Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 11 ...

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

LA GUARDIA CIVIL EN LOS FERROCARRILES ESPAÑOLES-II

  • Escrito por Redacción

gc-ferrocarril

EXPANSIÓN DEL FERROCARRIL

En la década de los sesenta el ferrocarril experimenta una considerable progresión. Los tentáculos de hierro de distienden hasta formar el esqueleto de las comunicaciones nacionales. La red radial y de término, así llamada por su arranque en Madrid, alcanza en 1865 los 4.835 kilómetros.

Aunque el problema económico ha experimentado una mejoría, el avance no es fácil, Continuamente se producen cortes de vías, asaltos, desaparición de material fijo...

La Guardia Civil, a partir de q860, comienza a recibir órdenes definidas:

Real Orden de 30 de marzo de 1860

“El consejo de administración de los ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante ha hecho presente al Gobierno que con alguna frecuencia se ha visto interceptada la vía de su cargo con piedras y maderos colocados sin duda con el designio de causar un descarrilamiento y producir las desgracias consiguientes, observándose de vez en cuando, especialmente en la parte del ferrocarril de Albacete a Alicante, que grupos sospechosos recorren la vía, se ocultan y desaparecen cuando se procura encontrarlos, lo que coincide con las interceptaciones indicadas.

Enterada la Reina (q.D.g), se ha servido mandar que V.E. adopte las medidas más eficaces, a fin de que la Guardia Civil y las autoridades locales a quienes corresponda ejerzan la más exquisita vigilancia para precaver esta clase de atentados, haciéndoles entender la responsabilidad que puede caberles cuando por falta de celo de su parte se cometieren en el territorio que les está confiado, S.M., espera que dando V.E., a este servicio la preferencia que merece impedirá con sus acertadas disposiciones que se repitan tales delitos y que sí desgraciadamente hubiese quienes intenten cometerlos, serán entregados inmediatamente a los tribunales, y V.E., contribuirá dentro de los límites de sus atribuciones, pero activamente, a que sean severamente castigados”

 

A la vista de esta Real Orden, la Dirección General del Instituto expuso objeciones, principalmente por la carencia de efectivos para atender a las múltiples misiones que se le iba encomendando, y principalmente porque al fijar las plantillas no se había tenido en cuenta la vigilancia de ferrocarriles, pero el Gobierno insistió y amenazó con otra Real Orden, la de 18 de abril de 1860:

El Excmo. Sr. Ministro de la Gobernación con fecha 15 del actual, me comunica la Real orden siguiente

.– Excmo. Sr

.–La responsabilidad que puede alcanzar a la Guardia Civil por la interceptaciones que sufran la vías férreas cuando nazcan de falta de celo y vigilancia de su parte, según lo dispuesto en Real orden de 2 de febrero del corriente año, es la misma en que incurrirá siempre que por descuido suyo se cometiera cualquiera otro delito, puesto que está encargada de la protección de las personas, cuya existencia se compromete con dichas interpretaciones. Aquella disposición debe, pues comprenderse en el sentido de ser la voluntad de S.M., que la Guardia Civil no solo preste a los dependientes de los caminos de hierro todos los auxilios necesarios, sino también que vigile hasta donde sea posible, sin desatender su servicio especial, para evitar los excesos que se han observado en las vías; de la misma manera que cuida de la conservación de los montes, pastos, bienes de propios, etc., aunque están a cargo de guardas especiales.

–De Real orden lo digo a V.E. para su conocimiento y en contestación a su oficio de 9 de este mes, en que solicitó que se relevase a la fuerza del Cuerpo de su cargo de la responsabilidad que pudiera caberle si ocurriese algún exceso de la naturaleza indicada en los caminos de hierro.

–Lo que traslado a V. para su conocimiento y a fin de que lo haga entender a todos los individuos a sus órdenes, para su más exacto cumplimiento.

–Dios guarde a V. muchos años. Madrid, 23 de abril de 1860.

 

La Guardia Civil, vista esta Real Orden, se vuelca, excediéndose, sobre las vías férreas: Los caballos resoplan y se espantan ante los resoplidos de las máquinas de vapor, rechinantes e impetuosas. Como consecuencia de la natural aversión de los caballos hacia el competitivo nuevo medio de transporte, la misión se tornaría más penosa, ya que habría de realizarse a pie. Una circular de 2 de octubre de 1861 ordena que en las vías férreas no se preste servicio a caballo, salvo en caso absolutamente preciso, “a la debida distancia, para evitar espantos y en terreno descubierto”.

Ya en esos años se va considerando imprescindible el servicio de la Guardia Civil sobre los ferrocarriles. Se suceden las circulares y las órdenes para establecer este nuevo servicio, como la de 5 de abril de 1864, que ordena que las parejas de servicio en las estaciones de de ferrocarril no lleven armas largas, a no ser que después de terminado aquel tuvieran que prestar otros servicios que exigiera el uso de las mismas. Esta misma disposición reitera que se lleve constantemente la credencial, medida muy aconsejable, ya que se estaban produciendo delitos por malhechores vestidos de forma similar a los guardias civiles.

Por Fernando Rivas Gómez (Teniente de la Guardia Civil)

REVISTA ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LA GUARDIA CIVIL - NUM. 11 (Año VI-1973)

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones