Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

REORGANIZACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL (28 de julio de 1933)

  • Escrito por Redacción

Libro1933

REORGANIZACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL (28 de julio de 1933)

Ministerio de la Gobernación.–Decreto: La obra iniciada por decreto de 16 de agosto del año último, que suprimió en el Ministerio de la Guerra la Dirección General de la Guardia Civil y creó en el de la Gobernación los organismos directivos de dicho Instituto, había de ser continuada, procediendo a una reorganización en el personal y servicios del mismo. Cuando casi todos los organismos del Estado cambian su estructura, armonizándola con las exigencias de la vida moderna, no podía esta institución, modelo de austeridad, abnegación y disciplina, pero arcaica en algunos aspectos de su organización, sustraerse a tan imperativa necesidad. Atento a ello, el ministro de la Gobernación solicitó y obtuvo de las Cortes la autorización debida para el artículo 13 de la ley de Presupuestos de 28 de diciembre de 1932, para reorganizar el Instituto de la Guardia Civil en el curso del actual ejercicio económico; pero al intentarlo se encontró en la material imposibilidad de llevarlo a cabo, dentro del límite presupuestario del citado artículo 13, viéndose obligado a presentar a las Cortes, en 6 de junio próximo pasado, un proyecto de ley arbitrando recursos con que dotar los servicios reorganizados de la Guardia Civil durante el segundo semestre del año actual; proyecto que fue sancionado por Ley de 27 del corriente. Tres extremos fundamentales abarca la reforma, que responde en su resolución a las más imperiosas necesidades sentidas por el Instituto: Reorganización de servicios, personal y acuartelamiento.
Se da una nueva estructura a las unidades del Instituto; las zonas que anteriormente tenían reducidas sus funciones a la inspección de servicios y revista de personal, adquieren mayor relieve, al dotarlas de un cuadro eventual del mando y encargarlas de servicios administrar los encomendados antes a las Mayorías de tercios, por lo que esta últimas desaparecen. Se reduce el número de tercios, y, al hacerlo, además de disminuir el de las planas mayores y el personal de cada una de las que subsisten, se corrige la desigualdad que entrañaba la existencia de tercios con la misma organización jerárquica e idéntico mando para efectivos diferentes y distinta intensidad de servicios. Se suprimen los tercios móviles y se crea, con el mismo carácter, el que se destinara, cuando la reforma tenga su total aplicación, al servicio de Ferrocarriles, para vigilancia de éstos y conducción de presos. Se constituirán, además, en determinados tercios, grupos de fuerzas movilizables con las características de concentración de aquello suprimidos, al objeto de encontrar también economía importante de los pluses que por aquel concepto se devengan.
Desaparece la organización uniforme de las comandancias. Estas tendrán el número de jefes de empleo distinto que corresponda al de las compañías, líneas que están bajo su mando. Se suprimen las unidades de caballería, convirtiéndose todas las del Cuerpo en mixtas. Y, finalmente, se da solución al grave problema de los puestos reducidos , casi aislados, que serán situados donde mejor convenga a las necesidades del servicio, verán aumentada su dotación de fuerza y dispondrán como las demás unidades del Instituto de medios modernos de locomoción, para la mayor rapidez y facilidad en el cumplimiento de su utilísima función. En virtud de esta reforma, que adquiere su amplitud y desarrollo en el correspondiente articulado y disposiciones complementarias que se dictaran, se consigue una distribución de fuerza más eficaz y conveniente, permitiendo, además, una reducción importante en las escalas de jefes, oficiales y tropa, sometidas a consiguiente amortización.
Las reducciones en las plantillas del Cuerpo y las economías que con ellas y las resultantes de la organización de servicios se producen permiten introducir algunas justas mejoras en los sueldos y emolumentos del personal del Instituto de la Guardia Civil, equiparándolo en este aspecto al de otros cuerpos y buscando así alguna compensación a la momentánea paralización en las respectivas escalas y a su mayor y consecuente rendimiento del trabajo. Finalmente, se acomete el problema del acuartelamiento no para darle una solución inmediata, que sería imposible dentro de la breve vida del actual presupuesto y cantidad consignada, sino para encauzarla en forma que, manteniéndola, en pocos años sea un hecho real el alojamiento de las unidades del Instituto en cuarteles adecuados, impulsando la construcción de los mismos con beneficio para el Erario, para el servicio y para el personal.
Tal es, en síntesis, el espíritu que preside la reorganización de los servicios de la Guardia Civil; por lo que, de acuerdo con el Consejo de Ministros, y a propuesta del de la Gobernación, vengo en decretar lo siguiente:

  1. Artículo 1.º. Subsistirán en el Ministerio de la Gobernación la Inspección General y la Sección Especial de la Guardia Civil, creadas por decreto de 16 de agosto del año anterior, aumentándose el personal militar de aquélla en dos capitanes y creándose la secretaría particular del Inspector General.
  2. Artículo 2.º. Las fuerzas del Instituto de la Guardia Civil seguirán organizadas en zonas, tercios, comandancias, compañías, líneas y puestos. A) Las zonas serán cuatro, con residencia, la primera, en Barcelona; la segunda, en Córdoba; la tercera, en Valladolid, y la cuarta, en Madrid. La zona primera comprende los tercios 3.º, con residencia en Barcelona; 5.º, en Valencia; 7.º, en Zaragoza, y 19.º, en Barcelona. La zona segunda comprende los tercios 8.º, con residencia en Granada; 16.º, en Málaga; 17.º, en Sevilla, y 18.º, en Córdoba. La zona tercera comprende los tercios 6.º con residencia en Coruña; 9.º, Valladolid; 10.º, en Oviedo; 12.º, en Burgos, y 13.º, en San Sebastián. La zona cuarta comprende los tercios 1.º y 14.º, con residencia en Madrid; 2.º en Toledo; 4.º, móvil de Ferrocarriles, en Madrid; 11.º, en Badajoz, y 15.º, en Murcia. Se crean en cada zona un cuadro eventual de mando y una mayoría. B) Se agrupan las fuerzas del Instituto de la Guardia Civil en 19 tercios, distribuidos en la forma expresada en el apartado precedente, suprimiéndose los nueve estantes. El 1.º Tercio lo integran las comandancias de Guadalajara, Madrid (excepto la capital) y Segovia. El 2.º, las de Cuenca y Toledo. .El 3.º, las de Barcelona (excepto la capital), Gerona, Lérida y Tarragona. El 4.º, móvil de Ferrocarriles, la del norte en Zaragoza y la del sur en Córdoba. El 5.º, las de Baleares, Castellón y Valencia. El 1.º, las de Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra. El 7.º, las de Huesca, Teruel y Zaragoza. El 8.º, las de Almería, Granada y Jaén. El 9.º, las le Ávila, Soria, Valladolid y Zamora. El 10.º, las de León, Oviedo y Valencia. El 11.º, las de Badajoz, Cáceres y Salamanca. El 12.º, las de Burgos, Logroño y Santander. El 13.º, las de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya. El 14.º, con sus dos comandancias en Madrid (capital). El 15.º, las de Albacete, Alicante y Murcia. El 16.º, las de Cádiz, Málaga, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. El 17.º, las de Huelva y Sevilla. El 18.º, las de Ciudad Real y Córdoba, y el 19.º, con sus dos comandancias en Barcelona (capital). Se suprimen las Mayorías de Tercio. C) Subsisten, además de las comandancias que integran núcleos o grupos de fuerzas reunidas, las existentes en cada una de las 50 provincias de la nación, residiendo su jefatura en la capital de aquéllas, en la forma y con la composición que se detallara. Las comandancias serán de tercero, segundo y primer orden, según estén mandadas por comandantes (con una o dos compañías, las de tercer orden: de segundo orden, por teniente coronel (con tres o cuatro unidades), y de primer orden, por teniente coronel, con auxiliares de comandante en número que determinara el de las compañías que las integran. D) Constituyen las comandancias las compañías y líneas, siendo unas y otras mixtas de infantería y caballería. Se suprimen las comandancias y unidades de caballería. E) Los puestos se organizaran en lo sucesivo según las disponibilidades de fuerza, con el mínimum de una clase y seis guardias.
  3. Artículo 3.º. En virtud de la nueva organización que se implanta en el Instituto, se suprimen nueve plazas de coroneles, 15 de tenientes coroneles, 54 de comandantes, 76 de capitanes, tres médicos, un veterinario, dos maestros armeros y 1.200 plazas de guardias de segunda. Se suprime también el empleo de alférez en la Guardia Civil., siendo sustituidos en las vacantes que reglamentariamente vayan sucediéndose, hasta su extinción, por los subtenientes del Cuerpo de Suboficiales, que se crea en el Instituto por este decreto.
  4. Artículo 4.º. Los jefes y oficiales a quienes alcance la supresión referida en el precedente artículo, quedarán en situación de disponibles forzosos, o serán nombrados en comisión para el desempeño de los destinos o cargos que el ministro de la Gobernación les confiera transitoriamente en tanto se lleva a cabo la reforma.
  5. Artículo 5.º. Para llevar a cabo la nivelación de plantillas, con la reducción establecida en el artículo 3.º, se procederá a la amortización de todas las vacantes que en cada uno de los diversos empleos se produzcan, cesando esta tan pronto quede extinguido el personal excedente.
  6. Artículo 6.º. A los tenientes coroneles, comandantes y capitanes que a consecuencia de la reducción de plantillas que produce la implantación de la reforma sufrieran un retraso en el curso de ascensos de su carrera, se les concederá, en compensación de ello, al pasar a situación de retirado por edad reglamentaria y a solicitud del interesado, que se les fije como sueldo regulador, en relación con toda clase de derechos pasivos, el asignado al empleo superior inmediato, siempre que por el Ministerio de la Gobernación se haga, llegado el momento de su pase a la situación de retirado, la declaración oficial de que el solicitante hubiera alcanzado, de no haberse decretado la reorganización, el ascenso al empleo inmediato superior al que tenga en el momento de cesar por edad en el servicio activo; entendiéndose que la aplicación de este derecho de acogerse a los beneficios que se conceden, se reconocerá solamente a los que lo soliciten durante el tiempo que tarde en desaparecer el excedente que respecto a tenientes coroneles, comandantes y capitanes señala este decreto. Salvo lo prevenido anteriormente, los afectados por esta reorganización de servicios, al igual que todos los generales, jefes y oficiales de la Guardia Civil, se regirán en cuanto a sus derechos pasivos por el estatuto de 22 de octubre de 1926, declarado por la Ley de 9 de septiembre de 1931.
  7. Artículo 7.º. Mientras no se normalicen las plantillas en virtud de amortización, se confirma la suspensión del ingreso en el Cuerpo de Oficiales del Instituto de la Guardia Civil. En lo sucesivo, será necesario que el solicitante haya terminado sus estudios en cualquiera de las academias de Infantería. Caballería, Artillería o Ingenieros, ampliados con aquellos que se estimen necesarios para la formación del oficial del Instituto y que oportunamente se dictaran; dando derecho al así nombrado a ocupar, por riguroso orden de conceptuación, las dos terceras partes de las vacantes de tenientes que se produzcan en el Instituto. Respecto a tropa, quedan anuladas todas las instancias existentes en la actualidad solicitando ingreso en el Instituto, así como también cuantas disposiciones lo regulan.
  8. Artículo 8.º. Se implanta definitivamente en el Instituto de la Guardia Civil el Cuerpo de Suboficiales, que fue creado con carácter general para el Ejército por la Ley de 4 de diciembre de 1931, declarando su subsistencia y la de las órdenes circulares de 20 de enero y 25 de febrero, 26 de marzo y 24 de noviembre, todas de 1932, por el Ministerio de la Guerra, con las modificaciones siguientes: A) Los subtenientes de la Guardia Civil substituirán en sus funciones a los alféreces, o secundarán a tenientes por riguroso orden de antigüedad y cumplimiento de los demás requisitos que se determinen en el reglamento que se dicte, ocupando una de cada tres vacantes en el escalafón de tenientes y adquiriendo entonces sus mismos derechos y prerrogativas. B) El ascenso al Cuerpo de Suboficiales en las clases de segunda categoría se efectuara previa la declaración de aptitud que se determina en el reglamento de ascensos de las clases de tropa del Instituto, de 4 de agosto de 1921, y demás disposiciones reglamentarias que los regulan. C) El personal del Cuerpo de Suboficiales ejercerá las funciones peculiares del mismo que se les asigne en los reglamentos e instrucciones para el servicio del Instituto, y aquellas otras que se les confiera por el Ministerio de la Gobernación. D) La edad para el retiro en las distintas categorías del Cuerpo de Suboficiales se ajustara a los preceptos contenidos en las disposiciones vigentes para el personal de tropa del Instituto. E). Los sueldos anuales en las diversas categorías del Cuerpo de Suboficiales serán los siguientes: subtenientes, 5.750 pesetas; subayudantes. 5.000; brigadas, 4.500, y sargentos primeros, 4.250. F) Las actuales clases de segunda categoría, de acuerdo con el artículo 17 de la Ley de 4 de diciembre de 1931, ya referida, manifestarán, en un plazo de diez días, en vez del de treinta fijado por aquél, si se acogen o no a los preceptos de dicha ley, que regirá en toda su integridad en cuanto preceptúa el artículo antes citado. G) Las plantillas del Cuerpo de Suboficiales quedarán determinadas en el cuadro orgánico del Instituto.
  9. Artículo 9.º. Se suprimen todas las gratificaciones de los generales jefes y oficiales del Instituto, substituyéndolas con una bonificación del 50 por 100 sobre sus actuales sueldos por el servicio peculiar del Cuerpo, la que no será aplicable al personal de señores médicos y veterinarios afectos a las unidades, los que continuarán percibiendo las gratificaciones de mando y de montura y equipo que por sus empleos les correspondan. Por los jefes y oficiales del Instituto de la Guardia Civil se continuará disfrutando la gratificación de efectividad o quinquenios, pero sin que el conjunto de estos, unido a su sueldo, rebase el de empleo superior inmediato. Esta restricción empezará a regir a partir de la fecha de este decreto para el personal de nuevo ingreso en el Instituto. A los generales, jefes y oficiales y asimilados, que por este decreto se prive del ordenanza que reglamentariamente tenían a su servicio, se les asigna la suma anual de 800 pesetas. Se asigna a los cuatro médicos y tres veterinarios de los tercios de Madrid, Barcelona y Valencia una indemnización anual de 1500 pesetas para los primeros y 1.000 para los segundos, en compensación a los gastos que por locomoción se les origina al prestar sus servicios profesionales al personal ausente de cuarteles que tiene asignado los unos y el del ganado, en igualdad de circunstancias, los otros.
    Se cifra como sueldo del guardia segundo del Instituto, al ingreso, el de 3.100 pesetas anuales; el de los cabos, en 3.465, y el los sargentos, en 3.830. Como bonificación del servicio se asigna los sargentos 500 pesetas anuales y a los cabos 350, a los guardias, cornetas y trompetas, 275, y en concepto de gratificación de efectividad, a todos ellos, la cantidad de 375 pesetas por cada quinquenio percibidas por doceavas partes de la anualidad correspondiente.
  10. Artículo 10.º. Se fija en 120 pesetas anuales la gratificación vestuario a los sargentos, cabos y guardias, y de 100 pesetas, también, anuales, las de los premios de constancia; y por la especialidad de Arma de Caballería, y como compensación al gasto de limpieza y cuidado del caballo y equipo, se asigna a los cabos y guardias de la misma la cantidad de 100 pesetas anuales. Dichas asignaciones se percibirán por dozavas partes al propio tiempo que sus sueldos.
  11. Artículo 11.º. Se suprimen los ordenanzas personales al servicio de los generales, jefes y oficiales del Instituto, pasando a prestar el servicio de su clase a que fueren destinados. Se crean, con la gratificación anual de 1.600 pesetas, 200 plazas de ordenanzas en el Instituto para la Inspección General, Sección Especial, zonas, tercios, comandancias y salas de oficiales y de suboficiales, las que únicamente podrán ser concursadas por individuos de la clase de tropa que poseyendo la aptitud física necesaria, se encuentren en situación de retirados y no excedan de sesenta años. No constituirán Cuerpo, y serán nombrados por concurso y separados libremente por el Inspector General del Instituto a propuesta del jefe de la dependencia donde presten sus servicios, sin que contra tal acuerdo quepa recurso de clase alguna.
  12. Artículo 12.º. Se suprime la dotación de dos plazas de guardia que por cada compañía venía percibiendo el Colegio de Guardias Jóvenes, y en su lugar se establece una subvención para su sostenimiento.
  13. Artículo 13.º. El ascenso a cabo y sargento de la Guardia Civil se regulara por los preceptos estatuidos en el reglamento de ascenso de clases de tropa de dicho Instituto, de 4 de agosto de 1921, y demás disposiciones que los regulan.
  14. Artículo 14.º. Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan o modifiquen lo estatuido por el presente decreto, del que se dará en su día cuenta a las Cortes, y para su ejecución y cumplimiento se dictaran las órdenes e instrucciones oportunas por el Ministerio de la Gobernación. La Granja…
  • Niceto Alcalá–Zamora y Torres.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones