Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
IN MEMORIAM

IN MEMORIAM

PEDRO ÁNGEL ALCARA...

XXV ANIVERSARIO DEL SERVICIO MARITIMO (SEMAR) DE LA GUARDIA CIVIL

XXV ANIVERSARIO DEL SERVICIO MARIT…

En el año 1992 ini...

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD

Circulo Ahumada-Am...

CIRCULO AHUMADA AGRADECE EL APOYO DE SUS SOCIOS

CIRCULO AHUMADA AGRADECE EL APOYO …

Círculo Ahumada-Am...

NOSOTROS SI JURAMOS DEFENDER LA CONSTITUCIÓN ANTE LA BANDERA DE ESPAÑA AL SER NOMBRADOS GUARDIAS CIVILES

NOSOTROS SI JURAMOS DEFENDER LA CO…

Hoy en el 39º Aniv...

¿Es necesaria una huelga "a reglamento" para lograr la equiparación?

¿Es necesaria una huelga "a r…

Policía Nacional y...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Real Orden 1875 concesión recompensas actos de guerra y otros

  • Escrito por Redacción

Antonio Sanchez

“Mientras el tímido reflexiona, el

Valiente va, triunfa y vuelve”.

Proverbio griego.

PROPUESTAS DE RECOMPENSAS EN ACTO DE GUERRA:

 REAL ORDEN DE 1875

    La valentía es la ostentación del valor. El valor heroico es la virtud sublime que, con relevante esfuerzo de la voluntad induce a acometer excepcionales acciones, hechos o servicios militares con inminente riesgo de la propia vida y siempre en servicio y beneficio de la Patria, de la paz o de la seguridad internacional. También se puede distinguir el valor muy distinguido, que sin llegar a ser heroico sobresale muy significativamente del valor exigible  a cualquier militar en el desarrollo de operaciones armadas, llevando a acometer acciones o hechos de carácter extraordinario que impliquen notables cambios favorables y ventajas tácticas para las fuerzas propias o para la misión.

Así como la bandera envuelve entre sus pliegues la honra del cuerpo a que pertenece, del mismo modo las condecoraciones militares simbolizan el honor militar, honra con esplendor y publicidad, que guarda el pecho donde descansan. Enaltecer pues las más preciadas condecoraciones militares es honrar la bandera del Ejército y estimular el deber del honor militar, que es el más noble y elevado de los sentimientos, tan complejo como abstracto, y que no basta para mantenerlo ileso, ni el valor ciego del temerario, ni la resolución estoica del que sabe morir, si no tiene por base la abnegación, la abstracción y el sacrificio de la personalidad en pro del compañero del ejército y de la Patria.

“El valiente tiene miedo del contrario,

el cobarde, de su propio temor”.

Fco de Quevedo.

REALES ÓRDENES

“Ministerio de la Guerra.- Número 5=Circular.= Excmo. Sr.:= siendo muy diferente el formulario que se emplea en la formación  de las propuestas de recompensas, y omitiéndose en ellas datos muy esenciales que es preciso conocer para resolver con el mejor acierto y evitar comparaciones que en todos los casos obedecen á la falta de aquellos, impidiendo la aplicación de un criterio uniforme y equitativo; S.M. el Rey ha tenido á bien disponer que en lo sucesivo se ajusten extrictamente [sic] al modelo las propuestas de recompensas que se formalicen en los diferentes ejércitos de operaciones, siendo bastante la falta de claridad ó de cualquiera de los requisitos que se consignan para ordenar se rehagan las que carezcan de los que se marcan y de los cuales pende la acertada resolución. Al mismo tiempo se ha observado que partiendo sin duda de la errónea creencia del que el solo hecho de resultar heridos es bastante para obtener un empleo ú otra gracia, dejan de expresarse en las propuestas las circunstancias de los que sufren ese accidente en la guerra, que por sí no significa un mérito y sí una desgracia personal, independiente del comportamiento militar, que es lo más atendible, y en tal concepto, Su Majestad ha resuelto que en las relaciones de herido se expresen las mismas circunstancias de antigüedad, efectividad, cruces y demás que en las propuestas ordinarias, y muy especialmente si se han distinguido ó no en el combate y en qué forma, obligando á los profesores de Sanidad militar, bajo su responsabilidad más estrecha, á clasificar las heridas con claridad suma, á fin de que á primera vista se juzgue de su importancia, lo que unido á la conducta observada en la acción, que es lo principal, servirá para determinar si ha de haber ó no recompensa y cuál haya de ser esta en todo caso.= De Real órden lo digo á V.E. para cu conocimiento y efectos consiguientes, con inclusión del modelo que se cita.= Dios guarde á V.E muchos años. Madrid 17 de abril de 1875.= Jovellar. Señor...”

Fuente

BOGC Año XVIII, 16 de Mayo de 1875, Núm. 818.

Por Antonio Sánchez, Historiador y miembro de la  Guardia Civil (A).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones