Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Retazos de la historia: El Duque de Ahumada y su intervención en las guerras carlistas (I)

  • Escrito por Redacción

duque

Articulo sobre la Historia de nuestra querida Guardia Civil que nos envia nuestro colaborador el 'polilla' IGNACIO MARTIN GUERRERO, capitán de la Guardia Civil, retirado y residente en la Residencia "Virgen de la Cabeza" de Guadarrama.

Retazos de la historia: El Duque de Ahumada y su intervención en las guerras carlistas (I)

El Excmo. Sr. Don Francisco Javier Girón y Ezpeleta Las Casas y Emile, Duque de Ahumada y Marqués de las Amarillas, fundador de la Guardia Civil, en 1844 se vio inmerso como militar en las guerras carlistas que asolaron el teritorio español a lo largo del siglo XIX.

El rey Fernando VII, el 12 de junio de 1830, hizo testamento en el que nombraba a su esposa María Cristina como regente del reino en caso de fallecimiento hasta que su hijo o hija, que había aún de nacer, cumpliera la mayoría de edad para poder sucederle en la corona. Cuando Fernando VII fallece el 24 de septiembre de 1834, su hija Isabel II es proclamada reina de España y su esposa María Cristina como regente hasta la mayoría de edad de Isabel.

El hermano del rey Fernando, el infante Carlos María Isidro, lleno de privilegios y con grandes ambiciones, no está conforme con el nombramiento de Isabel y lanza el Manifiesto de Abrantes en el que se proclama como auténtico rey de España con el nombre de CarlosV. Este hecho da lugar a la primera querra carlista, la cual se extiende por varios puntos de Navarra, País Vasco, Andalucía, Cataluña, Aragón, Valencia, Castilla la Vieja y la Mancha.

Nuestro Duque de Ahumada en aquellos momentos se hallaba destinado en Andalucía como brigadier al mando de su regimiento. En 1838 organiza sus tropas en la provincia de Jaén combatiendo a las guerrillas carlistas que operaban en aquella zona. Lo hace persiguiéndolas hasta Despeñaperros, donde implanta varios destacamentos con el fin de proteger este estratégico paso mientras él marcha hacia Ciudad real para perseguir allí a las partidas carlistas de la Mancha.

En octubre de 1838, como 2º jefe del general Narváez, se encuentra acantonado en Madrid con una división compuesta por 8000 hombres. En el mes de noviembre es cesado en el mando del ejército de reserva de Andalucia el general Narvaéz y le transmite este cargo al Duque de Ahumada. A finales de este mes, dirigiendo personalmente sus tropas, abandona Madrid para dedicarse a operaciones de limpieza contra las partidas carlistas que merodeaban por los límites de las provincias de Toledo y Ávila. Días después, una Orden Ministerial le destina al ejército del Centro con base en Guadalajara donde se hacer cargo como jefe del convoy que transporta hasta Molina de Aragón 15000 equipos de uniformes, ropa de abrigo y otros pertrechos vitales para la supervivencia del ejército de Norte. La importancia de este convoy se hace evidente si tenemos en cuenta que llevaba una escolta de 2000 infantes y un escuadrón de caballería.

A su llegada a Maranchón es informado de que el general jefe carlista Llagostera espera su llegada en Molina para atacarle con cinco batallones de infantes y cuatro escuadrones de caballería. Ante esta situación, haciendo uso de una maniobra de táctica imprevisisble, decide cambiar de ruta y de destino y se dirige por caminos impracticables hacia Ariza (Zaragoza). Allí consigue llegar con el cargamento intacto tras haber sufrido penalidades sin cuento. Desde Ariza se traslada a Calatayud, donde es recibido con todos los honores y parabienes. En esta población entrega el convoy al general Ayerbe, jefe de división.

Con la nueva reorganización del ejército, en el otoño de 1839, aun siendo solo brigadier, el Duque de Ahumada es nombrado Comandante General de la 2ª División, una de las más importantes del ejército del Centro pues tiene como principal objetivo ocupar toda las zona sur de Aliaga (Teruel), cuyo castillo-fortaleza constituía un obstáculo para la ascensión de las tropas de Ahumada hacia el Maestrazgo.

Establece su cuartel general en el pueblo de Camarillas y se ve obligado a permanecer allí durante el crudísimo invierno, con fuertes nevadas que imposibilitan cualquier movimiento, incluidos los necesarios para el abastecimiento de sus tropas.

 

El castillo de Aliaga

castillo-aliaga

Los árabes dependientes de la taifa de Albarracín construyeron a principios del siglo XII un baluarte al que denominaron Aulaga. El rey de Navarra y Aragón, Alfonso I el Batallador, conquistó la plaza a los moros y se la entregó a la orden de los Templarios. En 114 fue nuevamente conquistada por los árabes que se mantienen en ella hasta la llegada del hermano del Batallador, Alfonsos XII, quien a su vez se la entrega a la Orden Militar de San Juan de Jerusalén, para finalmente pasar en 1180 a la Orden Militar Hospitalaria.

En años sucesivos, el castilo fue ocupado por señores de la nobleza y facciones del ejército. Durante estas ocupaciones experimentó varias transformaciones propias de las diferentes épocas hasta constituirse como una fortaleza circundada por barbacanas que llegaron a ocupar una superficie de 4000 m2.

Se alzaba sobre un cerro peñascoso que dominaba el pueblo y al norte tenía como atalaya la torre del Homenaje. Su aspecto era impresionante y su carácter inexpugnable le conferían gran valor. Disponía de sólidos muros coronados de almenas en torno a sus patios interiores, con cubos y saeteras como segunda defensa. En la parte superior derecha contaba con una torre cuadrada de amplias dimensiones y techo piramidal de color rojizo, con balcones y aspilleras que, sin menoscabar su aspecto defensivo, le hacían parecer un edificio residencial.

Don Ramón Cabrera y Griñón, general del ejército carlista, designa como jefe de la fortaleza y guarnición de Aliaga al comandante Maraculla. Ante la posibilidad de un asedio, los carlistas incendian y arrasan los pinares que rodeaban al castillo, así como las casas del pueblo, la iglesia y todo aquello suceptible de servir de apoyo o cobijo a los asaltantes. En el saqueo de la iglesia se apoderan de los ornamentos que cubrían los catafalcos para las misas de difuntos, los cuales son trasladados al castillo donde Maraculla ordena que sean izados como bandera en la torre del Homenaje al grito de Víctoria o Muerte.

En los primeros días de abril de 1840, las avanzadillas del Duque de Ahumada ocupan la pequeña aldea de Covatillas, a las puertas de Aliaga y el día 12, se apoderan de las primeras casas del pueblo y de la ermita de Nº. Sª. De la Zarza, iniciando de esta manera el cerco y asedio al castillo.

Continuará.......

IGNACIO MARTIN GUERRERO, 'polilla'

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones