hospimedica2

ORIGEN Y ORGANIZACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL EN PUERTO RICO

puetto rico

    El 22 de agosto de 1857, siendo Gobernador el Capitán General Excmo. Sr. D. José Lemery, se propuso por primera vez la creación en la isla de un Tercio de cuatrocientas plazas distribuidas en dos compañías de infantería y dos de caballería, por exigirlo así las condiciones económicas, sociales y geográficas de la Antilla.

Instauración y distribución territorial

Fundada su propuesta el Gobernador Capitán General cree en la absoluta necesidad de la creación de la fuerza referida, aunado al anterior el pensamiento de D. Félix de Messina, quien mandando la isla en 1864 reiteró al Gobierno la propuesta, apoyando las razones que motivaron la primera comunicación, con lo que podemos ya inferir que su fama le precede como Cuerpo de seguridad que se está consolidando.

Para hacernos una idea general de la distribución geográfica de la isla, se dará una descripción cartográfica de la época: “confines de la isla, al norte con el Atlántico, al este y sur con el mar de la Antillas y al oeste con el canal de la Mona que lo separa de Santo Domingo. Tiene 31 leguas de largo, 12 de ancho, 90 de circuito y 355 cuadradas, incluyendo los islotes que la rodean y más extensión que todas las Antillas menores reunidas excepto Trinidad. La isla de Vieques situada á tres leguas de Fajardo... es mayor que la de San Thómas, Santa Cruz y que muchas de las Antillas menores”.

Tras el “Grito de Lares”(1), quedó clara la necesidad imperiosa de crear la fuerza propuesta en 1857 y 1864, creándose en 1868 un Tercio compuesto por dos compañías mixtas, cuyo personal fue elegido de los Batallones de infantería de la Antilla, pasando el Tercio su primera revista administrativa en octubre de dicho año comenzando así su peculiar e imprescindible servicio; que tras alguna oposición inicial siguió su derrotero venciendo todos los inconvenientes de toda nueva Institución.

Poco a poco se va notando la presencia del Cuerpo, ya que van desapareciendo la frecuencia con que tienen lugar hechos delictivos, meritando a “estos hombres honrados” y de arraigo al servicio que prestan, creada siendo Gobernador Capitán General el Excmo. Sr. Tte. General D. José Laureano Sanz y Posse.

 

    En 1871, creyendo el Gobierno que debía cesar en su comisión la fuerza que prestaba servicio en las isla antillanas, expidió con fecha 10 de junio de 1871, la Real Orden para llevar a cabo la unificación de los Tercios de Ultramar con los de la Península, tras oír el parecer de la Sección de Guerra y Marina del Consejo de Estado y el emitido por la Dirección general del Instituto, bajo las bases siguientes-entre otras-:

 

    “1º La fuerza que con la denominación de Guardia Civil presta sus servicios en la isla de Cuba y Puerto Rico, se amalgamará á la de la Península, formando toda un mismo Cuerpo regido por los reglamentos y disposiciones que constituyen la legislación actual de la segunda”.

 

Con fecha 6 de febrero de 1872 se reiteró por el Ministerio de la Guerra el cumplimiento de la anterior Real disposición dirigiéndose a los Capitanes Generales de Cuba y Puerto Rico con una nueva Real orden.  Finalmente, se dispuso la Real orden de 11 de junio de 1872 ya definitiva: “Desde esta fecha se declara unificado el Tercio de la Guardia Civil de Puerto Rico con los demás de los que se compone el mismo Instituto de la Península...”

 

Realizó, al igual que el resto de los territorios donde se desplegó, un inestimable servicio en el control del bandolerismo, principalmente, pero de manera general la protección de zonas rurales y caminos.  Su principal misión contribuir a la conservación del orden público, velar por los intereses ciudadanos, auxiliar y proteger a las personas y propiedades, perseguir sin tregua ni descanso a los malhechores, detención de los quintos sorteables que huían de la metrópoli para no incorporarse a filas y, vigilar continuamente, porque lo mismo en poblado que fuera de él, se cumplan los preceptos establecidos en las leyes, decretos, órdenes del Gobierno y bandos de policía, tal y como se propugnaba en el espíritu de la época decimonónica.

A modo de dato, la distribución territorial y  plantilla vigente el 1 de julio de 1898 – año del Desastre- en la isla era:

22º Tercio (San Juan)

4 Jefes, 27 oficiales y 654 clases y guardias civiles.

Comandancia de San Juan de Puerto Rico

1 escuadrón de caballería “Río Piedras” (Humacao, Fajardo, Dorado y Arecibo).

1 compañía de infantería “Utuado”(Bayamón, Ciales y Lares).

2 compañías de infantería “Caguas”(Juncos, Cidras, Barranquitas y Vieques)

Comandancia de Ponce

1  escuadrón de caballería “Mayagüez” (Aguadilla, Cabo Rojo, Ponce y Guayana).

3 compañías de infantería “ Sábana Grande” (Moca, Hormigueros y Juana Díaz).

El uniforme, tanto en la isla de Cuba como en Puerto Rico, era el “rayadillo”(2) o “mil rallas”, con cuello y bocamangas de color encarnado, usando como sombrero el “chambergo” de fieltro gris con borde blanco, adornándolo una escarapela con los colores de la bandera española. No obstante, por Real orden 27 de junio de 1894, se dispuso que toda la tropa del Ejército de Puerto Rico usase el “salacot”(3) de dril y corcho. Como armamento el utilizado era el sable, el revólver y la carabina, llevando las municiones en un correaje doble achalorado con cartucheras.

 

Participaron activamente los componentes del Instituto en la Guerra de 1898 en los combates de Coamo (28 de julio al 6 de agosto), de Asomante (del 9 al 13 de agosto) y en el conocido como el “achuchón”al faro Fajardo (9 de agosto), contando en el momento de la invasión con un total de 776 componentes; demostrando que estos aguerridos hombres podían realizar ora servicios de vigilancia, auxilios y  policía administrativa, ora fuerza de choque durante un estado de guerra, con una gran capacidad de adaptación en los diferentes servicios que le encomendaban. Eran auténticos profesionales disciplinados con gran experiencia en tácticas y uso de las armas, que dentro del marco estratégico general demostraban un gran efecto sinérgico en acciones concretas de guerra, por lo que eran sumamente apreciados por los mandos militares al cargo de las operaciones integrándoles en sus unidades de combate siempre que tenían posibilidad de ello.

    A continuación, y tras esta breve introducción general, se reproduce una Circular relativa a Puerto Rico, donde se solicita una “recluta” para Ultramar por urgente necesidad, lo que denota el gran prestigio del Cuerpo con tan solo 31 años de historia.

CIRCULAR DIRECCIÓN GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL

    - 6ª Sección.-Circular.- Núm 3 de Tercio y 4 de Provincia.-  A los Comandantes de Provincia digo con esta fecha lo siguiente:

     - El Capitán general de Puerto-Rico interesa del Gobierno de S.M (q.D.g) la necesidad de proveer las vacantes de Guardias que existen en el Tercio del Instituto que presta su servicio en aquella Antilla, por no ser suficiente el ingreso de los individuos de aquel ejército que lo solicitan para cubrir sus vacantes y con mayor motivo en la actualidad en la que se ha decretado el aumento de doscientas plazas á su fuerza reglamentaria.

    - En este concepto encarezco á V... la urgencia de fomentar por cuantos medios le sugiera su buen celo la recluta para Ultramar con arreglo á lo prevenido en reglamento y á las bases publicadas por Real órden de 23 de Diciembre de 1872, dándoles repetidamente publicidad en los Boletines oficiales de la provincia de su mando y comunicándolas a los Jefes de línea y comandantes de puesto, á fin de obtener el mayor número posible de voluntarios que reunan las circunstancias prevenidos al efecto.

    - Del recibo de esta Circular se servirá V... darme el oportuno conocimiento, así como de las medidas que adopte al mejor éxito del fin propuesto.

    Lo comunico á V.S. para su conocimiento, y á fin de qué desplegando todo su buen celo e interés por el servicio coadyuve al fomento de la recluta para Ultramar, tan urgente y necesaria en la actualidad,. Dios guarde á V... muchos años. Madrid 14 de Febrero de 1875.- Cotoner.- Señores Coroneles Subinspectores y primeros Jefes de Provincia.

Posesiones en Puerto Rico en 1895

Notas

(1) Insurrección  armada ocurrida el 23-09-1868 que pretendía la independencia de Puerto Rico de su metrópoli. Nótese que ocurre el mismo año  que “La Gloriosa” en España y el “Grito de Yara” en la gran Antilla de Cuba; siendo su precedente más próximo  la Guerra restauradora Dominicana de 1865.

(2) Considerado desde un punto de vista técnico,  el primer uniforme mimético del que hay constancia. De tela ligera de dril con rayas azules y blancas de igual grosor.

(3) Sombrero ligero de copa redondeada o elíptica, hecho generalmente con tiras de palma o con corcho recubierto de lona, usado en países cálidos.

Fuentes

    - BOGC, Año XVIII de 24 de Febrero de 1875, Núm. 807.

    - R.D 02/06/1894 nº 153 pag. 688-689 distribución GC en Puerto Rico.

    - Compilación de las disposiciones referentes a la Guardia Civil de Puerto Rico, por el Teniente del Cuerpo  D. Andrés Molina y Gómez-Cornejo, 11-01-1879.

    - Otras abiertas.

    Por Antonio Sánchez, Historiador y miembro de la Guardia Civil (A)


Imprimir   Correo electrónico