Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

ANTECEDENTES A LA GUARDIA CIVIL: LOS CARABINEROS PARTE - V

  • Escrito por Redacción

carabineros

ANTECEDENTES A LA GUARDIA CIVIL: LOS CARABINEROS PARTE - V.

DESPLIEGUE DE CARABINEROS DURANTE LA CAMPAÑA DE MORIONES. LOS CARABINEROS EN LA TERCERA GUERRA CARLISTA.

En las Vascongadas, la fuerza de Carabineros durante la Tercera Guerra Carlista se encontraba distribuida de la siguiente forma: En Vizcaya, una compañía en Bilbao, otra en Portugalete y una sección en Olaveaga; en el resto de la provincia varios destacamentos tipo sección. En Guipúzcoa se hallaba distribuida en las Aduanas de Irún, el Bidasoa, Pasajes, Zumaya, Tolosa, Deva y Zarauz. Posteriormente se formaron batallones (15-VI-1873), y por orden del Gobierno se organizó una columna de cuatro mil carabineros, dando las órdenes pertinentes a la Inspección General. La fuerza quedó concentrada en las comandancias para salir al punto de reunión designado, qua fue Aranjuez. Los batallones recibieron los números del 1 al 7, componiéndose todos de seis compañías. Con la Caballería del Cuerpo se formó un regimiento integrado por tres escuadrones. Fue su jefe un comandante. Los dos primeros batallones fueron disueltos de inmediato. Quedaron, pues, cinco formando unidades completas, con mandos propios. Si recordamos que el contingente de Carabineros en aquellas fechas era de unos trece mil quinientos hombres, y el de batallones era de unos seis mil, casi la mitad de los hombres de la institución, contribuyó con su esfuerzo a la conclusión de la tercera guerra civil dinástica.

Los batallones fueron destinados, al primero al Norte. Tomó parte destacada an las operaciones del levantamiento del cerco de Bilbao; el segundo estuvo en las ocurrencias de San Pedro Abanto y una vez levantado el cerco de Bilbao, después de formar parte de la columna del comandante Arjona, fue destinado a Málaga y Sevilla. Fue disuelto en 25 de octubre de 1873. El tercer batallón, comisionado para las provincias de Valladolid, Santander y Palencia, tuvo encuentros con diversas partidas carlistas. Estuvo presente en las ocurrencias de Ramales. El cuarto contribuyó -esporádicamente- al levantamiento del cerco de Bilbao. Tuvo establecida su Plana Mayor en Haro (Logroño) y mereció ser citado por el general Martínez Campos como distinguido. El quinto cooperó con el segundo y cuarto en las acciones de Galdames. Por último, el sexto también actuó en el levantamiento del cerco de Bilbao; después fue destinado a Santona y formó parte del tercer Cuerpo de Ejército que mando el general don Manuel de la Concha.

Estos batallones tuvieron una importante intervención en situación crítica para las armas gubernamentales. El séptimo batallón fue empleado en perseguir las partidas carlistas de La Mancha y Andalucía. Organizado en Ciudad Real, se destacaron unos cincuenta caballos al desfiladero de Despeñaperros.

Uno de sus hechos más importantes fue la captura de Miguel Lozano, jefe de una partida de mil quinientos hombres que hizo temerarias por su arrojo las algaradas realizadas en tierras de Albacete, Murcia y parte de Andalucía. Al sufrir un descalabro, en unión de sus oficiales metióse en un tren con intención de huir a Gibraltar, pero en la estación de Vilches, donde había un destacamento de Carabineros, diose la especial circunstancia que uno de ellos le conocía, por haber sido años antes su asistente mientras hizo el servicio militar. Reconocido Lozano, lo comunicó a su sargento, que procedió a su detención en unión de los que le acompañaban.

De la misma forma, en Cataluña se había hecho una gran concentración de Carabineros. Hubo en Barcelona dos jefes con ciento cincuenta hombres; en Tarragona, un jefe y doscientos cincuenta hombres, e igualmente en Lérida, distribuidos entre la capital, Tremp y Pons. Estas fuerzas se habían concentrado para perseguir a Castells, estando todas las de la Región al mando del coronel Casalis, quien en unión de las columnas de Mola, Pascual y Lacanal, alcanzaron a Castells el 30 de abril (1874) en Prats del Rey tras un día de marcha ininterrumpida. La tropa carlista se desbandó, no consiguiendo otro éxito que el de hacer algunos prisioneros.

Dado el giro que tomaba la insurrección y los abusos cometidos, tomó el mando de las columnas que operaban en Barcelona el brigadier Franch, y en la de Gerona el brigadier Nouvillas. Este organizó tres columnas para que efectuaran desplazamientos repetidos por los puntos más amenazados, con la orden rigurosa de fusilar a todos los que fuesen apresados con las armas en la mano.

Estas columnas fueron reorganizadas posteriormente con integración de tropas de Ejército, Guardia Civil y Carabineros. Se establecieron las Planas Mayores en Figueras, La Bisbal, Puigcerdá y Olot. Mandaba la última el capitán de la Guardia Civil Ricardo Viera, Comandante militar de la Plaza. Este capitán envolvió con su tropa a una partida de trescientos hombres mandada por Zaragatall, famosa por el arrojo de sus hombres.

Tras la entrada en España de Savalls el aspecto de la guerra civil cambió par completo. Savalls dedicóse a reagrupar las pequeñas partidas para emprender operaciones militares de relativa importancia, conseguir recursos económicos para la lucha, organizar voluntarios a los que ofrece "siete reales de haber y uno para alpargatas" y dar las órdenes pertinentes a los jefes de las diversas partidas que quedaban todas bajo su mando.

Preparadas las fuerzas para la batalla, se dirige el 20 de mayo para Besalu, donde alcanzará a la columna de Olot, salida con este fin, y al siguiente día prosigue la marcha de la columna del capitán Viera, que comprueba la presencia de los requetés -unos trescientos cincuenta hombres- cuando llega a Beuda. Tanteado el terreno, se ordena cubrir el servicio de vanguardia en los primeros combates a una guerrilla de la Guardia Civil obligada a sufrir intenso fuego del enemigo. Se le refuerza con una sección. Después de ser rodeado el poblado se inicia el ataque en firme sobre el mismo. Hay que recurrir al asalto de cada una de las casas, de las que los carlistas son desalojados en lucha cuerpo a cuerpo con el arma blanca.

Aunque Savalls se retira con bastantes hombres, es perseguido por la Guardia Civil y Carabineros; el día 27, acosado, ha de enfrentarse con una columna de aquéllos que manda el jefe de la Comandancia Constantino Galindo, y sufre severa derrota. En los primeros días de junio, Savalls es atacado nuevamente por la columna de Gerona, viéndose precisado a organizar la retirada. Como Savalls había hecho diversas incursiones por la zona costera de Gerona, se dispuso el aumento de efectivos para su acoso y poder atender mejor a la defensa del territorio. El 7 de junio, el capitán Viera entabla a su vez combate con Tristani, cuya tropa se encontraba acampada en las proximidades de San Esteban de Bas. Tristani manda unos seiscientos hombres y alguna artillería. Tras encarnizado combate, Tristani se repliega, luego de haber numerosas bajas por ambas partes.

Otros encuentros entre carabineros y carlistas tienen lugar en La Junquera, donde se toman posiciones premeditadamente para una tenaz defensa. La columna Alcega, integrada con carabineros de la Comandancia de Tarragona, tuvo que retirarse, después de tener quince muertos.

En octubre de 1874 se organiza la persecución de Farrés; para ello se organizan las columnas del teniente coronel Moreno (Batallón de Cazadores de la Habana) y del comandante Morales, de Infantería. El conjunto lo manda el coronel José Prior, de la Guardia Civil, que se dirige con toda su tropa hasta Pobla de Segur, sin poder entablar combate, a causa de la constante huida de los carlistas.

Combates de mayor o menor entidad libraron las fuerzas de Carabineros en las provincias Vascongadas, Navarra y Cataluña, donde se habían producido mayor número de levantamientos. También se organizaron expediciones y columnas armadas para combatir la insurrección en Asturias, Zamora, Salamanca, Extremadura y otras zonas limítrofes con Portugal en las provincias de Pontevedra y Orense.

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones