Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

TENIENTE GENERAL CAMILO GARCIA POLAVIEJA Y DEL CASTILLO, DIRECTOR GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL (del 13-07-1903 al 23-11-1903)

  • Escrito por Redacción

camilo-garcia-polavieja

TENIENTE GENERAL CAMILO GARCIA POLAVIEJA Y DEL CASTILLO, DIRECTOR GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL (13-07-1903/23-11-1903)

Nació en Madrid el 13 de julio de 1838 y murió en Madrid el 5 de enero de 1914.

Descendiente de acaudalada familia oriunda de Asturias y residente en México, perdió a sus padres antes de los veinte años y se encontró sin bienes de fortuna. Estaba preparándose para ingresar en la Escuela de Estado Mayor, y al no poder proseguir sus estudios sentó plaza de soldado el 20 de agosto de 1858, obteniendo reglamentariamente los empleos de cabo y sargento en el regimiento de Navarra.

Tomó parte en la guerra de África, se distinguió en varios combates y fue ascendido por su comportamiento en la batalla de Wad-Ras en donde fue herido. En 1863 le fue concedido el empleo de alférez con destino a Cuba en donde permaneció hasta 1873 en que volvió con el grado de teniente coronel.

Como ayudante de Martínez Campos tomó parte en luchas civiles, en Valencia y más tarde en Cataluña y en el Norte obteniendo en el campo de batalla todos sus grados y empleos hasta el de brigadier inclusive el año 1876. En octubre de ese año marchó a Cuba, abatiendo en pocos meses la insurrección de las Villas. Pasó después a mandar la tercera brigada del departamento oriental, dedicándose incesantemente a la persecución de Antonio Maceo; más tarde persiguió a las fuerzas insurrectas de Limbano Sánchez, logrando la capitulación del citado cabecilla, por todo lo cual fue ascendido a mariscal de campo, nombrándosele Comandante General y gobernador civil de la provincia de Puerto Príncipe. En 1879 pasó a la provincia de Santiago de Cuba adoptando medidas para contrarrestar el movimiento insurreccional que se estaba preparando, y logró limitar el que tuvo lugar en Holguín y Cuba. Al poco estalló de nuevo la rebelión, y a su frente estaban hombres tan prestigiosos en el campo insurrecto como los hermanos Maceo, Guillermón, Quintín Banderas, Lacret y otros. A esta guerra se le llamó Guerra Chiquita, sin duda porque solo duró un año.

La obra del General Polavieja ha sido considerada como un modelo a imitar por todas las naciones que tienen colonias. Terminó la contienda por la fuerza de las armas, entregándose la mayoría de los cabecillas al frente de sus adeptos. En octubre de aquel año llegaban los insurrectos a 5.000 o 6.000. En abril del año siguiente apenas pasaban de 500, divididos en pequeños grupos. En 1º de junio se rindieron Guillermón y Maceo, y Calixto García se puso a buen recaudo. Por fin el 22 de junio se rindió Limbano Sánchez, ultimo cabecilla. Por estos hechos fue ascendido a teniente general.

En 1882 ya en la península pasó a formar parte del Consejo Supremo de Guerra y Marina, y poco después se le dio el mando de la Capitanía General de Andalucía. En julio de 1890 se le nombró gobernador y capitán general de Cuba, y apenas desembarcado impidió con sus acertadas y enérgicas medidas una extensa insurrección preparada por Maceo en las provincias de la Habana, Matanzas y Santiago de Cuba, y en el mes de octubre de dicho año la intentada por Carrillo en Santa Clara, dedicándose luego a la conservación de la paz, al fomento de la riqueza de la isla y a la persecución del bandolerismo que tenía allí cierto carácter político y que dejó muy quebrantado al cesar en el mando en 1.892.

Después de desempeñar varios cargos en la Península, entre ellos el de jefe del cuarto militar de la reina regente, fue nombrado en diciembre de 1896 gobernador y capitán general de Filipinas y general en jefe del ejército que operaba en aquellas islas. Las operaciones de guerra cambiaron de aspecto en Filipinas con la llegada de Polavieja. La actitud puramente defensiva en que estaban los destacamentos se transformó en activa y en una constante persecución en columnas móviles dentro de las provincias de Bataán, Pampanga, hacia la parte de los esteros: Nueva Écija al Sur, Bulacán, Manila, Laguna y Batangas. Se empezaron preparativos para la reconquista del territorio rebelde de Cavite. No obstante por entonces Polavieja estaba enfermo y la ejecución no correspondió a lo acertado del plan para acabar con la insurrección, pues aunque la provincia de Cavite quedó libre de enemigos, estos pudieron organizar núcleos fuertes de resistencia dentro de la misma provincia, que dieron lugar a sangrientas luchas para acabar con ellos.

Su acción política fue muy discutida con motivo del fusilamiento de Rizal; poco después de admitírsele la dimisión por motivos de salud, le fue concedida la Cruz de San Fernando. En 1899 se le nombró Ministro de la Guerra, en 1903 jefe del cuarto militar de su Majestad, pasando a desempeñar el cargo de Director General de la Guardia Civil del 13 de julio de 1903 hasta el 23 de noviembre de ese mismo año, en 1904 es nombrado jefe del Estado Mayor Central y en 1906 presidente del Consejo Supremo de Guerra y Marina. En 1910 fue ascendido a Capitán general.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones