Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

136º ANIVERSARIO DE LA COLOCACIÓN DE LA PRIMERA PIEDRA DEL ASILO PARA HUÉRFANAS DEL CUERPO POR S.M EL REY D. ALFONSO XII. 19 DE JUNIO DE 1880

  • Escrito por Redacción

vallejo-1

Los niños no solo son el mañana, sino también el reflejo del pasado, por las acciones de nuestro presente”.

Eduar Ortiz

El presente artículo lo quisiera dedicar a la conmemoración del centésimo trigésimo sexto aniversario de la colocación de la primera piedra del “Asilo de Huérfanas” de las hijas del Cuerpo en la que estuvo presente S.M el Rey D. Alfonso XII con su “Real familia”. Ya desde 1880, se propugna en el seno de la Institución la igualdad entre huérfanos y huérfanas del Cuerpo, como no podría ser de otra manera, para que fueran atendidas en las mismas condiciones que los hijos del Cuerpo, sin distinción de sexo.

Premiar en las hijas e hijos de los Guardias Civiles el honor, lealtad hasta la muerte y las virtudes de sus padres fallecidos, es un gran acto de compasión frente a las desgracias de las huérfanos y una gran afabilidad con los mismos, como una característica más de humanidad en situaciones tan extremas. Siendo Director del Instituto el Teniente General Excmo. Sr. D. Fernando Cotoner Chacón y Manrique de Lara, Marqués de la Cenia y Anglesolo, se comienzan a fundar unas Sociedades de Asilos, constituidos por la totalidad de los integrantes del Cuerpo que satisfacen una cuota mensual destinada a la atención de los hijos de sus propios compañeros fallecidos.

En el caso concreto de este artículo, fueron las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl (orden religiosa por la el Marqués de Vallejo sentía gran predilección) las encargadas de dar cuidado y educación en este proyecto, impartiendo formación elemental, primaria y superior.

A modo de anécdota, que pudiera parecer muy de nuestro siglo, se dejó debajo de la primera piedra “una Gaceta del día, un boletín Oficial, acuerdos de las Juntas celebradas para la construcción de tan benéfica Sociedad, monedas con el busto real de S.M y un ejemplar del acta que el secretario extiende para conocimiento de todos y perpetuidad del suceso” acaecido; todo ello en relación con los principios y valores intrínsecos del Cuerpo, destacando su “espíritu benemérito, quedando definitivamente inaugurado a finales de 1885.

ORDEN GENERAL DEL 19 DE JUNIO DE 1880, EN VALDEMORO

Señores Jefes y Oficiales é individuos de tropa del Cuerpo.

“En el día de hoy, y con la mayor solemnidad, ha tenido lugar la inauguración de las obras para el Asilo de Huérfanas de los individuos del Instituto, habiéndose dignado S.M el Rey (q.D.g), asociado de su Augusta Esposa y Real familia, colocar la primera piedra.

La benéfica obra de S.M. la Reina Madre, llevada á cabo en 1853 por iniciativa del inolvidable cuanto ilustre organizador del Cuerpo, viene hoy á completarse.

Si la Comandancia de jóvenes (1) produce generalmente buenos Guardias que, inspirándose en las sanas máximas enseñanza recibida y el ejemplo de sus honrados padres, procuran aumentar las glorias del Cuerpo, el Asilo de huérfanas (2) , creado y mantenido por el espíritu de asociación que realiza los más bellos ideales, proporcionará á éstas la instrucción necesaria para que en el sagrado hogar puedan cumplir perfectamente las tres misiones, á cual más santas y dulces, que la mujer está llamada á desempeñar sobre la tierra: las de hija, esposa y madre [sic].

De hoy más cesa el exclusivismo que existía a favor de los hijos del Cuerpo, y todos, sin distinción de sexo, serán atendidos por igual. Empero, esta nueva prueba de cariñosa solicitud que la Guardia Civil recibe, debe estimularlos al mejor cumplimiento de nuestras respectivas obligaciones, para que la Pátria, el Rey, su Gobierno y cuantas personas han cooperado á la fundación del Asilo, vean que el Cuerpo sabe apreciar tan señaladas distinciones, y pagar, dentro de su esfera de acción, la noble deuda de gratitud que ahora contrae.

He dado las gracias en nombre de todo á SS.MM y Real familia por la honra que se han servido dispensarnos presidiendo la ceremonia de la inauguración, habiendo escuchado de sus augustos labios sentidas frases de elogio para el Cuerpo y la Comandancia de jóvenes; frases que no ocultaré me llenaron de legítimo orgullo, y que habiéndolas merecido por vosotros, os las transmite y agradece vuestro Director, Coronel General, COTONER.”

vallejo-2

“MINISTERIO DE LA GUERRA.—Nº 7. E.S.:- En la visita verificada por SS.MM y AA en el día de ayer al Colegio de Guardia jóvenes establecido en Valdemoro, ha podido apreciar S.M el Rey (q.D.g) el brillante estado de aquel establecimiento, modelo en su clase, y reconocer cuánto puede prometerse, así como el Gobierno y el país, de acertada Dirección de la Guardia Civil, confiada a V.E., y de la cooperación con que se secundan sus órdenes el Secretario de la misma, Jefes y Oficiales de aquel plantel de jóvenes, que á la moralidad, disciplina y especiales condiciones reconocidas en el Cuerpo desde su fundación , deben además una suma de conocimientos en diversos ramos, que aumenta el lustre y buen nombre de la Institución, y coloca á los hijos huérfanos del modesto soldado en aptitud de poder un día aspirar á los primeros puestos de la milicia. Todas las dependencias revistadas por S.M han merecido su elogio, todas son dignas de imitación; las piezas destinadas á clases, gimnasio, dormitorios, lavadero, cuarto de aseo, pequeños talleres, enfermería, comedor, cocina, almacen de víveres y demás departamentos, responden á las necesidades de sus usos y reunen las mejores condiciones; en las preguntas que S.M se dignó hacer en las diferentes secciones, los alumnos contestaron con seguridad, probando que corresponden á los desvelos de sus profesores, y que existe emulación al par que espíritu elevado y digno. La policía se revela en los más pequeños detalles, tanto por la propiedad de vestir y buen entretenimiento de las prendas, cuanto en todo el edificio, sus diversas dependencias y buen entendido mobiliario. El alimento es sano, abundante y bien condimentado; el servicio de mesa rápido mediante el mecanismo de comunicación con la cocina. La instrucción militar se halla bien cimentada, y todos los alumnos, desde los más jóvenes, verifican las evoluciones con un notable aire marcial, practicándolas cual pudieran hacerlo los mejores soldados veteranos. La administración aparece notable por sus detalles, y más especialmente por sus prácticos resultados. S.M, altamente satisfecho de cuanto ha visto y de lo que promete esa juventud que viste el respetado y honroso uniforme de la Guardia Civil, me ordena dé á V.E las gracias en su Real nombre, como su digno Director, al Brigadier Secretario, Jefes y Oficiales del Colegio, Profesor médico, Capellán, alumnos y dependientes del mismo, expresándoles cuán grato le ha sido contribuir con su presencia á solemnizar el acto de inauguración del Colegio de huérfanas, iniciado y sostenido por el Cuerpo, y que al realizar su pensamiento, merced al generoso y patriótico donativo del noble Marqués de Vallejo, justificará una vez más la aventajada reputación y concepto que por sus hechos se ha conquistado la Guardia Civil.

-De Real orden lo digo á V.E para su conocimiento y satisfacción.- Dios guarde á V.E muchos años.- Madrid 20 de Junio de 1880.-Echevarría.- Señor Director general de la Guardia Civil.”

vallejo-3

“MINISTERIO DE LA GUERRA.- NÚM. 7.- Excmo. Sr:- Con esta fecha digo al señor Marqués de Vallejo lo siguiente:- El Rey (q.D.g) ha podido apreciar en su visita al Colegio de Guardias jóvenes é inauguración de las obras que deben dar principio para la instalación de las huérfanas de la Guardia Civil, el cuantioso donativo verificado por V.E al ceder una posesión que á su valor material reune una situación de condiciones inmejorables para aquel fin; V.E., al llevar á cabo ese rasgo de filantropía a favor de las huérfanas desvalidas de tan benemérita Institución, se hace digno, no solo de la consideración y respeto de esas niñas, sus familias y todo el Cuerpo, á quienes ofrece y alarga su bienhechora mano, sino que es acreedor á la gratitud del Gobierno y reconocimiento de la Nación. S.M. el Rey, ante el benéfico rasgo que tanto enaltece á V.E., me ordena, como de su Real órden lo ejecuto, le exprese en su nombre las gracias por su generoso y noble desprendimiento, significándole cuán grata es á su corazón la expontaneidad de su oferta y forma de llevarla á cabo en séres desgraciados, cuyos padres han prestado honrosos servicios defendiendo las poblaciones y las propiedades, y que reciben como justo galardon por la benéfica iniciativa de V.E., una de aquellas, en que puedan ser admitidas y educadas para ser más tarde útiles á la sociedad, por los conocimientos que deben adquirir y trasmitir á sus hijos.- De Real órden lo traslado á V.E para su conocimiento.- Dios guarde á V.E muchos años. Madrid 20 de Junio de 1880.- ·Echevarría.- Sr. Director general de la Guardia Civil.”

Para finalizar, y sin ánimo de extenderme en exceso, se reproducen unos extractos del Reglamento orgánico del Colegio, donde queda claramente marcado el espíritu de la fundación y fines del mismo con algunas fotografías de época.

vallejo-4

MINISTERIO DE LA GUERRA.- DIRECCIÓN GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL. Reglamento orgánico para el Colegio de huérfanas de señores jefes, oficiales é individuos de tropa del Instituto de la Guardia Civil, aprobado por Real órden de 18 de junio de 1884.

Capítulo I.

Artº1. El Colegio de huérfanas creado en virtud y por los fundamentos (...) es un establecimiento benéfico de carácter privado, cuyo objeto es dar instrucción modesta á la par que sólida y honrada á las huérfanas de los jefes, oficiales é individuos de tropa de la Guardia Civil, tanto de la Península como de las Antillas, que contribuyan con las cuotas mensuales (3) que más adelante se determinan, al sostenimiento del mencionado Colegio.

vallejo-5

Capítulo IV.

Artº 53. Siendo necesario que éstas por separado de la instrucción adquieran un oficio que pueda asegurarles la subsistencia á su salida del Colegio, se establecerán más adelante y en la proporcion que lo permitan los fondos, talleres:

De prendas de vestir para señora.

De ropa blanca para señora y caballero.

De bordados y otras labores.

De repaso y planchado de ropa blanca del Colegio.

vallejo-6

Capítulo V.

Artº 61. Las huérfanas, durante su permanencia en el establecimiento, serán tratadas con todas las atenciones de su sexo y las que se merecen por su edad y desgraciada situacion.

Artº 67. El vestuario y equipo de las huérfanas los constituirá, como ropa exterior: vestido-túnica de beatilla negra con esclavina de la misma tela, y banda de cinta encarnada; para el interior otro de tratan á cuadros, en invierno y dos de cretona listada para verano; gaban ó abrigo de paño negro; sombrero de castor negro con adornos encarnados para las pequeñas y manto para las mayores; dos pañuelos ó toquillas para el cuello; y un par de botas para calle y otro de zapatos para el interior del Colegio. Como ropa interior, cuatro camisas, dos chambras, cuatro pares de pantalones para las pequeñas, dos idem de refajos, dos enaguas, cuatro pares de medias blancas, cuatro pañuelos y dos tohallas [sic].

vallejo-7

Capítulo VI.

Artº. 73. Como la educación de las huérfanas se halla bajo la direccion de una Comunidad de religiosas, los premios y castigos de aquellas se sujetarán á los establecidos en la práctica de la enseñanza adoptada usualmente por dichas señoras.

Esto no obstante, el Subdirector inspeccionará muy detenidamente este particular para proponer al Excelentísimo señor Presidente las variaciones que estime oportunas como consecuencia de sus observaciones.

vallejo-8

Madrid dieciocho de Junio de mil ochocientos ochenta y cuatro.- Aprobado por S.M,. Quesada,. Hay un sello del Ministerio de la Guerra.”

vallejo-9

En el contexto socio-legal de la época, la protección infantil en España tenía la gran tradición de asilar a los desamparados en hospitales, hospicios, casas de cuna, entre otros, para ocuparse de los abandonados y huérfanos, siendo éstos en su mayor parte de carácter religioso. No obstante, la realidad era que muchos niños vivían en la calle, debido a las condiciones económicas del país, formando legiones de harapientos que llenaban algunas ciudades. Tengamos en cuenta que a finales del XIX, los filántropos, que hasta entonces se habían interesado por las condiciones de trabajo, comienzan a orientar su atención hacia los hijos de los más desfavorecidos para realizar sobre ellos una protección “más integral”, viendo la infancia como un bien público que repercutirá en el Estado, se ve a la infancia como una inversión de futuro, dentro del crescendo social del valor y del interés por la infancia típica de la época final decimonónica, con una premisa en el horizonte: “educar es enseñar a pensar”.

De ahí que el Instituto se ocupase de mitigar esa sensación de orfandad en las hijas e hijos del Cuerpo con la creación de Asilos propios.

Es más acertado contener a los niños por honor y ternura,

que por el temor y el castigo”.

Terencio.

Notas a pie de página:

1 En 1879 el número de huérfanos era tal que el término Compañía quedo pequeño, por lo que tras una Orden de octubre del mismo año se pasó a denominar “Comandancia de Guardias Jóvenes”, aunque paralelamente se le daba el nombre de Colegio, que es como ha llegado hasta la actualidad.

2 Se establece en la finca “El Juncarejo” muy próximo a Valdemoro, donada por el Marqués de Vallejo.

3 Las cuotas mensuales variaban, por ejemplo, desde 5 pesetas del Director General, 2,50 pesetas de un Coronel, 1,75 pesetas de un Capitán, 1 peseta de un Sargento 1º a 0,25 pesetas de un guardia 2º Corneta y Trompeta.

Fuentes:

BOGC Año XXIII. 24 de Junio de 1880. Núm. 1063

BOGC Año XXVII. 24 de Diciembre de 1884. Núm. 1279.

Otras abiertas.

Por Antonio Sánchez, Historiador y Guardia Civil (A).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones