Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

La Guardia Civil en el barrranco de Bellver

  • Escrito por Redacción

barranco bellver homenaje

Ellos fueron los primeros de los que se tiene constancia, los primeros en no dudar en dar incluso la vida por ayudar a los demás, fueron los primeros, enseñaron el camino para los que venían detrás, como hemos ido conociendo a lo largo de la historia de la Guardia Civil no van a ser los unicos, la historia del Cuerpo está jalonada de valientes que no dudaron en sacrificarse por el bien de los demás, eso le ha valido el nombre de Benemérita.

La noche del 14 de septiembre de 1850 fue tremendamente lluviosa en Oropesa, Castellón, y junto con el viento acabó por hacer imposible el tránsito por los caminos. El puesto de la Guardia Civil de Oropesa, al mando de don Benito Cepa, estaba alerta cuando recibió una petición de ayuda. La diligencia-correo que iba de Barcelona a Valencia tenía problemas al quedar atascada en el paso del barranco de la Chinchilla. Y allá que se fueron el propio Benito Cepa, junto con los guardias civiles Antonio Abad y Wenceslao Pérez. Después de un duro trabajo fueron capaces de salvar a los ocupantes de la diligencia e incluso al propio carruaje.

Estando parte de la dotación del puesto en las labores de rescate que acabamos de contar, los guardias civiles Pedro Ortega y Antonio Giménez partieron en dirección contraria para vigilar el camino y ayudar a la diligencia que hacía el camino contrario: Valencia-Madrid. Cuando estaba cerca de donde se encontraban, el carruaje que había sido rescatado anteriormente volvió a tener problemas, en este caso, mucho más graves: Cayó por el barranco de Bellver.

Los guardias civiles dejaron todo sus pertrechos y armas y se lanzaron barranco abajo para auxiliar a los accidentados, sabiendo que era algo realmente peligroso, bajar allí donde las aguas arrasaban con rabia todo a su paso. Tan peligroso que le costó la vida a ambos, junto con todas las personas que iban en el carruaje.

Así, Pedro Ortega y Antonio Giménez fueron los primeros guardias civiles en dar su vida en un servicio humanitario en la historia de la Guardia Civil.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones