Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
EL OPORTUNISTA

EL OPORTUNISTA

En cualquier ámbit...

El Director General de la Guardia Civil recibe la máxima distinción de la Asociación Circulo Ahumada

El Director General de la Guardia …

El pasado día 17 d...

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL AL MINISTRO DEL INTERIOR DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL A…

España, 31 de octu...

LA demoledora carta del hijo de Tejero contra los golpistas catalanes

LA demoledora carta del hijo de Te…

Ramón Tejero Diez,...

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

¿Alguien se ha par...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

ARMAMENTO Y DETERIOROS. NORMATIVA SIGLO XIX

  • Escrito por Redacción

articulo arrmamento

“Sus primeras armas deben ser la persuasión y la fuerza moral recurriendo solo á las que lleve consigo, cuando se vea ofendido por otras, ó sus palabras no hayan bastado. En este caso dejará siempre bien puesto el honor de las que la Reina le ha entregado”. Artículo 18, Primera parte. Capítulo Primero. Prevenciones Generales para la obligación del Guardia Civil. “La Cartilla del Guardia Civil”, 20 de diciembre de 1845.

Uno de los mayores peligros de para los componentes del Cuerpo en el siglo XIX, era por supuesto al igual que hoy, el enfrentamiento armado. Las limitaciones de las armas de la primera época, escasa puntería, la servidumbre de cargarla cada disparo, meteorología, etc., hacía que fuera más frecuente de lo que pudiera imaginarse la lucha cuerpo a cuerpo, teniendo que acometer con la bayoneta, si esta iba calada al arma larga, o desenvainar la espada y enfrentarse al arma de similares características que portaba el delincuente –con tamaños aproximados a machetes- con su ya acostumbrado y más que demostrada audacia y valentía. El cumplimiento del deber es a menudo áspero y difícil , y no pocas veces exige penosos sacrificios, pero es el único camino honorable para el Guardia Civil que tiene conciencia de su dignidad y de la importancia de su misión, se debe encontrar en su propio honor, el estímulo necesario para cumplirlo con exceso.

Para los que hoy formamos parte del Cuerpo hay actuaciones que nos pueden parecer “de película”, pero hay relatos impresionantes de cómo nuestros compañeros tuvieron enfrentamientos cuerpo a cuerpo, de cómo el valor heroico es la virtud sublime que, con relevante esfuerzo de la voluntad, induce a acometer excepcionales acciones, hechos o servicios, bien individuales o colectivos, con inminente riesgo de la propia vida y siempre en beneficio de la seguridad de la Comunidad en general, tal y como puede apreciarse en siguiente texto:

REAL ÓRDEN

“Excmo. Sr.:- En vista de las comunicaciones de V.E fechas 16 y 17 del actual, dando cuenta de los buenos servicios prestados por el Teniente del Instituto de su cargo D. Joaquín P. quien con cinco Guardias á sus órdenes defendió el tren de Andalucía, asaltado por catorce criminales, en la madrugada del 15 del corriente mes, logrando con su arrojo y luchando cuerpo á cuerpo con los bandidos salvar los fondos de la empresa y atender á la seguridad de los viajeros; el Rey (q.D.g.), al ver con satisfaccion tan distinguido servicio, ha tenido á bien concederle el grado de Capitán al referido Oficial, la cruz sencilla del Mérito militar roja á los Guardias Eugenio C.V, Antonio L.P, Juan O.L., y Mariano R.C y de la misma órden pensionada con 2 pesetas 50 céntimos mensuales al trompeta Estanislao R.E que resultó contuso grave, como premio al distinguido comportamiento que observaron en el referido suceso.- De Real órden lo digo á V.E para su conocimiento y demás efectos.- Dios guarde á V.E muchos años. Madrid 23 de febrero de 1880.- ·Echavarría.- Sr. Director general de la Guardia Civil.”

    Ya desde el primer acta fundacional de 28 de marzo de 1844, estaba reglamentado el armamento, tal y como se puede observar en el siguiente artículo:

“Art. 11º.- El Estado facilitará a la Infantería y Caballería el vestuario, las fornituras  y el armamento, y además, a la última, los caballos y las monturas; pero el entretenimiento del armamento, vestuario y equipo será de cuenta del individuo. Los Oficiales se costearán los caballos”.

En el segundo decreto fundacional de 13 de mayo de 1844 existen ya notables variaciones:

“Art. 17.- El armamento se facilitará por los almacenes del Estado siendo de cuenta del Guardia civil su entretenimiento”.

Básicamente el armamento era : Carabina con bayoneta, cartucheras sin tirantes y ceñidos, la infantería; carabina de percusión cuando se realizaba el servicio montado y fusil de chispa en funciones de infantería...

La conservación de las armas, ya no solo desde el punto de vista operativo, táctico o estratégico, sino desde el más puro crematístico es importante para cualquier institución y su estabilidad presupuestaria para la renovación del mismo mejora o mantenimiento, de ahí que desde el ministerio correspondiente se dictasen instrucciones constantemente para delimitar quién debía hacerse cargo de los gastos para la conservación de las diferentes dotaciones.

“Real órden, Ministerio de la Guerra, Número 14. Circular. Excmo. Sr. El señor Ministro de la Guerra dice hoy al director general de Artillería lo siguiente: El Rey (q.D.g) en vista de la comunicación que V. E. Dirigió á este Ministerio en 25 de Mayo próximo pasado, ha tenido á bien reformar la Real órden de 24 de Diciembre de 1858, que previene que fuera de cuenta de los Cuerpos el entretenimiento del pavon de las armas, disponiendo de conformidad con V. E., que cuando á las armas les falte más de mitad del tiempo fijado para su duración, se exija por los parques á los Cuerpos el total del valor del pavon; la mitad de dicho valor cuando les falte menos de la mitad del tiempo, y nada cuando el armamento haya servido las cuatro quintas partes de su tiempo de servicio. De Real órden comunicada por dicho señor Ministro lo traslado á V. E para su conocimiento. Dios guarde á V.E muchos años. Madrid 22 de Junio de 1872. El Oficial, primero, Marcelo de Azcárraga. Señor...”

Ya bien entrado el siglo XIX, durante Iª República y ante la necesidad imperiosa de seguridad pública, el 21 de julio de 1873, Nicolás Salmerón, a la sazón Presidente del Poder Ejecutivo de la República española, vio en la Guardia Civil la única fuerza capaz de salvaguardar la seguridad pública:

“...Para conjurar, pues, los males de la Patria en circunstancias tan azarosas como las que atravesamos, y atajar principalmente en su camino a las huestes del Pretendiente se hace necesario el aumentar la fuerza de la Guardia Civil”.

Ante esto, se aprueba al proyecto y se publica en la Gaceta de Madrid el 2 de agosto de 1873, siendo las Cortes Constituyentes las que aprueben:

“Art. 1º.-Se aumentará la fuerza de la Guardia Civil hasta completar el número de 30.000 plazas.

Art. 3º.-Para cubrir los gastos que originen la recluta y armamento de esta fuerza, se concede un crédito de 35 millones de pesetas, cuya cantidad se consignará en el presupuesto adicional a la partida correspondiente”.

A finales del siglo XIX se venía utilizando el obsoleto  fusil Remington 71/89 de calibre 11 mm, pero en 1888 se creó una comisión en el seno del Ejército para adoptar otro modelo de menor calibre, siendo seleccionado el Fusil Mauser español modelo 1893.

Fusil Remington 1871

Fusil modelo 1893  sistema Mauser español de repetición, siendo este el primer fusil de cerrojo, estableciéndose su precio unitario en 70 pesetas en 1896, cuando salió el primero de la fábrica de Oviedo.

Fusil Mauser español, modelo 1893

La conocida Tercerola para caballería

Modelos de espada, montar y ceñir, según el empleo

CIRCULARES

    “El Excmo. Sr. Secretario de la Dirección general de Artillería en Real órden fecha 4 actual, dice á este Centro lo siguiente:

    “En Real órden fecha 25 del mes de Mayo próximo pasado, se dice al Capitán general de Andalucía lo siguiente:- En vista de la comunicación de V.E fecha 25 de Abril último, manifestando haberse terminado la revista anual de armamento á la fuerza de ese Distrito, y á la que se acompañan los estados consignando el resultado de la expresada revista, S.M el Rey (q.D.g) y en su nombre la Reina Regente del Reino, de conformidad con lo informado por el Director general de Artillería, ha tenido á bien disponer que se repongan las faltas y se recompongan los deterioros observados en el armamento, debiendo hacerse con cargo á los cuerpos ó secciones revistadas, según  previene el articulo primero de la Real órden de 8 de Enero del presente año, excepcion hecha de los desperfectos, cuya responsabilidad haya sido declarada con sujecion al Reglamento de 6 de Setiembre de 1882, y de aquellos otros comprendidos en el artículo segundo de la citada Real órden, los cuales se recompondrán por cuenta de los parques de Artillería, previa la oportuna órden de la Dirección general de dicha arma, la que solicitará con arreglo á lo que se expresa en los estados de referencia.- Lo que se traslada á V.E para los efectos correspondientes de esa Dirección general.”

    Lo que se publica para general conocimiento y efectos, en vista de lo mandado en la Real órden de 8 de Enero citada; en inteligencia de que de aquellas faltas ó deterioros que deben reponerse ó recomponerse por cuenta de la Comandancia, se me remitirá relacion circunstanciada, con expresión del nombre del individuo que use el arma, su número, falta ó deterioro notado en la revista, la observación puesta en ella por el Oficial de Artillería comisionado, y las causas que á juicio del Jefe de la Comandancia hubieran dado lugar á la existencia de los defectos observados, para lo que en su vista corresponda; sin perjuicio de acudir oportunamente á la autoridad militar del distrito solicitando el cambio o recomposición de todas las armas que en el acto de la revista hubieran resultado con desperfectos, según se previene en la Real órden que antecede.- Madrid 7 de Junio de 1887.-García Cervino.- Sres. primeros Jefes de Provincia”.

Fuente

-Real orden de 22 de junio de 1872.

-Real orden de 23 de febrero de 1880.

-Real orden de 25 de mayo de 1887.

-Archivo del Congreso de los Diputados, Legajo175, Legislativas de 1873.

Por Antonio Sánchez, Historiador y miembro de la Guardia Civil (A).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones