Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

EL HONOR COMO PRINCIPAL DIVISA 1884 NOMBRAMIENTO DE UN NUEVO DIRECTOR GENERAL

  • Escrito por Redacción

directores-generales copia

HONOR, lema de la Guardia Civil,  extraído del artículo 1º del Reglamento para el servicio, donde refleja el verdadero espíritu que rige a los componentes del Instituto y, por supuesto, la cualidad más valorada por los mismos.

No tiene inclinación política, no está desfasado, es una forma de afrontar la vida y regir nuestras acciones. Una cualidad moral, que por desgracia escasea en la actualidad, que implica hacer lo correcto, meditar profundamente las acciones y medir sus inevitables consecuencias. Una persona de honor cumple su palabra, que tiene más valor que su propia firma, mantiene intacta su dignidad y su orgullo, es altruista y desinteresado.

Se podría decir que honor es una virtud, una actitud moral que nos impulsa  a cumplir con nuestros quehaceres, es respeto, decoro, dignidad, honradez, integridad y  consideración, por lo tanto, “no tiene precio, ni se compara ni se subasta”, no se mercadea con el.

    Se reproducen a continuación documentos del siglo XIX, donde honor, que según definición de la RAE es una “cualidad moral que lleva al cumplimiento  de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo” , está claramente marcado en las Órdenes Generales, tanto en la despedida como en la toma de posesión, de ambos Directores Generales.

Reales decretos

    “Con arreglo á lo prevenido en Mi decreto de veinticinco actual,

Vengo a disponer que el Teniente general D. Agustín de Burgos y Llamas cese en el cargo de Director general de la Guardia Civil; quedando muy satisfecho del celo, inteligencia y lealtad con la que lo ha desempeñado, y proponiéndome utilizar oportunamente sus servicios.

    Dado en Palacio á veinteseis de Abril de mil ochocientos ochenta y cuatro.- Alfonso.- El Ministro de la Guerra, Jenaro de Quesada.”

    “Vengo en nombrar Director general de la Guardia Civil al Teniente general D. Ramón Fajardo é Izquierdo.

    Dado en Palacio á veintiseis de Abril de mil ochocientos ochenta y cuatro.- Alfonso.- El Ministro de la Guerra, Jenaro de Quesada.”

Orden general del Cuerpo de 30 de Abril de 1884

    “A consecuencia de lo dispuesto por Real decreto de 26 del actual, en el día de hoy hago entrega del mando de este benemérito y distinguido Cuerpo.

    Durante el breve tiempo en que tuve la honra de ser vuestro Director, dediqué todos mis esfuerzos al estudio de las necesidades de la Infantería y á mejorar sus condiciones, prestando de esta suerte modestísimo concurso al cumplimiento de la noble misión que por el Rey y por la Pátria nos fue confiada.

    Para realizar mis propósitos de que el Cuerpo correspondiese á los fines para los que fue creado, contaba con vuestra eficaz cooperación: hoy, mi satisfaccion es grande al consignar que habeis realizado todas mis aspiraciones.

    Tantas y excelentes condiciones de soldados veteranos habeis manifestado, tan grandes fueron los rasgos de abnegación y celo que ofrecisteis al cumplir vuestros espinosos deberes, que juzgo ocioso exhortaros á preservar en vuestra conducta; no lo han menester quienes profundamente arraigadas en su alma tienen las virtudes militares y en tanto estiman el honor, que es su divisa.

    Unicamente puedo pagar mi deuda de gratitud, dando este público testimonio de aprecio hácia todos los señores jefes y oficiales é individuos de tropa, cuyos servicios y méritos serán motivo de legítimo orgullo para mi digno sucesor, como han de serlo para mí, mayores aún, si haceis justicia á los buenos deseos que, siempre a favor vuestro, animarán al que cesa de ser vuestro Director,

                                    Búrgos.”

Orden general del Cuerpo de 30 de Abril de 1884

    Nombrado por S.M. el Rey (q.D.g) Director general de este Cuerpo, al tomar posesión del cargo en el día de hoy, expondré en breves frases cuáles son los deseos y propósitos que me animan en el desempeño del mismo.

    Tratándose de un Instituto que por el valor, la lealtad y abnegación de sus individuos ha sabido conquistar tan alto renombre, fácil misión es la de estimularles á sostener y áun acrecentar la brillante historia que por sus hechos aquél ha merecido, bastando para ello seguir la noble senda trazada por su ilustre organizador y continuada por mis distinguidos antecesores.

    Si, como espero, los individuos á cuyo frente tengo desde hoy la satisfacción de hallarme prosiguen inspirándose en los sentimientos del honor, que sirve de divisa al Cuerpo, emulándose por acciones meritorias, pueden estar seguros de que seré su protector más decidido, resuelto como estoy á elevar cuanto sea posible el prestigio y fuerza moral de la Institución y á emplear mi iniciativa y  mi influencia en pró de los intereses tanto colectivos como particulares.

    Benévolo por temperamento y graciable en cuando de mi dependa, los señores jefes, oficiales y clases de tropa del Cuerpo, me encontrarán siempre dispuesto á oír con atencion sus pretensiones, persuadidos de que será para mi halagüeño realizarlas, si pueden armonizarse con las necesidades del servicio.

    Conceptúo ocioso referirme á castigos ni amonestaciones; porque me atrevo á esperar que áun en la hipótesis de que existiere díscolos, olvidadizos ó negligentes en el cumplimiento del deber, estas contadas individualidades tratarán de imponerse con energía á la indolencia de su carácter, y desechando hábitos tan reprochables procurarán por todos los medios honrar con su arrepentimiento la benemérita corporación á la cual pertenecen, haciéndose dignos del aprecio de sus jefes y muy especialmente del de su Director general,

Fajardo.”

Fuente principal:

    BOGC de 1º de Mayo de 1884. Año XXVII, Núm. 1248.

Por Antonio Sánchez, Historiador.  Guardia Civil (A).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones