Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

MUERTE DE CAPARROTA Y LIBERACIÓN DE DOS CAMPESINOS SECUESTRADOS (1847)

  • Escrito por Redacción

bandoleros2

MUERTE DE CAPARROTA Y LIBERACIÓN DE DOS CAMPESINOS SECUESTRADOS (1847)

Desde el principio de su existencia, la recién creada Guardia Civil, venía haciendo alarde de aquello que promulgaba su “Cartilla”, el verdadero “Credo” del Guardia Civil, honradez, perseverancia, valentía..., todo ello llevaba a los miembros del Cuerpo a protagonizar servicios importantes contra el bandolerismo, servicios que dado el acoso y el temor a los que estos delincuentes sometían a la población civil eran vistos por la sociedad como algo más que heroicos, uno de estos servicios importantes tuvo lugar en noviembre de 1847 en el sur de la provincia de Córdoba, y acabó con la muerte del bandolero Caparrota y la desarticulación de toda su partida.

Caparrota, era un bandido iniciado en la partida de “Palillos”, fue hecho preso, aunque logró fugarse de la cárcel de Cortes donde se la había confinado. No tardó en organizar una feroz partida bajo su capitanía que comenzó a operar por la serranía del sur de Córdoba, escenario clásico del más puro bandidaje andaluz.

El 31 de agosto de 1847 se hallaba en el sitio conocido como el “Barranquillo” del término de Aguilar, esperando que le llevasen la cantidad de 50.000 reales exigidos por el rescate de los labradores de Castro del Río, José Moreno Polo y Santiago Aranda, a quienes tenía secuestrados.

Enterado el alcalde de Puente Genil de que en el citado lugar había unos caballos y un hombre con ellos, se lo comunicó al Teniente don Antonio Ordoñez, del Cuerpo, el que reunió varios guardias de ellos tres a pie y cinco montados y se puso en marcha. Les acompañaron voluntariamente siete paisanos montados y once a pie, dirigidos por don Manuel Melgares Padilla, Regidor del Ayuntamiento.

El oficial dictó acertadas medidas para cercar a los bandidos, quienes se apresuraron a huir separadamente, al ver que iban hacia ellos cinco guardias y cuatro paisanos a caballo. Pero sus perseguidores se les echaron encima y se inició un prolongado tiroteo. Uno cayó muerto al saltar un vallado, de un disparo que le hizo el Guardia 1º Eulogio Sánchez, otro fue herido por el oficial Ordoñez, quedando en manos del guardia Sánchez. Mientras tanto Caparrota corrió a esconderse entre la maleza de la margen del río, donde logró descubrirlo rápidamente el teniente, quien mandó a dos guardias que pasasen a la orilla opuesta por si el bandolero se corría hacia aquel lado. Pie a tierra el teniente, avanzó rápidamente seguido del guardia José Fráber hacia donde se había ocultado el criminal.

Don Manuel Melgares, que había llegado con los suyos, gritaba desde una altura al teniente, que no pasase adelante porque veía al Caparrota con la escopeta montada en la mano para hacer fuego; Ordoñez llevado por el valor se arrojó pistola en mano hacia el bandido, le hizo fuego y le hirió de un balazo. A continuación le mandó salir de la maleza y así lo hizo, pero, reponiéndose, Caparrota, trató de descargar su arma sobre el oficial, propósito que hubiese consumado a no ser porque el guardia Fráber rápidamente le hizo un certero disparo dejándolo muerto en el acto.

El herido que vigilaba el guardia Sánchez descubrió el lugar donde estaban los vecinos de Castro secuestrados, un pozo oculto y desconocido hasta de los labradores del país.

Los bandidos capturados fueron Dionisio Flores, llamado “Caparrota” muerto; Aquilino Muntor, Miguel Moyano Acosta y José Saboné Barro, consiguiéndoseles tres yeguas, un caballo aparejado, cuatro escopetas, varias mantas y otros efectos.

Este servicio por lo importante, hizo que se promulgase la siguiente Real Orden:

“Ministerio de la Gobernación del Reino.

Excmo. Señor

El Sr. Ministro de la Gobernación del Reino, dice con esta fecha al de la Guerra, lo que sigue:

La Reina (q.D.g) teniendo en consideración el importante servicio prestado por el Jefe, y demás individuos del destacamento de la Guardia Civil de Puente Genil, que con auxilio de algunos vecinos del mismo pueblo dieron muerte al bandido Caparrota, destruyendo completamente su gavilla, y en vista de la particular recomendación que al dar parte de este suceso hizo el Jefe Político de Córdoba, del teniente Comandante de dicho destacamento D. Antonio Ordoñez, del Guardia de 1ª clase Eulogio Sánchez; del de 2ª clase Juan Fráber, y del cabo 2º José Palma; se ha servido mandar S.M. que por este Ministerio se proponga al del digno cargo de V.E. al primero de dichos sujetos para el grado de Capitán, y a los demás para la Cruz de M.I.L. a cuyo fin lo digo a V.E. de Real Orden.

De la misma Real Orden comunicada por el expresado Sr. Ministro, lo traslado a V.E. para su conocimiento y efectos correspondientes.

Dios guarde a V.E. muchos años

Madrid 9 de Noviembre de 1847

El subsecretario

Vicente Vázquez Queipo

Sr. Inspector de la Guardia Civil

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones