Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 11 ...

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

PRIMEROS PASOS DEL 3.er TERCIO DE LA GUARDIA CIVIL -ANDALUCIA OCCIDENTAL- 1844

  • Escrito por Redacción

tercer tercio

El 3.er Tercio de la Guardia Civil, el de Andalucía occidental, pasó su primera revista en Alcalá de Guadaira ya finalizando 1844. Fue nombrado jefe del Tercio el coronel don José de Castro, quien siendo capitán del Ejército había luchado contra el bandolerismo, precisamente contra José María "el Tempranillo".

Componían la unidad una compañía de Caballería y cuatro de Infantería, cada una al mando de un capitán. La primera de a pie se confió al mando de don Alonso Bohoyo Dávila y se destinó a la provincia de Córdoba; la segunda, mandada por don Lorenzo Contreras, quedó en suelo sevillano; la tercera marchó a Cádiz a las órdenes de don José Cisneros, y la cuarta a Huelva al mando de don José Tuldrá. La compañía de Caballero, cuyos efectivos se distribuyeron entre las cuatro provincias, fue puesta bajo el mando del capitán don Pablo Bécar.

La plantilla, que tardaría en completarse, era la siguiente:


                                         Sevilla      Córdoba        Cádiz        Huelva
Capitanes ... ... ... ...             1                 1                    1              -
Segundos Capitanes .           1                 1                    1              1
Tenientes ... ... ... ...              2                 2                    2              1
Subtenientes ... ... ...             1                 1                    1              1
Sargentos ... ... ... ...              4                 4                   4              2
Cabos ... ... ... ... ...              14               14                 14              7
Guardias ... ... ... ...             121             121               121            61     
Totales ... ...                       144             144               144            73      

Huelga decir que poco podía hacerse con tan reducidos efectivos. Sin duda los bandoleros en activa eran más. Pero no importaba. Por algo dijo el Duque de Ahumada aquello de "atacarán a los criminales sin contar su número", condicionado de antemano por un problema de inferioridad numérica que el Gobierno no resolvería hasta transcurridos muchísimos años.

Para el asentamiento de los puestos se siguió el criterio de fijarlos en las cabeceras de partidos judiciales, no todos, y en puntos estratégicos de las rutas de las diligencias. Cantillana y pueblos inmediatos, de momento, habían de quedar privados de puesto de la Guardia Civil. Con quien Curro Jiménez habría de entendérselas sería con la fuerza de Sanlucar la Mayor, ciudad a cincuenta kilómetros de Cantillana en línea recta.

El estado de delincuencia y criminalidad de la demarcación del tercer Tercio podemos deducirlo de las estadísticas de servicios de los años 1846 al 1850. No existen datos concretos del primer año de actuación, 1845.


Detenciones                                 1846      1847     1848      1849        1850     
Delincuentes y ladrones ...          674         805     1.116      1.214       1.206
Prófugos ... ... ... ... ... ...                97         141        120          95             97
Desertores ... ... ... ... ...                103        137         216        140           146
Autores de faltas ... ... ...           1.353      1.869      2.202     1.915       2.593
Totales ... ...                              2.227      2.952      3.654     3.364       4.042


Los bandoleros en estas estadísticas oficiales se clasificaban como ladrones. Y esto era así porque en el fondo no existía apenas diferencia entre los delitos de unos y otros. El bandidaje era cosa común y habitual. La frase más usada para referirse a sus autores era la de "cuadrilla de ladrones". La palabra bandolero, en la práctica, tenía en cierta forma connotaciones épicas, nacidas del bandidaje de altura ejercido en la edad media y más tarde por los románticos famosos. Ni los propios bandoleros se daban a sí mismo este nombre. En el argot oficial se les llamaba simplemente bandidos, facinerosos o forajidos, y en el popular se denominaban ladrones o salteadores, y de vez en cuando, caballistas.

Los resultados del tercer Tercio en estos cinco años son de los más brillantes entre todos los del Cuerpo. Ello es prueba de que sus provincias eran las de mayor grado de delincuencia.

Los primeros historiadores del Cuerpo, Quevedo y Sidro, supieron constatar el mérito y esfuerzo del tercer Tercio e incluyen en su libro un elogio que, aunque arcaico y quizás triunfalista, queremos reproducir.

"No queremos terminar la narración histórica del tercer Tercio sin recordar a nuestros lectores que los servicios prestados por sus individuos en el tiempo que cuenta de vida aquél, si bien han sido de una importancia inmensa para el país, deben llamar especialmente la atención del gobierno, porque ellos han costado sangre preciosa de sus bizarros guardias que la derramaron valientemente cumpliendo su misión civilizadora, y es justo que se escogiten los medios de que no se derrame en vano. ¿Quién contempla hoy las provincias de Córdoba, Sevilla, Cádiz y Huelva sin recordar aquellos episodios que en otros tiempos llevaron la fama de los señores de vidas y haciendas por toda Europa? Hoy han desaparecido a costa de una constante fatiga sin ejemplar, y de la preciosa sangre de 19 individuos muertos y 75 heridos por el plomo criminal de los malvados. Estos fueron exterminados por la protectora institución a quien los habitantes de Andalucía deben el ver hoy aquel hermoso país sin el sello de ignominia y degradación que le habían impreso de muy atrás los bandidos de fama. ¡Bendigan con nosotros la mano providencial que tanto bien les ha proporcionado!

Estos párrafos se refieren a los primeros catorce años de la historia del Cuerpo. La cifra de 19 guardias muertos y 25 heridos no debe causar alarma, aunque desde luego no sea despreciable. En otros Tercios, más castigados por la guerra carlista, las cifras serían superiores. Los servicios contra el bandolerismo no tardaron en producir frutos y víctimas.

El primer caído fue el guardia Francisco Fernández García, en Cádiz, al que siguió meses después el cabo primero Alonso Jiménez Serrano, abatido de un disparo por "el Tuerto de Alajar", en la provincia de Huelva.

Sigue el guardia Francisco Rieles Bermejo, también muerto y resultan heridos los sargentos Victoriano Santibáñez y Francisco Lasso y el guardia Cristóbal Dorado, cuyos nombres destacamos debido a que el autor de estas víctimas fue Curro Jiménez.

La lista continúa, en lucha contra otros bandoleros, con la muerte del guardia Julián Sánchez Recuero, en Sevilla, y la de Froilán García, en Priego; heridas del también guardia Juan Faleiro, a manos del bandido "Chato Zamarra"; muerte del cabo José Alvarez en encuentro con una partida mixta de bandidos y contrabandistas; muerte de los guardias Manuel Ortega y Manuel García y heridas de José Ortiz y Manuel Dorado en un choque con la partida de José María (a) "el Grande".

El cabo jefe del Puesto de Rute (Córdoba), Antonio del Moral, cayó también muerto en un encuentro con el célebre "Sordo de Rute", quien al mismo tiempo caía alcanzado por las balas del cabo.

En los años siguientes irían cayendo los guardias José López e Idelfonso Jiménez, ambos de la provincia de Córdoba, y seguirían otros cuyos nombres no citamos por no rebasar los cinco primeros años del Instituto, a los que nos estamos refiriendo en este relato.

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones