de esta circular, vigilando asiduamente su cumplimiento para corregir, con la máxima severidad, que se falte a los principios de moral militar que la informa, por cuya pureza estoy dispuesto a velar cumpliendo muy altos deberes.

Sus preceptos serán copiados en los libros de escritura de las clases de tropa, figurando también en la tabla de órdenes de los puestos. Madrid, etc.

Sebastián Pozas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones